martes, noviembre 19, 2019

SOCIEDAD | 26-03-2019 14:21

Escándalo judicial: los carpetazos de Natacha Jaitt

Los archivos en los discos de D'Alessio disparan nuevas sospechas. Operación de contraespionaje. Contradicciones de íntimos y cómplices.

El escándalo político judicial que desató la detención de Marcelo D’Alessio reflotó una historia oscura que parece estar lejos de resolverse. Entre los archivos que la Justicia encontró en los dispositivos electrónicos del falso abogado y espía, había un documento denominado “Operación Jaitt”. El hallazgo volvió a poner el foco en el escandaloso programa de Mirtha Legrand del 31 de marzo de 2018, cuando Natacha Jaitt -hallada muerta hace un mes- se sentó a la mesa de la diva y acusó a periodistas, empresarios y políticos de participar de una red de pedofilia. Según contó, sabía lo que sabía porque había sido “contratada por una empresa” para investigar.

Los supuestos vínculos de la mediática con los servicios de inteligencia terminaron siendo objeto de una demanda en su contra por “espionaje clandestino”. Y hoy, un año después, las dudas subsisten. A pesar de que aún no se sabe a ciencia cierta si la información que contenían las computadoras de D’Alessio es real, el asunto fue incorporado al expediente, y hasta el juez federal Alejo Ramos Padilla se refirió a lo sucedido aquella noche durante su presentación en el Congreso de la Nación.

(Leer también: Encuentran información de la causa de los cuadernos en el celular de D’Alessio)

¿Natacha fue la cara visible de una operación política cuyo escenario fue “La noche de Mirtha?, ¿Nacho Viale fue cómplice?, ¿D’Alessio fue contratado para hacer la “contrainteligencia”? NOTICIAS dialogó con dos personajes clave en esta trama: Ulises Jaitt, hermano de la mediática, y Ana Polero, la ex empleada de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y supuesta asesora de vestuario. Ambos la acompañaron al programa y estuvieron en el detrás de cámara mientras la morocha lanzaba sus acusaciones de forma compulsiva. Sin embargo, sus relatos coinciden en sólo un punto: los dos aseguran que no sabían qué iba a decir al aire Natacha. En todo lo demás, sus versiones se contradicen. Cada uno levanta sospechas sobre el otro y, con diferentes miradas, alimentan la hipótesis de que Natacha estaba trabajando para alguien más.

En el documento “Operación Jaitt”, además de Viale y Jaitt, aparecen otros nombres importantes: Eduardo Miragaya, fiscal, ex empleado de la AFI y ex jefe de Polero; Gustavo Vera, titular de “La Alameda” y acusado por la mediática de ser parte de la red pedófila; Raúl Martins, el reconocido dueño de prostíbulos que actualmente se encuentra prófugo en México; y el periodista deportivo Gabriel Anello.

(Leer también: Quién es Raúl Velaztiqui Duarte, el hombre que acompañó a Natacha Jaitt)

Según tenía registrado D’Alessio, todos estos personajes intercambiaron mensajes de WhatsApp entre el 26 de marzo de 2018 y el 4 de abril. Por estos días, la Justicia investiga las razones por las que el falso abogado se habría interesado en espiar las comunicaciones entre ellos. Ante la consulta de NOTICIAS, los mencionados en ese documento aseguran que se trata de una mentira, y que nunca existieron esos chats.

Archivo. A pedido de la Justicia, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) elaboró un informe a partir del análisis del material documental que guardaba D’Alessio en sus equipos electrónicos. En el texto, fechado el 12 de marzo de 2019, se detalla que el relevamiento se confeccionó en base a tres discos duros y teléfonos, secuestrados durante los allanamientos al falso abogado. En una carpeta titulada “Internal”, que tenía 48 elementos, estaba el documento “Operación Jaitt”.

Para detallar su contenido, la CPM lo señala como “uno de los casos observados en los que se presume actividad de contrainteligencia” y explica: “El documento analizado podría corresponder al registro en formato presentación Powerpoint de una acción de contrainteligencia, es decir, detectando una supuesta operación de inteligencia con el objetivo de neutralizarla”. Esa supuesta operación de inteligencia, según el informe oficial, “habría sido pergeñada por un ex funcionario de la AFI y del Ministerio Público Fiscal de la Nación, el doctor Eduardo Miragaya, en articulación con personajes públicos como la señorita Natacha Jaitt y la señora Mirtha Legrand”. En otras palabras, D’Alessio habría estado espiando a los artífices de la supuesta operación que se llevó adelante en la pantalla de El Trece.

En el documento aparece un cuadro de doble entrada en el que están los nombres de las personas que habrían sido espiadas con la cantidad de mensajes de WhatsApp que habrían intercambiado. De todas formas, la CP hace una advertencia importante y dice que esta “información de ser real, sólo puede ser recavada mediante instrumentos de hardware y software en poder de alguna agencia estatal de inteligencia”. Dicho de otro modo: o es mentira o se hizo con la complicidad de algún sector estatal.

(Leer también: Caso Jaitt: la marginalidad del círculo rojo)

La hipótesis de inteligencia y contrainteligencia no es descabellada para el juez Ramos Padilla. En la presentación que hizo el 13 de marzo ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de la Nación, aseguró: “Esta operación de contrainteligencia llamada ‘Operación Jaitt’ menciona al operador, quien diseña la maniobra el día lunes 3/26, o sea, el 26 de marzo, (y) es el fiscal Eduardo Miragaya, ‘reconocido operador judicial en la década del 90, ex director de la dirección de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera de la AFI”.

Dos versiones. Con la intención de reconstruir qué pasó la noche del 31 de marzo en “La noche de Mirtha”, NOTICIAS habló con las dos personas que acompañaron a Natacha al programa y que alimentan la idea de que ese día lo que se estaba poniendo en juego era mucho más que el rating.

Según Ulises Jaitt “dos años antes del programa, Natacha se empezó a juntar con gente que investigaba esto”. Es decir la red de pedofilia. “Yo nunca estuve involucrado en esa investigación, nunca me junté con la gente que se juntó ella ni me dijo quiénes eran. Me quería proteger, tenía miedo de que me pase algo. Si yo llegaba a saber y abrir la boca, involucraba a mucha gente que debe ser pesada”.

Durante un tiempo, Natacha había ido dando pistas de esta supuesta información a través de su cuenta de Twitter. Y, con la explosión de la investigación judicial sobre abuso sexual a menores en el Club Independiente, llegó la invitación a la mesa de la diva. Según Ulises, el lunes 26 recibió un mensaje de una de las productoras del programa para invitar a Natacha. Fue él quien se encargó de la coordinación de su presencia. “Se le dio ‘La noche de Mirtha’ y me dijo: ‘Voy a tirar todo lo que sé’ pero yo no sabía a quién le iba a dar. Ella tenía un cuaderno pero no me lo mostró. Me enteré de los nombres al aire”.

Noticias: ¿Qué piensa que pasó esa noche? Siempre aparecen los nombres de Ana Polero y Eduardo Miragaya.

Ulises Jaitt: Ese nombre último nunca lo escuché en mi vida ni que lo diga mi hermana. El otro nombre es el de la vestuarista, según la foto que subieron. Yo me acuerdo que ella estaba como otra gente que estaba acompañando detrás de cámara mirando el programa y que no sé quienes eran.

Noticias: ¿No eran sólo Natacha, Polero y usted?

Jaitt: Había más gente.

Noticias:¿Parte del mismo grupo de ustedes?

Jaitt: Había más gente y yo a Ana Polero la vi ahí, no es que vino conmigo. La vi en el lugar y había más personas cerca de ella.

(Leer también: Natacha Jaitt: la misteriosa vestuarista vinculada a la AFI habló sobre su muerte)

Además, Jaitt aseguró que nunca había visto a Polero en su casa: “Supongo que si era una amiga, se encontraban afuera”.  En este punto es donde las versiones empiezan a chocarse. Polero se consideraba una amiga de Natacha. Se habían conocido a través de Twitter y la ex AFI describe su relación con la mediática como “maternal” a pesar de que, en cuatro años, se habían visto cara a cara una sola vez. Según su versión, su presencia en el canal fue fortuita.

“Natacha me llamó por teléfono unas horas antes del programa. Me insistió para que fuera a la casa porque quería que la ayudara a elegir entre dos vestidos. Estaba muy preocupada por estar discreta con la ropa porque iba a hablar de un tema serio. Yo sólo sabía que iba a hablar sobre el Club Independiente pero nada de las denuncias que iba a hacer ni los nombres que iba a dar”, aseguró Polero.

Según su relato, se tomó un taxi y se fue hasta la casa de la mediática, tocó timbre y, del otro lado, demoraron un buen rato en abrirle la puerta. “Cuando entré estaba Ulises comiendo una milanesa con el hijo menor de Natacha. Al ratito, ella bajó por la escalera y me sorprendí cuando la vi en short y zapatillas porque ya estaba el remis afuera esperándola para ir al programa. No estaba sola, con ella bajó un hombre al que presentó como un ‘chongo’”, agregó la mujer.

En ese momento, la mediática le empezó a insistir a Polero para que la acompañara a los estudios y que la ayudara allá con el vestuario. Unos minutos después, según esta versión, estaban arriba del auto los cuatro: Natacha, Ulises, Polero y el hombre misterioso.

“Durante el programa me quedé a un costado y me senté donde estaban las locutoras. Ulises le mostraba papeles a Natacha desde atrás de cámara y el hombre estaba al lado mirando todo”, insistió la ex AFI. Cuando terminó el programa, los cuatro volvieron a subirse a un remis. Ulises se bajó primero para quedarse en un bar y Polero segunda. En este relato, Natacha se fue con su compañero. NOTICIAS volvió a hablar con Ulises luego de la entrevista con Polero.

Noticias:¿Quién era esa persona que marca Polero?

Jaitt: No recuerdo ningún hombre.

Noticias: ¿Al programa de Mirtha fue con Natacha, Polero y esta persona?

Jaitt: No había ningún hombre. Sí. De Ana me acuerdo.

El día anterior había asegurado que la había conocido en el estudio. Otro de los puntos en los que hay diferencias de versiones es qué le decía Ulises a su hermana a través de carteles. A diferencia de lo que dijo Polero, él sostiene que le mostró uno sólo y que “no le estaba dando letra”: “Veía que se estaba poniendo muy nerviosa con la pelea con Mercedes Ninci y le escribí un cartel que decía ‘Basta con Ninci’”. Sea como fuera, para los dos, la información que tiró Natacha sobre la supuesta red de pedofilia había llegado a la morocha desde otras personas.

Desmentidas. La explosiva aparición de Natacha en lo de Mirtha generó un revuelo enorme en aquel momento debido a los nombres que había involucrado. Uno de ellos, el periodista Carlos Pagni, denunció a la mediática y a Polero por “espionaje clandestino”. Sin embargo, con el correr de las semanas, el asunto se fue apaciguando y prácticamente ninguno de los señalados quiso volver a hablar del tema.

Que la “Operación Jaitt” haya vuelto y, encima, en el marco de la investigación de una megacausa federal, volvió a encender las alarmas de todos. Probablemente esa haya sido la razón por la cual personajes esquivos a dar declaraciones, hayan aceptado dar su versión de los hechos a NOTICIAS.

El hallazgo en los dispositivos del abogado espía los ubicaría en el lugar de “víctimas” de espionaje y de una operación de contraespionaje pero, al mismo tiempo, de ser real, confirmaría su interacción en la producción de la operación original.

Según el gráfico que tenía D’Alessio, Nacho Viale habría intercambiado 80 mensajes de WhatsApp con Eduardo Miragaya y 111 con Natacha. El nieto de Mirtha Legrand, sin embargo, lo desmintió de manera contundente: “No conozco al señor Miragaya, al que pretenden vincularme, ni tuve contacto por ningún medio con él, ni tampoco lo tuvo nadie de la productora. Jamás hablé en persona, por teléfono o por algún chat con Natacha Jaitt”.

Lo mismo ocurrió con Miragaya, quien siempre había preferido el silencio. En el gráfico se lo ubica como un interlocutor de Viale pero también de Natacha, de Raúl Martins y de Gustavo Vera. El fiscal negó todo: “Conforme presentara un escrito en el Juzgado Federal de Dolores, la planilla es completamente falsa. Jamás hablé ni vi a esas personas. Cuando esto termine les voy a mandar cartas documentos a los medios que lo dieron por cierto. De hecho, soy víctima del señor D’Alessio, conforme exposición del doctor Ramos Padilla, por lo cual niego también cualquier tipo de implicancia en la ‘red de espionaje’ allí investigada”, manifestó.

(Leer también: Escándalos Jaitt: desde el “PuntitaGate” hasta Rial)

Vera, que en la planilla aparece conversando con Miragaya, Viale y Martins, también se despegó: “En mi declaración testimonial en el Juzgado Federal de Dolores negué rotundamente cualquier tipo de comunicación con cualquiera de estas personas, dos de las cuales (Miragaya y Martins), he denunciado ante la Justicia. Respecto del señor Viale, la única comunicación que existió se realizó varios días después de la emisión del programa de Mirtha Legrand en el que fui calumniado por la señora Jaitt. Viale llamó a teléfonos de nuestra organización para acordar las condiciones del derecho a réplica”, manifestó en un comunicado.

El periodista Gabriel Anello, que aparece únicamente interactuando con Natacha, también desminitó: “Jamás en mi vida le mandé un mensaje a Natacha Jaitt. Me llamó la atención aparecer en ese listado. No sé por qué este pibe (D’Alessio) me puso ahí o por qué lo habrá inventado

A pesar de que todos se despegan, esta información ya forma parte de un abultado expediente que sacude al poder.

por Marcos Teijeiro, Giselle Leclercq

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario