viernes, febrero 21, 2020

NOTICIAS URUGUAY | 07-06-2019 11:28

Cocinas y clases sociales

“Absurda gente absurda”, de Alan Ayckbourn. Con: Stefanie Neukirch, Leandro Íbero Núñez, Juan Antonio Saraví, Andrea Davidovics, Roxana Blanco, Fernando Dianesi. Dirección: Jorge Denevi.

¿Quién está calificado para poner en escena una obra de Alan Ayckbourn, por seguir de cerca su producción y/o por haber representado varias obras de este autor? Esta parece ser la pregunta que se hicieron en la Comedia Nacional y por supuesto que Jorge Denevi fue la respuesta. Fue así que se concertó nuevamente la dupla elenco nacional versus Denevi para llevar a escena “Absurda gente absurda” luego de 47 años de su estreno mundial. Se trata de una obra del británico Alan Ayckbourn y que fuera estrenada en nuestro país en 1973, bajo la dirección de Sergio Otermin, en el Teatro del Centro. Según cuenta Denevi, esta fue la primera vez que vio una obra de Ayckbourn cuando fue a acompañar a quien era su pareja, Mary Da Cunha. “Yo no tenía el menor interés en verla pero cuando la vi me di cuenta que tenía una fuerza única que me impactó, quedé hipnotizado”. Y lo que sigue es historia: con esta, sería la pieza número 14 de Ayckbourn dirigida por Denevi, quien ha leído más de 50 de este autor, y quien (siguiendo con los números), este año cumple sesenta años de teatro y televisión.

La obra está formada por tres actos y según Denevi tiene una gran dificultad tanto técnica como económica ya que se desarrolla en tres ambientes; en tres cocinas; en tres sucesivas fiestas de Nochebuena y mostrando tres niveles diferentes de clases sociales. “Estas tres cocinas son de niveles muy diferentes porque allí se verá reflejado desde el de más dinero hasta el más advenedizo con una cocina pequeña, entonces decidimos hacer todos los cambios a la vista del público, para no parar. Y están los tres cambios; esto solo se puede hacer en el escenario del teatro Solis, ya que es muy complicado el armado”.

La característica de este dramaturgo es la de mezclar las situaciones más trágicas con un dejo de comicidad y esto es lo más difícil a la hora de ponerlo en escena. Para Denevi “la comedia se entiende como la que hace reír más y sin embargo, en la buena comedia, no te reís todo el tiempo y si te reís hay que modificar algo. No importa tanto la cantidad de risa sino la calidad; hay que saber hacer el plano de la comedia con el pesimismo y también que sea increíblemente cómica. Esta obra tiene un primer acto de comedia un segundo acto de farsa y un tercero de grotesco”.

Esto no asombra en un autor como Ayckbourn que siempre trata de ir más allá de las fronteras formales del teatro para crear nuevas combinaciones y para esto basta recordar “Las conquistas de Norman”, también bajo la dirección de Denevi, una trilogía de seis horas de duración. Tampoco asombra la temática de muchas de sus obras y de una generación de escritores como Mike Leigh o Ken Loach, todos ellos provenientes de la clase obrera, que hablan sobre la transformación de la sociedad inglesa durante el período de la administración Tatcher; del arribismo o de la prevalencia del más fuerte sobre el derrotado; el llegar al éxito por encima de todas las cosas; ideas que siguen vigentes. “El doble juego de Ayckbourn de comedia y reflexión pesimista sobre la realidad, tiene un punto de contacto con Uruguay, con la idea del consumismo como idea final de nuestra existencia. De todas las obras de Ayckbourn que he hecho es la más dura y la que tiene las escenas más cómicas y las conclusiones más patéticas de la realidad”.

Juegos de seducción

“Luz negra”, de Fernanda Muslera. Con: Elena Delfino, Camila Sanson, Christian Zagía, Fernando Amaral. Dir. Christian Zagía.

Las bodas muchas veces generan situaciones insólitas, por lo recargado de la situación, la unión de familias, amigos, además del ruido, el alcohol y, en miradas un poco más críticas, reflexiones acerca del ser humano en pareja, sus ventajas e inconvenientes. Por este lado viene la propuesta de “Luz negra”, de la periodista cultural Fernanda Muslera quien ya va por su tercera obra de teatro y que además publicó el año pasado “Sin maquillaje, Historias de la Comedia Nacional en el siglo XXI”, libro nominado al premio Bartolomé Hidalgo. La obra que se presenta en el nuevo local teatral La Cretina en la calle Soriano 1236, es un juego algunas veces cruel entre cuatro amigos y sus idas y venidas en un escenario que aporta mucho material para la reflexión. Dirigida por Christian Zagía intercala comedia y tragedia en buenas proporciones y nos muestra situaciones que todos vivimos y no por esto dejan de ser eficaces.

por Gabriela Gómez Téliz

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario