Martes 4 de octubre, 2022

MUNDO | 27-06-2021 12:02

España y su grieta por los indultos a los separatistas

El presidente Pedro Sánchez marcó su voluntad de "afrontar el problema y buscar la concordia". Lo corren por izquierda y derecha, insatisfechos con la medida.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su Consejo de Ministros, aprobaron los indultos a los presos independentistas encarcelados por impulsar el “procés”, que acabó en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, y en la declaración de independencia de Cataluña. Una medida que intenta cerrar la grieta española para dar paso para un "nuevo proyecto de país".

Sánchez habló así en la conferencia “Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España”, convocada en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona, donde, tras el anuncio de la medida de gracia, fue abucheado al grito de “independencia, República catalana, amnistía y libertad”.

El presidente marcó su voluntad de "afrontar el problema y buscar la concordia", pero en la conferencia no se encontraba ningún representante del Gobierno catalán, que se manifestaban puertas afuera. Y la medida enoja por igual a los partidos de derecha que reclaman que se mantengan las penas contra los separatistas.

Amnistía

Según Sánchez, el Gobierno está obligado a tramitar las peticiones de indultos y porque cree que la pandemia ha transformado la sociedad: "Nos ha recordado hasta qué punto nos necesitamos los unos a los otros". "He venido a Barcelona, a Cataluña, convencido de que en los próximos días la democracia española va a dar un gran paso para que se produzca este reencuentro que es necesario y urgente.

No hay que esperar el momento más propicio; si hay un momento para unirnos, es este", razonó. Para el presidente “ya hay muchos catalanes que están tomando la mano tendida de la reconciliación”, y cree que el Gobierno no puede quedarse atrás, sino que están "obligados a desbrozar el camino".

Y ha defendido la "plena legalidad y absoluta constitucionalidad" de la medida de gracia, en respuesta a las voces que desde a oposición la tacharon de “ilegal, inconstitucional e inmoral", como marcó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, probable contendiente de Sánchez en las próximas elecciones.

"Es una figura necesaria en determinados momentos, ni cuestiona ni revoca ninguna sentencia firme condenatoria, se trata de otro plano, ya no judicial”, manifestó el presidente refiriéndose al artículo 62 de la Constitución española.

Apoyos

"Sacamos materialmente a nueve personas de la cárcel, pero sumamos simbólicamente a millones y millones para la convivencia", cerró su discurso. Sánchez entiende de todos modos que el indulto no servirá para que los políticos presos dejen de aspirar a la independencia. "No esperamos que los que defienden la independencia vayan a abandonar sus ideales", mantuvo.

La medida fue apoyada por el empresariado español, que sufrió grandes pérdidas tras el proceso independentista, y la partida de grandes conglomerados extranjeros. "Nosotros defendemos la unidad de España y pensamos que el problema de Cataluña lo deben de resolver entre todos los españoles, porque es parte de la soberanía del pueblo español", marcó el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, que se disculpó por haberse manifestado antes a favor del indulto.

“Se ha interpretado algo que yo no dije, o me expliqué mal.Yo no he dicho que estoy de acuerdo con los indultos. Estamos con la Constitución, queremos que todo funcione bajo el imperio de la ley, a través del Estado de Derecho y eso es lo que yo transmití", remarcó.

Grieta

Para los independentistas mientras tanto, lo de Sánchez es "teatro y propaganda". Los partidos separatistas Esquerra Republicana (ERC), Junts, PDeCAT y la CUP buscaron censurar al presidente del Gobierno, y avisaron que no pararán hasta conseguir la amnistía: presentaron más de 200.000 firmas que la organización Òmnium Cultural y Amnistia i Llibertat recogió en favor precisamente de la Ley de Amnistía para los presos del procés.

Dichos partidos presentaron esta ley en la Cámara Baja en marzo, como habían prometido en la campaña electoral catalana, pero la Mesa, integrada por el PSOE, PP y Vox, vetó su tramitación alegando que es inconstitucional.

Para el ultraderechista Vox además, Sánchez "se ha arrodillado ante el golpismo, el separatismo y la barbarie". Jorge Buxadé, portavoz político de Vox señaló que los indultos a los presos del “procés”, representan un grave perjuicio para los sindicatos tradicionales y la CEOE.

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios