Martes 7 de abril, 2020

SOCIEDAD | 23-02-2020 08:00

Antonella Roccuzzo envuelta en el escándalo de trolls del F.C. Barcelona

La acusan de rompevestuarios. Pasó a ser atacada cuando Messi puso en duda su continuidad.

En el Fútbol Club Barcelona las horas son turbulentas y Lionel Messi, figura y referente del club catalán,   está en pie de guerra. Lo que desató el cortocircuito no fue el regular andar del equipo en la presente temporada ni el cambio de entrenador en mitad de torneo, sino que lo que generó el enojo del diez de la Selección nacional fue el escándalo de trolls pagos por el club para desprestigiarlo a él y varios de sus compañeros. Pero acostumbrado a lidiar con la crítica, el principal reclamo del futbolista que lo llevó a reunirse con el presidente, Josep Bartomeu, en busca de explicaciones, fue que la maniobra de desprestigio virtual incluyó a Antonella Roccuzzo, su esposa. La campaña de trolleo buscaba atacar al futbolista por uno de sus únicos puntos débiles: su vida familiar.


Es que si bien Roccuzzo cobró notoriedad pública tras más de diez años en pareja con el futbolista y acumula millones de seguidores en sus redes sociales, lo cierto es que siempre buscó la manera de evadir los conflictos públicos.


Idas y vueltas. De acuerdo a una investigación periodística realizada por la Cadena SER de Cataluña, el club habría contratado a la empresa de marketing digital I3Ventures para mejorar la imagen del club y del presidente Bartomeu y erosionar la de algunos de los futbolistas, como Gerard Piqué y el propio Messi, a través de miles de cuentas en redes sociales dedicadas a generar impacto en la opinión pública. Además, de acuerdo a la publicación, los mensajes virtuales también incluían a políticos, candidatos opositores del club y figuras identificadas con el movimiento segregacionista de la región. En ese cóctel, Roccuzzo quedó en el medio como chivo expiatorio para llegar a Messi.


En un principio, cuando los mensajes apuntaban a ensalzar las cualidades de La Pulga, Antonella recibía elogios: “Una fiera defendiendo a sus hijos”, llegó a decir uno de los mensajes de alabanza. Sin embargo, luego la campaña mutó en contra de Messi, por el hecho de que el propio jugador puso en duda su continuidad  en el club, a largo plazo. Así, su esposa también se convirtió en blanco de los ataques: “Destruye el vestuario”, fue uno de los agravios a través del cual se la acusó de maltratar a Erika Choparena, pareja de la recientemente contratada estrella del club, el francés Antoine Griezmann. De acuerdo a esas publicaciones, la situación era irreconciliable y tanto Messi como su nuevo compañero debieron a salir a aclarar públicamente que no había problemas entre ellos e incluso se esforzaron en demostrarlo dentro de la cancha.


Estas versiones acerca de Roccuzzo no son novedad. En el pasado ya fue acusada de, supuestamente, atacar a las mujeres de los futbolistas de la Selección nacional que no le caían simpáticas durante la Copa Mundial de Brasil 2014. En ese momento, ella se limitó a decir que no era verdad y no mucho más. Pero durante el torneo de 2018 en Rusia, fue nuevamente acusada de marginar y maltratar a Daniela Rendón, esposa del arquero Franco Armani. De hecho, también se la señaló como responsable de la no convocatoria de Mauro Icardi, esposo de Wanda Nara, a quien la rosarina no le guardaría ningún tipo de simpatía.


En España, la situación no cambió mucho. Según las versiones, distancias irreconciliables con Shakira, pareja de Gerard Piqué, llevaron a ambos futbolistas (y amigos desde la infancia) a tener más de un cruce. Esa supuesta pelea fue reflotada por la campaña de trolls pagos por el club. De hecho, según esas versiones, el mal juego del Barcelona este año era consecuencia de los roces entre futbolistas a raíz de la disputa entre sus parejas. Para ahuyentar estos rumores, Antonella felicitó públicamente a Shakira tras su actuación en el SuperBowl, el pasado 2 de febrero, aunque las dudas sobre la real relación entre ambas siguió siendo tema de debate en las redes sociales.


Otro ataque virtual sucedió cuando Roccuzzo decidió cerrar el local de zapatos que tenía junto a Sofía Balbi, esposa de Luis Suárez. El proyecto fue dado de baja a comienzos de 2019 y en las redes arreciaron comentarios acerca de cuantiosas pérdidas económicas. Los mensajes, además, tildaban de "catastrófica" la situación.


“Cuando salieron cosas sobre Antonella fue mucho más para generar tráfico para sus sitios que por una crítica puntual”, opinó Sique Rodríguez, el periodista que reveló el escándalo. Sin embago, estos ataques fueron los que generaron el mayor enojo de Messi. El futbolista, capitán del equipo, acudió a una reunión con los directivos del club en la que no se pudieron limar asperezas y, por el contrario, los ánimos se caldearon aún más.


Incertidumbre. El club se desligó públicamente del escándalo y prometió que investigará lo sucedido. Pero la revelación no puede haber llegado en un peor momento para la institución ya que hace sólo un mes Messi tuvo una discusión pública con el secretario técnico, Éric Abidal. Por esta situación, la posible marcha a otro club por parte del argentino tomó más fuerza que nunca y las cuentas de trolls debieron dar marcha atrás. Así, Antonella se convirtió en la garante de la presencia de Messi en la capital catalana. "Ella quiere quedarse aquí" o "No quiere vivir en Inglaterra", fueron las versiones que comenzaron a hacer circular los trolls.


Ahora, con la operación mediática ya develada nadie sabe qué decisión tomará Messi ni cómo repercutirá en su relación con la comisión directiva. Lo único cierto es que el futbolista se siente traicionado por el hecho de que su mujer haya sido blanco de los ataques.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario