viernes, febrero 21, 2020

SOCIEDAD | 18-12-2019 10:42

Misticismo bobo: llegó la hora de comunicarse con las plantas

Calu Rivero se cambió de nombre a Dignity y dice que su nación es la iluminación. Baile psi y el aparato que la conecta con las plantas.

Cada tanto, Calu Rivero es noticia por algún nuevo hábito en su vida. Semanas atrás fue foco de interés porque subió a sus redes un baile “experimental” y, más tarde, mostró cómo regaba sus plantas con sangre menstrual. Ahora redobló la apuesta con sus bailes para “experimentar una nueva forma de comunicar sus sentimientos” y compartió videos haciendo música a través del tacto con las plantas y con otras personas.

Lo cierto es que todo esto es parte de una transformación cuyo bastión es la introspección y que se materializó en un cambio físico. Por un lado, se cortó el pelo casi al ras y, por el otro, modificó su nombre. “Call me Dignity” (“Llámenme Dignity”), reza su biografía en Instagram. Así se identifica y pide que la nombren.

Esta nueva rutina es, según ella cuenta, la consecuencia de un gran cambio de actitud en su vida. Hace un mes y medio realizó un workshop en Grecia con la conocida artista Marina Abramovic, quien se describe como la "madrina del arte de la performance", para “fomentar una colectividad sensorial y que el cuerpo alcance un estado de claridad”. Por ese camino transitó Calu “Dignity” Rivero para llegar a quien es hoy.

Espiritualidad. Con el eje puesto en sí misma, busca aplicar y compartir las experiencias que vivió en el taller. Días atrás ofreció un encuentro experimental que llamó “Somos frecuencia”, en el que proponía “ejercicios de contacto humano para despertar la empatía” y transformarlo en música. Es una práctica que viene probando hace rato: en sus redes muestra cómo intenta comunicarse corporalmente con plantas para sentir sus ondas y hacer música con ellas.

Para lograrlo utiliza un sintetizador que toma biodatos de estas a través de dos sensores que se “enchufan” en sus hojas y traduce sus impulsos eléctricos para permitir que, con una aplicación, ejecuten sonidos. El aparato es usado por personalidades que encabezan las filas de los DJ’s más “cools” de Estados Unidos, como King Britt y Robert Aiki Aubrey Lowe. La empresa que produce esta tecnología asegura que “el teléfono se convierte en una forma de conectarse con la naturaleza, en lugar de sentirse separado de ella”. 

Naturista. Su nueva vida fue in crescendo. Rivero fue una de las primeras famosas en declararse vegana y ya hace cuatro años se define como una “eco-guerrera”: dejó de usar prendas de cuero y se propone cuidar el medioambiente. Así, además de cambiar su alimentación, usa productos sustentables e intenta que su ropa se reutilice. Una de las grandes sustituciones que hizo fue dejar de usar toallitas y tampones durante su menstruación para reemplazarlos por la copa menstrual, un recipiente reutilizable que no absorbe la sangre, sino que la junta. En el recorrido por volver sus hábitos más sustentables, le da una vuelta al uso de la copa para volver al ciclo totalmente ecológico.

Con un video, mostró cómo regaba sus plantas con su contenido: “Esto significa para mí tener un estilo de vida sustentable: usar mi sangre menstrual como fertilizante para la tierra de mis plantas. La copa menstrual genera cero residuos. Mi sangre menstrual es alimento para las plantas. Una armoniosa integración de nuestra naturaleza, proporcionando alimentos y energía de manera sostenible”.

Carolina Zotta, quien fundó “Viva la copita”, un canal de difusión de productos para menstruación sustentable que se enfoca en la educación sexual y menstrual, explicó cómo se realiza este método y qué beneficios trae: “Se recomienda que esta práctica se haga diluida en agua: volcar el contenido de la copa en una botella y con eso regar las plantas. Lo que más rescato de esto, más allá de que las plantas realmente responden, es reutilizar la sangre. Venimos de una sociedad que la ve como basura, como un desecho, como un asco. Entonces que haya una invitación a reutilizarla, a cambiar el significado de esa sangre, a apropiarnos de eso, es lo más lindo que tiene esta práctica. Y también el volcarlo a la naturaleza tiene una vuelta a lo ancestral”. 

Con una nueva identidad y más conectada con lo sensorial, ya se siente incluso parte de otra territorialidad: “Prefiero decir que la iluminación es mi nación y pensar en nosotros como una unidad. Todos somos diferentes pero estamos conectados”, afirma en sus redes la actriz que recorre un momento de introspección mística sin abandonar su esencia cool. l

Galería de imágenes

Delfina Tremouilleres

Delfina Tremouilleres

Periodista de Información General.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario