Jueves 18 de agosto, 2022

SOCIEDAD | 23-12-2019 10:50

Del subte al CCK: la orquesta de refugiados que triunfó en Argentina

Un grupo de 150 inmigrantes se juntaron para hacer música. Empezaron en la calle y hoy llegaron a los teatros. Apoyo de la ONU.

A  casi 5.000 kilómetros de Venezuela, el único día en que Omar Zambrano, Isa Ramos Correa y César Pérez se sienten como en su casa es el domingo. Todas las semanas se juntan en una sala para ensayar para sus conciertos. Forman parte de la orquesta “Latin Vox Machine”, un proyecto que reúne a 150 integrantes de distintos países que vinieron a Argentina en busca de refugio. Aunque ya hicieron presentaciones en importantes teatros, como el Centro Cultural Kirchner, lo que más valoran es el lugar de contención que crearon. “Tenemos contacto todos los días, si hace falta algo, ya sea médico o temas familiares. Es un espacio de contención importante porque nos sentimos extraviados y estando acá con el apoyo de un músico, un amigo, tu puedes, entre comillas, reemplazar a los familiares y amigos que tenías allá. Entonces mucho más poderoso que lo artístico, el asunto es que de verdad se crea una familia y nos preocupamos el uno por el otro y nos defendemos a muerte”, cuenta a NOTICIAS Omar Zambrano, creador y director de la orquesta.

Comienzos. Una mañana Zambrano escuchó un corno francés en la estación Pueyrredón del subte y se acercó al pasillo del que venía el sonido. Como lo esperaba, quien tocaba era un chico venezolano que estaba con otros músicos y ahí tuvo la idea: quería armar una orquesta con intérpretes venezolanos que se habían formado en su país pero que, después de emigrar por la crisis a Argentina y frente a la falta de posibilidades que encontraban, decidieron salir a las calles y a los subtes a tocar sus instrumentos. Zambrano empezó a acercarse a ellos, los contactó por redes y creó el primer grupo que formó la orquesta, donde había 35 integrantes venezolanos. En ese entonces, ensayaban en lugares prestados. Con el tiempo el proyecto creció y obtuvieron el apoyo de organismos internacionales como la ONU, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Ya no eran solo venezolanos: a medida que llegaban a Argentina, los contactaban inmigrantes de Perú, Colombia, Ecuador, Chile, El Salvador y Siria para sumarse a la orquesta.

César Pérez, músico y jefe de Producción de “Latin Machine Vox”, es quien se encarga de hablar con ellos y darles un espacio dentro del proyecto. “Es un punto de encuentro para conversar, para que suceda  la interculturización. Es increíble ese proceso de familiarización y de contacto de culturas que sucede cada vez que nos reunimos. En todo eso se ve la resiliencia y sucede de manera natural entre nosotros mismos, porque muchas veces lo que necesitas es conversar, sabes que hay otras personas que están igual que tú y que están siguiendo adelante”.

Refugio. Isa Ramos Correa llegó a la Argentina en 2016 y buscó trabajo de lo que había estudiado, musicoterapia. Atendía pacientes en sus casas y además, daba clases particulares de canto. En 2018, para el aniversario de “Latin Vox Machine”, buscaban una solista y se encontraron con ella, que no dudó ni un minuto en participar. “Yo continuo con mi vida normal de dar clases pero me atrevería a decir que la orquesta es el proyecto al que más le tengo fe, ganas, fuerza porque es maravilloso. Desde afuera puedes ver la riqueza humana que hay, el bien que le hace a los chicos que la integran. Se ha convertido en un muro de contención para nosotros, saber que construimos una familia, que si alguien necesita ayuda hay muchas manos que pueden saciar esa necesidad, ya sea emocional o económica, ahí estamos. De nuevo sientes a la familia cerquita”, señala Ramos Correa a NOTICIAS.

Como ella, Pérez sigue con sus otros trabajos además de ocuparse de la producción de la orquesta y participar de ella. Incluso, elige seguir tocando en el subte. “Hacerlo me deja experiencias muy gratas porque hay contacto directo con las personas: se quedan, te hablan, están contigo. Presentarse en un teatro, como vamos a estar el 22 de diciembre en el Ópera, es una experiencia hermosa. Pero en el subte te ven más accesible, pueden conversar contigo. Muchas veces me quedo hablando con la gente de lo que para ellos significa que yo esté tocando, me cuentan que alguna canción les trae recuerdos. Entonces la verdad que esa experiencia la valoro muchísimo”, explica Pérez a NOTICIAS.

En su búsqueda por hacerse de oportunidades para salir adelante en un país que no era el suyo, quienes conforman la orquesta encontraron la manera para volver menos doloroso el desarraigo. Mientras, le cantan a su tierra natal. “Hicimos un tema, ‘Regresa pronto’, en donde hablamos de la belleza, del amor que le tenemos a nuestro país, y le pedimos que regrese”, concluye Ramos Correa.

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios