Martes 27 de febrero, 2024

SOCIEDAD | 22-05-2023 10:34

Suicidio adolescente: un drama invisible

Tres jóvenes se quitaron la vida en la localidad de 25 de Mayo. La hipótesis del juego de "La ballena azul" y los riesgos de no hablar.

El suicido es un tema tabú. Más cuando se hace referencia a niños y adolescentes. Y mucho más si se trata de más de un caso a la vez. Durante años, la recomendación a los medios y a las instituciones fue no tocar el tema por al efecto contagio. Sin embargo, ¿qué pasa cuando la información es imposible de parar?  Es lo que acaba de suceder en 25 de Mayo. En esta localidad bonaerense de casi 40 mil habitantes, tres chicos de entre 13 y 14 años que iban a la misma escuela se quitaron la vida en el lapso de cinco meses. Los esfuerzos para contener la mediatización del asunto fueron inútiles. En las redes, en las reuniones, en la calle… nadie habla de otra cosa y las especulaciones alrededor de la tragedia incluyen la hipótesis de un pacto suicida y una nueva edición del macabro juego “La ballena azul”.

La Fiscalía General de Mercedes mantiene una absoluta reserva. Las autoridades locales insisten en que no se confirmó la vinculación entre los hechos, pero esa respuesta no conforma a los vecinos. “Los adultos dicen eso, pero los chicos repiten otra cosa”, dijo a NOTICIAS una mujer que tiene hijos de la misma edad.

En redes circularon capturas de WhatsApp de supuestas conversaciones que referían que iba a haber un próximo suicidio. “No se pudo determinar el origen de esas capturas”, subrayó a NOTICIAS Fernando Herraiz, subsecretario de Educación, Deportes y Juventud del municipio. El funcionario insistió en la necesidad de la responsabilidad tanto por parte de los medios locales como de los propios vecinos: “Esta situación hizo que se conozca el juego de la ballena azul y dio lugar a que muchos chicos y adultos hicieran circular mensajes de los que se desconoce la fuente”, agregó.

En psicología se suele hablar de dos fenómenos contrapuestos: el Efecto Werther y el Efecto Papageno. El primero toma su nombre de la novela del siglo XVIII “Las penas del joven Werther”, de Johann Goethe. Cuando se publicó fue un éxito entre los jóvenes de la época y muchos imitaron la forma en la que se suicida su protagonista. El segundo se inspira en la ópera “La flauta mágica”, de Mozart, en un hombre que intenta quitarse la vida y abandona la idea luego de ser persuadido por tres espíritus.

“El Efecto Werther apunta a la identificación de un adolescente con otro respecto de una conducta: ‘Lo hizo tal y lo voy a hacer’. Suele aparecer cuando hay más de un caso de suicidio, que pueden no estar conectados a través de un pacto pero sí se desencadenen por esto. Con el Efecto Papageno sucede lo contrario: es la idea de que hablar con otro que estuvo mal, puede ayudar también al que escucha, que tiene un impacto positivo”, explicó a NOTICIAS el licenciado en Psicología y magister en Salud Mental Comunitaria, Daniel Korinfeld.

El Instituto de la Mente Infantil (Child Mind Institute) de Estados Unidos está reelaborando la recomendación a la hora de dar noticias sobre el tema y subraya: “Es esencial no dramatizar o ‘sensacionalizar’, pero no evitar hablar de ello”. El psicoanalista Diego Zerba, autor de “La estructuración subjetiva en el niño”, coincide: “No a la tendencia a la catástrofe. Pero sí es necesario empezar a hablar de esto como un tema de salud”, aseguró a NOTICIAS.

Por esa razón, insisten los especialistas, no es conveniente que ni los medios ni la escuela ni los usuarios de redes sociales compartan detalles sobre la investigación, las circunstancias de la muerte de los adolescentes de 25 de Mayo o de su intimidad.

Tres adolescentes se suicidaron en 25 de mayo: la información descontrolada

La noticia del tercer suicidio en 25 de Mayo terminó por golpear a la comunidad. Sin embargo, lo que sucedió en los días siguientes solo contribuyó al caos y al miedo. El origen del pacto suicida, según las autoridades municipales y los vecinos consultados por NOTICIAS, fue un grupo de WhatsApp que se creó apenas se conoció la última muerte.

En ese grupo habría aparecido una captura de pantalla escalofriante: “Cada domingo se va a matar un chico. El domingo que viene uno enpastillado. El otro en la escuela industrial. 6 amigos juraron estar siempre unidos. 1 lukas el chico del colectivo. 2 el chico del colectivo. 3 el de ahora. Faltan 3 más” (sic), dice una supuesta persona. El mensaje termina peor: “El último capas sea yo” (sic).

Esa captura se viralizó de inmediato y la información fue reproducida por todos, grandes y chicos. Así surgió la hipótesis “La ballena azul”, un “juego” que se difundió en internet en 2016 y que, cada tanto, vuelve a ser noticia en el mundo. Se trata de una serie de desafíos que los administradores le envían a los destinatarios que van escalando en nivel de daño físico y emocional (saltar de un lugar muy alto, una “misión en la escuela”, autolesionarse). La última consigna es que el “jugador” se quite la vida.

En general, los adolescentes llegan a estos destinatarios a través de conversaciones con desconocidos en redes sociales o en juegos en línea. En 25 de Mayo las especulaciones sobre el origen llegaron a involucrar a otros dos adolescentes aunque con informaciones contradictorias. En algunos grupos se insistía con que uno de ellos era el que enviaba las invitaciones al "juego", mientras que en otros se lo señalaba como la siguiente víctima. “Se generó una psicosis social. Uno de los chicos ni siquiera tenía celular”, insistió Herraiz. La mamá de uno de ellos habló con el medio local Baires Centro porque quería aclarar que su hijo no tenía nada que ver.  

Por si fuera poco, a días de que se conociera la última muerte, las cámaras de Crónica fueron a cubrir la tragedia. El canal habló con padres de compañeros de las víctimas y se reprodujeron detalles no confirmados de las circunstancias de la muerte. En 25 de Mayo hay quienes especulan con que la llamada a los medios nacionales se inscribe en la feroz pelea electoral que atraviesa la ciudad y que se trató de una maniobra para desprestigiar al oficialismo. La locura es total.

Con el correr de los días la ciudad cobró algo de calma aunque costó que los alumnos de la escuela técnica quieran retomar las clases. La Dirección General de Cultura y Educación de la provincia, en articulación con dispositivos locales, comenzaron a dar charlas en los colegios. En definitiva, lo que pasó en 25 de Mayo es la expresión de una problemática extendida en todo el país.

Suicidio adolescentes, causas indoviduales y sociales

En el mundo de la salud mental hay una creciente preocupación sobre el asunto. Sin ir más lejos, hace poco tiempo la Fundación Centro Psicoanalítica Argentina recorrió ciudades del interior bonaerense para abordar el tema. “Nos convocaron porque hay muchísima preocupación por la escalada de casos. En las grandes ciudades también sucede, pero en un lugar pequeño, cuando dos o tres chicos se suicidan la conmoción es muy fuerte”, sostuvo Zerba.

Desde Adolescencia y Juventudes, del ministerio de Salud de la Nación, se realizó una actividad con profesionales el viernes 12 y se planteó la urgencia en dos asuntos: la violencia sexual y el suicidio. En mayo del 2021 el organismo publicó “Abordaje integral del suicidio en la adolescencia”, un material de acceso gratuito para profesionales de la salud.

El material reproduce cifras alarmantes: en línea con las cifras que se manejan a nivel global, en Argentina la segunda causa principal de muerte en las adolescencias es el suicidio. El 77% ocurre entre los 15 y los 19 años y es más frecuente que el pasaje al acto lo hagan los varones. Para los especialistas es fundamental erradicar los mitos alrededor del suicidio adolescente: puede ocurrir en cualquier familia. “Se piensa que esto solo le pasa a un tipo de personas, que siempre hay un problema de base psiquiátrico, que son chicos que viven en determinado lugar. Pero eso no es asi´”, subrayó Korinfeld.

A la hora de buscar razones, el psicólogo explicó que “hay una tensión entre lo individual, lo particular de la edad y lo general de una época” y agregó que los estudios realizados con adolescentes que tuvieron intentos demostraron que pueden aparecer problemas en lo familiar, dificultades en la comunicación, abusos, maltratos, obstáculos en la integración y en el reconocimiento de los otros. No siempre hay señales evidentes.

Por esa razón, los expertos sostuvieron que la predisposición a la escucha y la comunicación debe ser una constante en los espacios donde circulan los adolescentes. Zerba puso un ejemplo: “Hay padres que a la primera alarma, por ejemplo, quitan el celular como si eso fuera el problema. Yo no lo recomiendo”. Korinfeld llamó a perder el miedo: “Si un chico o una chica dice algo vinculado a una idea de muerte, hablar sobre el tema no alimenta esa idea. Al contrario. Muchas personas temen abrir una puerta pero hablar puede permitir permite identificar algo, aliviar y por supuesto hacer una consulta”.

 

Ante a cualquier duda la recomendación es asistir a un centro especializado en salud mental o comunicarse con el Centro de Asistencia al Suicida al 0800 345 1435. 
 

 

Galería de imágenes

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios