OPINIóN | 16-09-2020 11:34

Súpercepo al dólar: un manotazo de ahogado

El economista Andrés Borenstein, profesor de la Universidad Di Tella, cuestiona las nuevas medidas del Banco Central.

Las nuevas medidas que tomó el Banco Central son una respuesta a que prácticamente se estaba quedando sin reservas netas y líquidas, luego de vender cerca de 3.000 millones de dólares desde julio a esta parte. ¿Había otras alternativas? Sin dudas. Se podría haber trabajado con la tasa de interés o deslizar más rápido el dólar oficial. El mercado del dólar es un rectángulo. Ya se usaron los lados del cepo y las reservas, era el turno de las tasas y la devaluación más acelerada. El sistema de precios suele ser mejor que las restricciones de cantidad, que quizás pueden calmar temporariamente el drenaje, pero generan otros problemas.

El peor de los problemas es forzar a las empresas a reestructurar sus deudas autorizando pagos de hasta 40% de los vencimientos. El principal efecto es que será prácticamente imposible conseguir líneas de crédito en el futuro. El salto exportador sin crédito es bastante difícil. Si no se puede salir, ¿quién va a querer entrar?

El segundo impacto se da sobre la credibilidad general. Tras un presupuesto que baja el déficit menos de lo que espera el mercado y que promete más emisión monetaria, difícilmente se consiga mejorar las expectativas. La inversión antes de la pandemia tocó el nivel más bajo desde el primer trimestre del 2002. Es utópico pensar en una recuperación genuina con tan baja credibilidad. Este tipo de operatorias nunca funcionaron y seguramente traerán ruido en la negociación con el FMI. 

 

* El autor es profesor de la Universidad Torcuato Di Tella. 

También te puede interesar

por Andrés Borenstein*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios