POLíTICA | 15-03-2019 17:25

Alejo Ramos Padilla: el "lilito" descarriado

El juez del caso Stornelli al que Carrió bombardea viene del ARI. Los orígenes.

Mucho antes de ser apuntado por Elisa Carrió como un “juez kirchnerista” que quiere verla presa, Alejo Ramos Padilla representó al ARI. Fue en 2001, cuando la actual diputada de la Coalición Cívica compartía espacio con el socialista Alfredo Bravo, amigo íntimo del padre del juez federal de Dolores que hoy investiga una supuesta red de espionaje paraestatal que alteró a Comodoro Py y cortó el calmo verano de “Lilita”.

En esos años de crisis, el ARI de Carrió reclamaba una banca en el Senado para Bravo, que finalmente quedó en manos de Gustavo Béliz, luego ministro de Néstor Kirchner. Y los Ramos Padilla firmaban las presentaciones judiciales que luego “Lilita” defendía en los medios.

Cerca de Carrió pocos dicen recordar al entonces joven abogado Alejo Ramos Padilla, hasta entonces un importante dirigente de la Franja Morada y “enamorado de Alfonsín” que trabajaba a las órdenes de su padre, el también juez Juan Ramos Padilla y tuitero K (ver recuadro). “Ramos Padilla nunca fue del ARI y el interbloque era muy ecléctico”, se distancian en el entorno de “Lilita”.

(Leer también: Caso D’Alessio: El juez Padilla mandó la documentación al Congreso)

Sin embargo, una carta de lectores publicada entonces en el diario La Nación da cuenta de que padre e hijo intervinieron en la disputa judicial por la banca de Bravo que encabezó el ARI. Fue un vínculo corto e intenso.

A sus allegados, los Ramos Padilla les hablan de los tiempos en que “Lilita” visitaba su estudio jurídico y de los pequeños actos que compartían antes de la ruptura con Bravo, en diciembre de 2002. La última vez que se vieron fue en el funeral del socialista, meses después: Ramos Padilla padre despedía a su mejor amigo y Carrió derramaba lágrimas a pocos metros. Alejo era un espectador.

CV. El pasado “lilito” no es la parte preferida del curriculum del juez, que también patrocinó al radical Ernesto Sanz. Cuando habla de su trayectoria, Ramos Padilla elige la acusación contra Jorge Rafael Videla por el robo sistemático de bebés de la dictadura; la defensa de la Madre de Plaza de Mayo “Chicha” Mariani o el pedido de identificación de los soldados enterrados como NN en Malvinas.

(Leer también: Intimidad de la tensa exposición de Ramos Padilla en Diputados)

Carrió no le guarda ningún cariño. Por el contrario, anticipó que prepara un pedido de juicio político en contra del juez afín a Justicia Legítima por su actuación como subrogante en Bahía Blanca, donde tuvo a cargo la investigación por las facturas truchas de Juan Suris, el ex de la vedette Mónica Farro. “Es la causa donde estaban De Vido, Lázaro Báez y Etchegaray. El juez fue a tapar ese tema”, contó “Lilita” en TN para explicar su enojo.

NOTICIAS pidió conocer detalles del pedido de juicio político que prepara la Coalición Cívica, pero ninguno de los diputados implicados se hizo cargo de la redacción. “Todavía no tenemos nada, la acusación contra el juez es lo que dijo públicamente Carrió”, explicaron desde su espacio.

Encono. La tensión entre Carrió y Ramos Padilla empezó el 8 de febrero pasado, cuando la diputada dijo haber recibido “un sobre” en el que le contaban sobre una operación, que se traduciría en una denuncia por extorsión contra el fiscal Carlos Stornelli en Dolores. “Como buena agente de contraingelicencia que soy, aprendí que hay que anticipar la jugada y mandé un tuit diciendo que La Cámpora estaba pensando ensuciar la causa de los cuadernos”, dijo divertida “Lilita” sobre su incursión en la entonces prematura trama.

El denunciante y presunta víctima de extorsión fue el empresario agropecuario Pedro Etchebest, un personaje todavía “poco claro” para Ramos Padilla. El empresario contó a NOTICIAS que “el juez fue muy duro” con él. “Fue terrible, hasta me dio miedo y pensé que me iba a dejar preso”.

El denunciado fue el abogado flojo de papeles Marcelo D'Alessio. En su casa del country Saint Thomas Este de Canning, el juez encontró dispositivos para realizar cámaras ocultas, armas e informes de inteligencia, algunos con el sello de la agencia antidrogas estadounidense (DEA). Otros involucraban a los periodistas Alejandro Fantino y Romina Manguel (como “objetivos” o víctimas) y Daniel Santoro (como fuente). "Fuerza Santoro!!! Detrás de todo están La Cámpora, sectores de la AFI y Echegaray", volvió a tuitear Carrió en defensa del periodista de Clarín.

(Leer también: Volvió a declarar el espía que trabajaba con D’Alessio)

El juez explicó el enjambre el pasado miércoles 13 a la comisión de Libertad de Expresión de Diputados, que preside el radical K Leopoldo Moreau. Expuso mensajes de D'Alessio a una supuesta Paula Olivetto y a Stornelli, mientras los K aplaudían y “Lilita” se burlaba en Twitter, vestida con un pijama a rayas.

De regreso a Dolores, quizás pueda leer los tres últimos libros de Santoro que le costaron “como dos lucas” y esperan en la biblioteca del juzgado, cerca de las fotos de Bravo, los ex combatientes y un Gauchito Gil.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario