Jueves 11 de agosto, 2022

SOCIEDAD | 19-12-2019 12:01

Riachuelo ahora o nunca: el plan que lo llevará de basurero a río navegable

Su recorrido comprende la Ciudad de Buenos Aires y 14 municipios de la provincia de Buenos Aires. Es uno de los diez ríos más contaminados del mundo. 

El Riachuelo es historia, es industria, es cultura . "Pero también es contaminación, pobreza y desigualdad. Es el reflejo de un país pujante y errante, con una larga historia de intentos y reiterados fracasos por resolver sus graves problemas”, inicia el documental “Riachuelo: ahora o nunca”, dirigido por Erika Grinberg, quien recorrió los distintos puntos de la cuenca durante más de 30 jornadas de filmación, para reflejar problemáticas y mostrar los avances que se han logrado con las últimas obras.

Botadero. El Riachuelo tiene 64 km de longitud y abarca una superficie de 2.200 km2. En su cuenca viven cinco millones de habitantes, y es la región más densa e industrializada del país. Su recorrido comprende la Ciudad de Buenos Aires y 14 municipios de la provincia de Buenos Aires. Está dividido en tres regiones: Cuenca Alta, Cuenca Media y Cuenca Baja. Es uno de los diez ríos más contaminados del mundo. 

“La cuenca del Riachuelo es uno de los lugares más contaminados de Argentina y de todo el continente, y su contaminación tiene cientos de años. Desde que se instalaron las primeras comunidades, su cuenca ha sido el tacho de basura para una serie de industrias. Especialmente para la ganadera”, sintetiza Santiago Cané, Coordinador de Asuntos Legales de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). “Las actividades tenían que estar en la proximidad de los ríos, y allí se volcaban los residuos. Es una manera negligente de relacionarse con el agua. El agua era un botadero”, refuerza Andrés Napoli, Director de FARN

Y así fue desde el inicio. En 1811, un año después de la Revolución de Mayo, Juan José Paso hizo el primer intento de sanear el Riachuelo, y por supuesto fracasó. “En esa época, durante la matanza de animales, el agua se teñía de rojo”, marca la historiadora Graciela Silvestri. 

Riachuelo

“Las políticas eran muy limitadas a la salubridad. Y sólo había algunas multas. La idea del desarrollo limitaba la discusión de cual era la implicancia y el alcance de esa contaminación”, aporta Diego Morales, Director de Litigios del CELS. “Coincidió con una época de guerras internas. No había orden y progreso para aplicar leyes. Y estos reglamentos difícilmente se cumplían”, sigue Silvestri. 

Sin políticas. “Entre la década del '70 y los '90 el Riachuelo fue convirtiéndose en un depósito de barcos abandonados, conviviendo con las industrias y las actividades que podían ir resistiendo las distintas crisis. Y de la mano de ese desarrollo vino también un creciente proceso de contaminación,  y sus consecuencias derivaron en la situación actual”, repasa Cane.

“Hoy los principales contaminantes del Riachuelo son tres: los afluentes cloacales que se desbordan de la Ciudad de Buenos Aires; el segundo factor son los efluentes industriales que vuelcan las industrias; y por último están los basurales a cielo abierto que son más de doscientos en toda la cuenca”, suma Napoli, Director de FARN. 

Riachuelo

“Vivir en la proximidad de un río contaminado como el Riachuelo es un problema complejo en sí mismo. El agua parece agua pero no es agua, porque no tiene oxígeno disuelto, y la gente que vive próxima al río padece la situación de un sistema de calidad de vida muy deficiente, con muchas necesidades básicas insatisfechas. Hay que atender a las dos cosas: el problema del río y la situación de pobreza”, apunta. 

“Desde que aparece la reforma de la Constitución en 1994 los temas ambientales empiezan a tener otra dimensión, y empezamos a pensar una primera propuesta, encabezada por la Defensoría del Pueblo de la Nación. De ese informe se pasa a tratar de relevar todos los efectos e impactos que puede producir la contaminación del Riachuelo. Y los datos que emergen son alarmantes”, encauza Morales. “A lo largo de la cuenca Riachuelo y más de 200 basurales a cielo abierto con niveles contaminantes cincuenta veces más altos de lo permitido de mercurio, cinc, plomo, cromo, selenio y benceno. Sumado a los desechos cloacales, que son el principal factor de contaminación”.

Contaminantes. “Un grupo de médicos del Hospital Fiorito mencionaban la existencia de tolueno en sangre y de distintos contaminantes. Había dieciocho contaminantes en el agua. Seguimos investigando e hicimos reuniones tanto en el hospital como en la Villa Inflamable, que se denomina así porque sí hacés por ejemplo un asado en el piso, la tierra se incendia, se prende fuego por el nivel de combustibles”, suma Daniel Salaverry, abogado en la Causa Mendoza que derivó en un fallo de la Corte Suprema que obligó a reparar el daño ambiental. 

Riachuelo

“La particularidad de esta causa es que se inicia a través de un reclamo de particulares. Y el fallo de la Corte fue un antes y un después en la vida del río, porque introduce el tema en agenda. Previo al fallo de la Corte lo único que se hizo en el Riachuelo fueron los mil días de María Julia Alsogaray, un chiste para todos nosotros”, apunta Cano. 

“A partir del fallo de la Corte se empezó a trabajar en serio en la recomposición del río. Se creó una autoridad interjurisdiccional, que es un organismo público que nuclea a la provincia de Buenos Aires, a la Ciudad de Buenos Aires y la Nación, para que coordinen las políticas referidas a esta cuenca”, avanza Jorge Rodríguez, juez de Morón que intervino en la causa Mendoza. 

Limpieza. “Lo primero que hicimos a través de los 22 kilómetros que tenemos que cubrir para limpieza del río fue identificar cuáles eran los sitios donde teníamos una mayor acumulación de residuos”, explica Lucas Peverelli, coordinador de residuos de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo). “Desde que estamos haciendo este servicio nosotros extraemos del curso de agua cerca de 300 toneladas de residuos por mes, esto es el equivalente a diezmil personas tirando su basura todos los días adentro del río”.

Hay cerca de 5500 industrias empadronadas en la cuenca del Riachuelo según el informe de ACUMAR. La mayoría pertenecen a los rubros alimenticio, frigoríficos y curtiembre, y son las más contaminantes. 

“En el entendimiento que el Riachuelo está afectado en un 90 a 95 porciento por efluentes cloacales no tratados, y otros 10 a 5% de acuerdo a cómo se mida y qué parámetros se tomen por efluentes industriales, la prioridad es lo cloacal. Si hoy tuviéramos el margen del colector izquierdo y sur conectados, estaríamos dando solución al 55 o 60 porciento de la problemática de la carga orgánica del Riachuelo”, orienta Lucas Figueras, presidente de ACUMAR. 

Riachuelo

Marcela Álvarez, directora del Sistema Riachuelo de AYSA, evidencia el trabajo de la empresa en esa senda: “todos los pluviales y cloacas que hoy vuelcan directamente al Riachuelo los vamos a llevar a un colector para tratamiento. Y una vez que el Sistema Riachuelo en funcionamiento va a dar beneficio más de 4.300.000 habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y los partidos del Conurbano. Ya llevamos construidos más de 10 kilómetros para poder tratar el equivalente a un volumen de 7 estadios de fútbol por día de efluentes cloacales que serán dispuestos y diluidos con el agua del Río de la Plata”. 

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios