Domingo 26 de septiembre, 2021

SOCIEDAD | 25-07-2021 00:14

Roberto García Moritán: de Pampita a López Murphy

El marido de la conductora sorprendió con su candidatura liberal. Sus experiencias anteriores.

“La Argentina así como está no puede funcionar más. Tiene dos posiciones radicales luchando por un tema que todavía los argentinos estamos tratando de entender. Llegó el momento de empezar a hacer valer lo que queremos de verdad: queremos algo por el medio”. El que habla no es Sergio Massa en 2015, sino el marido de “Pampita” Ardohain, Roberto García Moritán, en 2021. A apenas días del cierre de listas para la elección de medio término, sentado en el programa de un Alejandro Fantino que lo apura, porque los tiempos de la tele son cortos, se anima a lanzar algunas municiones de política.

“No queremos más que se peleen dos desquiciados tratando de llevar a Argentina a un lugar que no queremos”, asegura. Reconoce que lo llamaron de “todos, o casi todos” los espacios para ofrecerle un lugar en su lista. Y que todavía está pensando qué hacer. Una semana antes del cierre, García Moritán elige. Disputará internas, aunque ciertamente no por la “ancha avenida del medio”: cerró con el espacio de Ricardo López Muphy, Republicanos Unidos, el sector económicamente más liberal de la interna de Juntos por el Cambio. Competirá en las primarias como primer precandidato a legislador en la Ciudad de Buenos Aires. El ex ministro de Economía confirmó la novedad con una foto en su cuenta oficial de Instagram. En la lista de diputados nacionales, del lado PRO, irá María Eugenia Vidal, quien fuera su líder política durante el breve paso que García Moritán tuvo por la secretaría general de Gobierno.

Roberto García Moritán

Desde la cuna

Es evidente que ser “el marido de Pampita” le da un empuje extra. Pero su candidatura está lejos de ser improvisada. El empresario nació en Nueva York mientras su padre, diplomático de carrera -de nombre homónimo- trabajaba en la embajada argentina de los Estados Unidos. A los 3 años se mudó a Washington, regresó al país a los 5 y dos años más tarde viajó a Ginebra, Suiza, donde cursó la escuela primaria hasta que cumplió los 12. Recién entonces volvió a Argentina, empezó y terminó la secundaria en una escuela bilingüe y, sin contar sus estudios o formaciones en el exterior, no volvió a irse.

Se recibió como economista en la Universidad del Salvador (USAL), es máster en Finanzas y trabajó buena parte de su vida en distintas corporaciones. Dice que al separarse de su ex, Milagros Brito, la hija del fundador de banco Macro, decidió aventurarse “en cosas nuevas: me metí de lleno en gastronomía y tuve marcas propias”, entre las que se destacan los restaurantes porteños La Mar y Tanta, que maneja junto a su hermano menor con el aval del reconocido chef peruano Gastón Acurio. Recién en 2017 se embarcó en política como asesor de Fabián Perechodnik.

Durante su gestión trabajó en el vínculo entre empresarios y las villas de emergencia como encargado de los desarrollos socioproductivos en el Organismo Provincial de Integración Social Urbana. Hacia mediados del 2019 blanqueó su romance con “Pampita” (en realidad, lo hizo ella) y poco más tarde abandonó la gestión. Quienes lo conocen de su época en la gobernación dicen que la salida fue algo desprolija: muchos se enteraron mirando el casamiento por televisión. Sin embargo, García Moritán no abandonaría -del todo- la política. A fines de marzo del 2020, con la pandemia recién declarada, creó la cuenta de Instagram de la asociación civil que preside, Asoci.Ar, una ONG que “promueve desarrollos productivos” y conecta “necesidades con oportunidades”. Un rol para nada desconocido.

Solidario y liberal

Lo que percibió en los barrios populares lo motivó a sumar cada vez más tareas solidarias en distintas zonas de Capital Federal y GBA. Criticó al Gobierno por las restricciones al sector gastronómico, y si bien en un principio se mostró en redes haciendo delivery de sus propias comidas, a medida que pasaron los meses se alejó de la gestión de los restaurantes para abocarse a lo social. Fundó Café Florecer, el primer emprendimiento bajo el ala de la ONG, que busca brindar empleo a personas de barrios vulnerables. A fines del año pasado llegó a decir que le encantaba la política, “pero no la partidaria”.

A la par de su labor social, García Moritán opina de economía en la misma línea que su flamante líder político. “Después de las elecciones se viene un ajuste fuerte. No quiero ser fatalista, pero un dólar a 400 pesos puede llegar sin problemas”, adelantó en un reportaje. Además se preguntó: “¿De dónde salen los bonos o los planes? Todo eso hay que pagarlo, en algún momento el ajuste se va a venir. Hay que hablar de inversión y producción”.

Por su perfil social fue invitado a opinar de política a varios medios, pero evitó mencionar su paso por el gabinete vidalista. El de funcionario estatal pareciera ser un pasado que intenta olvidar: “Siento que hago política hace muchos años, aunque no una política partidaria. En algún momento me voy a meter, no tengo bien en claro cuándo”, había dicho en junio. Tomó relativamente rápido la decisión, y ahora se cruzará -en una caliente interna partidaria- con su vieja jefa política. En una semana sensible y marcada por el esperado nacimiento de su hija Ana, NOTICIAS no logró dar con el testimonio de primera mano del mediático empresario.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Mariana Sidoti Gigli

Mariana Sidoti Gigli

Comentarios