lunes, noviembre 11, 2019

SOCIEDAD | 22-05-2019 15:51

Asesinato en el Congreso: la interna gitana

Con los sospechosos presos, salieron a la luz las disputas familiares para culpar al otro.

El barrio de Congreso está revolucionado desde el crimen del diputado Héctor Olivares y de su asesor Miguel Yadón. La comunidad gitana se encuentra conmocionada debido a que los asesinatos involucran a dos de sus integrantes: Juan Jesús Fernández, alias “el Gitano”, y su primo Juan José Navarro Cádiz.

Ambos se enfrentan a una posible condena por doble homicidio agravado por el uso de arma de fuego y alevosía. Sin embargo, lo que, al principio, aparecía como un hecho pasional o un ajuste de cuentas de la mafia gitana, con el correr de la investigación se fue diluyendo. Ahora, una de las principales hipótesis, incluso confirmada por fuentes policiales, es que se pudo haber tratado de un hecho no originado en un espíritu de venganza.

Si bien allegados a la investigación contaron a NOTICIAS que no creen que fue algo al “voleo, obra de loquitos”, también aclararon que aún no existen elementos que orienten para establecer el móvil. Al menos, hasta que se terminen de peritar los teléfonos celulares y cuentas de Facebook de los implicados. Lo cierto es que, a partir de esta nueva hipótesis, se desató una feroz interna dentro de la familia para eximirse de culpas. En el expediente, Fernández apuntó a Navarro Cádiz como el autor del asesinato y lo describió como “una persona problemática”. 

(Te puede interesar: VIDEO: el sospechoso de atacar a Olivares y Yardón probando el VW Vento secuestrado)

Congreso

NOTICIAS accedió a algunos de los detalles de las declaraciones de Juan Jesús y de su hija Estefanía. Según relata Fernández, Navarro Cádiz era una persona con un temperamento tormentoso. Aseguró que tendría “problemas matrimoniales”, un tema que habría sido muy recurrente en sus charlas, pero que aquella noche lo habría tenido particularmente molesto. Así, Fernández explicó que en la madrugada del crimen, lo vio en un estado no habitual, nervioso y alterado.

Por otro lado, “el Gitano” agregó que sabía que el joven poseía armas de fuego, que solía subir imágenes de éstas a las redes sociales, y las compartía por mensajes de celular.

Por su lado, Ramón Arigós, el abogado de Navarro Cádiz, aseguró en los medios que aquella madrugada fatal, tanto su defendido como Fernández estaban efectuando los disparos a un tacho de basura, cuando las dos víctimas se cruzaron en la trayectoria de las balas: "No hubo una intención de matar a nadie, sino una manera de usar el arma de forma negligente", dijo increíblemente. NOTICIAS se comunicó con Arigós, pero no tuvo respuesta.

Barrio conmocionado. En el Congreso, la comunidad gitana se convulsionó por el crimen de Olivares y Yadón, y se vió forzada a cambiar su rutina. Respecto a los Fernández, los describen como una familia tranquila. “Jesús es lo más bueno que hay. El error que cometió es haberse ido de la escena, porque tenía miedo y estaba re drogado. Se baja un wishky y medio”, indican. Y sobre Navarro Cádiz aclaran: “No lo querían en el clan. Es pendenciero”. 

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Escuchá el hit de Cande Zamar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario