Jueves 22 de febrero, 2024

SOCIEDAD | 03-05-2023 13:30

Cómo es el plan de supervivencia de los ex Gran Hermano

La vida post reality. Las salidas laborales de los participantes del programa. Canjes, redes y otros rebusques.

La vuelta de "Gran Hermano" a la pantalla de Telefe fue el gran éxito televisivo del último año. El reality retornó con mucha aceptación en el público y batió récords de audiencia alcanzando niveles de rating que hacía años no se veían en la tevé argentina. Al igual que en otras ediciones, los concursantes ignotos que decidieron ingresar a la casa se convirtieron, de la noche a la mañana, en celebrities que rápidamente sumaron miles de seguidores en redes y hasta vieron nacer clubes de fans a su nombre.

Mientras el programa promedió más de 20 puntos de rating durante sus más de cinco meses al aire, desde el aislamiento conocieron la popularidad. Pero ahora que el show acabó y Telefe comienza a delinear la próxima edición, la fama de la que gozan demuestra su fugacidad. Así, los veinte “hermanitos” buscan la manera de sobrevivir en el medio. Entre canjes, presencias, contratos y quejas, los nuevos graduados de la casa más famosa del país quieren seguir facturando y que sus quince minutos de fama duren un poco más.

Aunque algunos de los concursantes lo nieguen, todos los que deciden participar en "Gran Hermano" persiguen alcanzar la popularidad. La vidriera que supone estar durante más de 150 días siendo parte del programa más visto del prime time argentino, es una vía rápida para salir del anonimato y darse a conocer. Silvina Luna, Gastón Trezeguet o Cristian Urrizaga son algunos casos testigo de ex GH que lograron hacerse un hueco en el medio artístico y su camino es el que los nuevos concursantes quieren replicar. Pero una vez que las cámaras se apagan, la exposición constante que supone el programa deja de existir y los buscadores de fama deben ingeniárselas para capitalizar su popularidad.

Las presencias en boliches siguen siendo uno de los principales mecanismos de facturación, por el cual los “hermanitos” cobran un cachet por ir a bailar en algún local nocturno. Según trascendió, Julieta Poggio, quien terminó tercera en el reality, cobra cerca de 1 millón de pesos a cada establecimiento por asegurar su presencia media hora. Si bien se trata de una de las favoritas del público, una reciente presentación en Catamarca demostró que la tracción de "Gran Hermano" comienza a menguar ya que el boliche al que asistió no logró llenarse a pesar de que la entrada era de las más baratas del circuito nocturno de la capital catamarqueña.

En este contexto, muchos ex participantes prefieren presentarse en Uruguay, donde el programa también fue un éxito y la realidad económica es otra, como el caso del ganador Marcos Ginocchio, quien fue recibido como un rockstar en el país vecino y cobró cada una de sus presentaciones más de 10 mil dólares.

El otro medio por el cual los “hermanitos” pueden seguir capitalizando su fama -y que los distingue de los participantes de ediciones anteriores- son las redes sociales. La gran cantidad de seguidores que sumaron los volvieron influencers y las posiblidades de canjes explotaron. Juliana Díaz, quien reingresó al reality y fue explusada, confesó que su salida estaba pautada ya que para ella era mejor estar fuera de la casa por las posibilidades de negocio que su súbita popularidad le daba. Constanza Romero, otra de las participantes fuertes del ciclo, cobra más de 50 mil pesos por cada “storie” de canje, sumado a los productos que le envíen. Si la publicación queda permanente en el feed de su red social, el precio sube hasta los 200 mil pesos.

Thiago Medina también se animó a la publicidad no tradicional desde las redes sociales, pero en su caso fue más honesto. Lejos de posteos con anuncios encubiertos, publicó en sus redes que quería hacer canjes y la historia en instagram tenía un precio de 1.000 pesos. Además, explicó que su sueño era tener un termo de una reconocida marca y directamente interpeló a sus potenciales clientes con un “¿quién se copa a hacer un canje?”. Viéndose con menos futuro dentro del ambiente artístico, el joven decidió capitalizar su fama y con la plata que juntó por estar en tevé abrió su propia verdulería.

Julieta Poggio es, hasta el momento, la única que tiene un contrato para seguir en el mundo del espectáculo. José María Muscari la contrató para protagonizar su futura obra “Coqueluche”, junto a Betiana Blum. Mientras, otros ex participantes se quejan de su poca salida laboral. Juan Reverdito, quien quedó rápidamente afuera del certamen, reclamó públicamente a Telefe para que le den más oportunidades y ante la falta de propuestas comenzó una campaña pública para ser convocado al "Bailando por un sueño".

Es que la llegada de Marcelo Tinelli a América y la falta de figuras de fuste en el reality de baile crearon el ambiente perfecto para que los ex GH puedan refugiarse allí. Hasta el momento, Reverdito no fue tentado, pero sí ya está confirmado Tomás Holder. La propia Julieta Poggio, Constanza Romero y Walter “Alfa” Santiago son los otros tentados por LaFlia, aunque por ahora no están confirmados.
A un mes del fin de "Gran Hermano", los ex buscan que su estrella no se apague. Tal como dice Mirtha Legrand, el público se renueva y su ausencia en pantalla puede hacer que su repentina fama caduque.

Galería de imágenes

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios