jueves, noviembre 14, 2019

SOCIEDAD | 30-10-2019 19:02

Un Presidente de Puerto Madero

Fue pionero entre los kirchneristas que adoptaron la ribera "rich & pop". Préstamo y el día que se cruzó con Boudou en calzoncillos.

Las River View, dos torres de treinta pisos que fueron de las primeras en inaugurarse en Puerto Madero, en el 2003, son sobrias a primera vista. No tienen una silueta curva, espejada ni llamativa pero los entendidos las ubican entre las de más sólida calidad constructiva entre los edificios que se amontonan en unas 170 hectáreas de riqueza. El trazado de calles con nombres de luchadoras sociales de Puerto Madero supo ser símbolo del menemismo ostentoso y de las contradicciones del relato K, cuyos dirigentes se mudaron al vecindario en masa mientras se forjaba allí una nueva aristocracia nacional, ajena a los códigos rancios de la Recoleta.

En un departamento de 120 metros cuadrados, piso 12 de las River View, pasó Alberto Fernández sus horas de gloria como jefe de Gabinete de Cristina y también los días del portazo al poder; la campaña por la candidatura presidencial y acaso siga manteniéndolo como  pied à terre porteño cuando sea Presidente: está a pasos de la Rosada y él es un fan del barrio desde la primera hora. Aunque tiene propiedades declaradas en Recoleta y Barrio Norte, Alberto Fernández no cambia Puerto Madero por nada.

Ya en el 2005 se había instalado en un tres ambientes amueblado del edificio Santa María del Puerto, en Olga Cossettini al 1300.  Pero pronto lo cambió por el más holgado de las River View, de Juana Manso y Manuela Sáenz. Por aquel entonces, alcanzó a ser vecino del ahora encarcelado Amado Boudou antes de que, convertido en vicepresidente, migrara vida y negocios al icónico Madero Center de "La Rosadita".

El departamento que Fernández ocupa desde entonces –y al que hace un tiempo se sumó su novia Fabiola Yáñez-  pertenece al ex mandamás de la pauta oficial K, Enrique "Pepe" Albistur, un exitoso poseedor de bienes raíces que sumó Puerto Madero a su nómina próspera de propiedades: llegó a declarar 11 domicilios, incluida la mansión del Tortugas Country Club que le vendió Susana Giménez.

El futuro Presidente asegura que Pepe le presta el departamento y que él apenas paga los impuestos y servicios. Un amigazo desinteresado  desde hace ya muchos años; aquellos viejos tiempos en que  José María Nuñez Carmona y Boudou, en pleno ascenso al poder, probaban las dos Harley Davidson que guardaban en el River View a alta velocidad, y en contramano, dentro de las cocheras del edificio.

La indisciplina le valió al ex vicepresidente una multa del consorcio, pero nada deterioró tanto su imagen entre los vecinos como lo que pasó en la madrugada del 27 de febrero del 2010, cuando el sismo chileno sacudió los edificios de Puerto Madero.

Cuentan los copropietarios que, por tracción a susto, Boudou bajaba las escaleras del River View como poseído. “Iba pidiendo disculpas pero nos pasaba por encima a todos, también a su novia –evocó un memorioso entre las anécdotas de mi libro "Puerto Madero, el barrio del poder". Su silueta a los saltos, vestido con unos calzoncillos boxer, en cuero y descalzo, fue tema sottovoce entre los consorcistas por años.Porque recién en la calle se tomó el tiempo para calzarse el jean que llevaba en la mano.

Alberto Fernández, convencido ahora de que es ilegal y arbitrario que Boudou siga preso, no sintonizaba con el influyente ministro de economía que debió cruzarse en esa noche infausta, a la vista de todos sus vecinos. Había llegado a la calle con su enamorada, Vilma Ibarra, impecablemente vestidos a pesar del apuro. Y se encargaron de mantenerse lejos del ministro rocker que se recuperaba de la escena en paños menores. 

Galería de imágenes

Alejandra Daiha

Alejandra Daiha

Editora Ejecutiva y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario