MUNDO | 07-09-2022 10:50

Jair Bolsonaro, portación de armas y el “riesgo de violencia política”

El presidente brasilero cargó contra el juez del Supremo Tribunal Federal que suspendió las facilidades para la compra de armas de fuego.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cuestionó las restricciones a la venta de armas determinada por el juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal Federal, el magistrado nombrado por Dilma Rousseff que en marzo de 2021 anuló las sentencias dictadas contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por la justicia federal de Paraná dentro de la operación anticorrupción Lava Jato.

"Cero, no concuerdo en nada con el señor (Edson) Fachin", declaró Bolsonaro durante una entrevista. Fachin emitió medidas cautelares contra la liberación de la venta de armas de fuego debido al riesgo de "violencia política", a menos de un mes de las elecciones presidenciales, el 2 de octubre.

"La cuestión de las armas. ¿Violencia política? ¿Qué es eso?. Ahora inventaron lo de la violencia política", desafió el presidente brasilero. "Todas las dictaduras fueron precedidas por campañas de desarme" de la población, subrayó Bolsonaro, que desde su llegada al gobierno, en 2019, promulgó decretos para la flexibilización de la portación y compra de armas. 

Su hijo, Eduardo Bolsonaro, había propuesto a traves de una serie de mensajen en Twitter, la formación de grupos de civiles armados. "¿Usted compró un arma legal? ¿Usted frecuenta algún club de tiro?. Entonces usted tiene que transformarse en un voluntario de Bolsonaro. Pídale a su candidato a diputado federal adhesivos y panfletos del presidente, distribúyalos", escribió el diputado

Te puede interesar: El giro de Italia hacia el neofascismo

El llamado de Eduardo Bolsonaro fue dirigido al llamado grupo CAC (cazadores, tiradores deportivos y coleccionistas), que según datos publicados por el diario Folha, alcanzó el millón de miembros en julio pasado. El crecimiento del CAC fue del 187% con respecto a 2018: a fines de julio habían registrado 1.006.725 armas, frente a las 350.683 de 2018.

"Queremos armas de fuego para los buenos ciudadanos. No se olviden de que las personas armadas nunca serán esclavizadas. Hay un ladrón por ahí que sueña con volver a desarmar a su pueblo", había pronunciado Jair Bolsonaro en abril durante un discurso.

Para Edson Fachin, en oposición, "el inicio de la campaña electoral exacerba el riesgo de violencia política”, y se “torna de extrema y excepcional urgencia la necesidad de restringir el acceso a las armas y municiones", escribió el magistrado del Supremo Tribunal Federal (la Corte Suprema de Brasil).

De acuerdo con el tribunal, solo pueden tener armas “las personas que demuestren concretamente su efectiva necesidad”, una de las reglas que Bolsonaro flexibilizó por decreto. Fachin justificó haber tomado la decisión “a la luz de los recientes y lamentables episodios de violencia política”, en una referencia que desde el gobierno leyeron como un guiño del juez cercano al PT al caso argentino y el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner.

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios