Monday 22 de April, 2024

SOCIEDAD | 23-03-2019 21:49

Momo challenge: el temor de los padres

Los grupos de WhatsApp en alerta por el personajes y sus desafíos para chicos.

El video escandaliza pero las explicaciones de su origen son pocas. “Momo”, una criatura que asusta a los más chicos y los incita a lastimarse, aparece en publicaciones infantiles y preocupa a los padres. Como consecuencia, algunos de ellos deciden alejar a sus hijos de la plataforma. Aunque desde YouTube aseguran que no hay ninguna evidencia de que esto esté en su web, el contenido existe. En el inconsciente colectivo, si se viraliza un video, pertenece a YouTube. ¿Se puede hablar de un trasfondo corporativo para perjudicar a la empresa?

Especulaciones. En medio de la desesperación por proteger a sus hijos, los padres buscan respuestas. Planeado o no, las hipótesis que apuntan a responsabilizar a YouTube se alimentaron de boca en boca por la preocupación. Es que en distintos medios de comunicación y mensajería, se divulgó que los chicos llegan a esos videos a través de la reproducción automática de la plataforma, pero ellos aseguran que no es así. “No hay ninguna evidencia de que el reto Momo haya estado en YouTube Kids. No hubo ningún video denunciado, y el usuario puede hacerlo en el momento en que lo ve”, afirma Antoine Torres, líder del proyecto en Argentina. Florencia Sabatini, Gerente de Comunicación de Google Argentina y Cono Sur agrega: “No hay imágenes que muestren que estén en YouTube Kids y tampoco hay videos con el desafío linkeados en nuestra web. Todo lo difundido son capturas o videos, pero por otros medios digitales”.

(Leer también: Exclusivo: Habla el testigo del caso D’Alessio-Stornelli)

Además, insisten en que su objetivo es darles herramientas a los padres y por eso recomiendan que los menores de 13 años utilicen YouTube Kids, que tiene muchas más restricciones y cuidados. Y aunque se propagó una teoría que insinuaba que podría ser una maniobra para conseguir más audiencia allí, no tiene asidero. Especialistas consultados por NOTICIAS aseguran que la empresa no necesita de suscriptores o descargas para sustentarse. Incluso, si una “empresa-rival” hubiera planeado desprestigiarlos a través del “Momo Challenge” estaría destinada al fracaso. Google, a quien pertenece YouTube, se mantiene primera en el ranking de gigantes de Internet.

“La realidad es que más que un desafío viral es un engaño viral. No hay datos comprobados de la aparición Momo en los videos y tampoco se pudo encontrar cómo se originó”, explica Julieta Zanazzi, abogada miembro de Informática Legal y docente de Derecho Informático de UADE y UBA. “Crear esto es muy simple técnicamente y las herramientas de hoy permiten que se vuelva masivo de forma sencilla. Los motivos de por qué se genera pueden ser varios. Yo creo que va más por adolescentes que se divierten haciendo asustar a alguien sin medir que se convierte en algo mucho mayor o gente que tiene la mera voluntad de odio y se ríe de cómo la sociedad las replica”, agrega. Esta última posibilidad abre la puerta a situaciones más complejas.

(Leer también: En Argentina no hay reportes de chicos lastimados por “Momo”, pero en EE.UU. sí)

Creador. Los orígenes de Momo se remontan a Japón. Allí, el artista Keisuke Aiso creó hace tres años una escultura de silicona para una serie de obras de arte llamada “Grudge Girls Collection”. La representación, que tiene patas de ave, pechos de mujer y una cara con ojos saltones, simboliza una criatura con plumas misteriosa que grazna como un bebé y daña a los niños.

Fue tomada y editada para propagarla en digital y causó el efecto buscado: pánico. Su creador se mostró preocupado por los usos que se hicieron de la imagen, ya que también tiene un hijo. Sin embargo, si se mostrara como una máscara o un dibujo sin una connotación negativa —alimentada por la voz, el escenario en que se presenta y las indicaciones que da— no causaría ningún efecto.

Grooming. Más allá del miedo que pueda generar Momo al aparecer repentinamente, se cree que esta figura es también utilizada para robar datos de los dispositivos en los que logra ingresar en forma de llamada o mensajes de Whatsapp.

Si bien son contactos desconocidos, la imagen le resulta familiar al chico y eso puede generar un primer intercambio. “El peligro de Momo en relación al grooming es el peligro de que los chicos intercambien información con extraños. Hay cantidad de cuentas que buscan contacto para luego entrar en un terreno de confianza o extorsión y así extraerle fotos íntimas y demás”, explica María Zysman, psicopedagoga y titular de la asociación “Libres de Bullying”. En ese sentido, advierte a los padres sobre los peligros de dar canilla libre a los chicos con la tecnología.

Casos. En épocas de hiperexhibición, los usuarios también asumen compromisos en la web. YouTube, por ejemplo, asume una actitud diligente al dejar en manos de los visitantes que denuncien los videos que infrinjan las normas. Pero las infancias son las más vulnerables y en Internet los cuidados parentales deben reforzarse. Un primer paso: monitorear el contenido o charlar con el niño sobre las posibilidades de reacción ante determinadas situaciones que puedan ser peligrosas o sospechosas.

(Leer también: Exclusivo: Qué dice el “Informe Fantino” de D’Alessio)

El punto máximo de gravedad llega cuando aparecen noticias que vinculan la muerte de niños a Momo. Hasta ahora, entre los casos que se publicaron dos fueron los que más resonaron en Argentina. Uno, porque sucedió en Ingeniero Maschwitz durante 2018. Una chica de 12 años se suicidó y se debió investigar si había alguna vinculación con el desafío viral. Otro, porque fue hace unas semanas: sucedió lo mismo con un chico de 11 en Miami. Aunque sus padres aseguran que podría estar directamente relacionado a Momo, en ninguno de los dos casos se pudo comprobar tal conexión.

“Los desafíos virales, los engaños, las fake news trabajan con la parte psicológica de la gente, el miedo de decir: ‘Bueno yo no quiero que mis hijos puedan tener este contenido entonces comparto esta información para advertir a todos’”, explica Zanazzi. En ese sentido, ya hubo más de 50 consultas ante el Ministerio Público Tutelar de parte de familias que reciben la angustia de sus niños aquejados por el hostigamiento de Momo.

por Soledad Beato

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios