Domingo 27 de noviembre, 2022

MúSICA | 09-10-2022 00:50

A rodar mi vida, eternamente

Fito Páez está festejando los 30 años de su disco “El amor después del amor” con una muy extensa serie de recitales.

★★★★ Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati ya no están. Charly García y el Indio Solari quedaron algo fuera de conversación. Litto Nebbia hace tiempo que dejó de ser una referencia para las nuevas generaciones. Andrés Calamaro no tiene unanimidad como para estar en el primer podio. Y sin más “próceres” pop a la vista, el rosarino Fito Páez quedó prácticamente como el único capaz de ocupar el número uno en el reconocimiento, el respeto, la masividad y la representatividad en eso que alguna vez se llamó rock nacional. No porque no reciba algunos cuestionamientos por sus firmes posturas políticas ni porque no haya, en simultáneo, grandes y recordables figuras en nuestra música que merecen importantes capítulos en cualquier historia. Pero Páez, incluyendo los altibajos compositivos e interpretativos por los que pasó en tanto tiempo de trabajo, sigue sosteniendo una antorcha que lo ubica en ese lugar de privilegio.

Esta vez la excusa es repasar su disco mejor venddo (y uno de los más vendidos de nuestra industria), el que hiciera hace treinta años en pleno romance con la actriz Cecilia Roth y que entregó una serie de canciones que quedaron en la memoria colectiva. Piezas inoxidables, de todos, para siempre.

Para cuando termine el año, esta reversión 2022 de “El amor después del amor” habrá tenido ocho funciones en el Movistar Arena de Buenos Aires (por ahora, la última será el 8 de noviembre), tres en el Anfiteatro Municipal de Rosario, dos en la Plaza de la Música de Córdoba y fechas en Orlando, Nueva York, Miami, Caracas, Madrid, Barcelona, Montevideo y Santiago de Chile. El próximo año vuelve a esperarlo con otra monumental gira que incluirá toda Sudamérica –otra vez la Argentina, por supuesto-, Europa, Israel, los Estados Unidos y Canadá. Y finalmente, habrá una nueva edición de su gran éxito discográfico.

Con una banda pop de bajo, batería, teclados, guitarras y coros a los que se suman una cuerda de saxos, trombón y trompeta/fliscorno, con algunos pocos invitados eventuales, con un espectacular despliegue visual, con varios cambios de vestuario y con sus homenajes a Spinetta o a las Madres de Plaza de Mayo, dedica toda la primera parte del show a “El amor…”, aunque no en el exacto orden del álbum. Ya luego, se da el espacio para el repaso de otros “clásicos” de su amplia carpeta: “El diablo en tu corazón, “Al lado del camino”, “11 y 6”, “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Circo Beat”, “Ciudad de pobres corazones”, “Mariposa tecnicolor”, etc. Fito propone fiesta y las multitudes de edades variadas lo acompañan sin otro placer que sumarse a un repertorio grabado a fuego en las cabezas y los corazones.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios