viernes, diciembre 13, 2019

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 08-08-2019 11:05

Por qué Lavagna es Messi

Así lo califican sus compañeros de Consenso Federal. Pero las comparaciones van más allá del proselitismo obvio. Equipo, finanzas y fair play.

Dicen que Roberto Lavagna es Messi. Lo aseguró su compañero de fórmula, el salteño Urtubey. También lo afirma su precandidato a gobernador bonaerense, Eduardo “Bali” Bucca. Y ya en 2012, Eduardo Duhalde le reclamaba a Cristina que convocara a Lavagna, comparándolo con… Messi.

Ahora bien, la cuestión no es decidir si la comparación es exagerada o no. La clave es saber cuál Messi es Lavagna: si es el que rompe redes con la camiseta del Barça, o el que rompe ilusiones al frente de la albiceleste. Este domingo se empezará a conocer la respuesta.

Este mediodía, mientras el candidato talentoso cierra su campaña en la primera sección electoral bonaerense, en el atomizado bunker de Consenso Federal no sobra el optimismo. Algunos acusan a los medios masivos por su indiferencia ante una oferta alternativa a la polarización armada por Cristina y Macri. Otros se quejan de la falta de apoyo efectivo del “Círculo rojo”, a pesar del respeto que el establishment declara tener por Lavagna. Y hablando de efectivo, están los que culpan a Barrionuevo de no haber cumplido con la promesa de financiar la campaña, a cambio de los lugares que, efectivamente, consiguió en las listas de Consenso Federal. Por ese agujero financiero, parece que Lavagna está corto de boletas, lo cual amenaza su performance en las urnas, incluso si el electorado lo acompañara.

(Te puede interesar: La Ancha Avenida del Miedo)

Más allá de las internas partidarias y financieras, el relato lavagnista cayó en lo mismo que critica. El economista critica la grieta y la polarización entre macrismo y kirchnerismo, que apelan al voto no por sus logros sino por los horrores ajenos: todo lo contrario del fair play. Pero Lavagna –como Espert o como Del Caño- tampoco logró instalar algo distinto a un llamado al voto negativo, contra las opciones supuestamente peores. El 2019 no es tanto el año de la polarización, sino del antivoto o del voto anti.

(Te puede interesar: Cómo y porqué explotó la “ancha avenida del medio” político)

Como a Messi, a Lavagna le sobra habilidad, y no le faltan individualidades que lo rodeen: Urtubey, Tombolini, Camaño, Bucca y Saredi… Solo falta que ese equipo funcione en la cancha. El primer partido se juega este domingo.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.

por Silvio Santamarina*

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario