Viernes 1 de julio, 2022

PERSONAJES | 21-08-2021 13:34

Bernardo Conti: “Quiero hacer sonreír con mis perfumes”

Nariz eximia y creador de perfumes únicos para marcas locales e internacionales más prestigiosas. Marketing y tendencias.

Algo que distingue a Bernardo Conti es que, más allá de sus formas tan educadas y cariñosas, siempre está con una sonrisa en su rostro. Es un tipo feliz. Quizás porque vive rodeado de aromas, fragancias, olores y perfumes que despiertan emociones profundas y memorias queridas. Sus recuerdos olfativos lo remontan al “tuco de la nona” de su familia de raíces bien italianas que impregnaba la casa de flores, al aroma fuerte a lavandina de los limpiadores para frigoríficos de la empresita de su papá en Mataderos, al del mate cocido de sus épocas del secundario industrial E.N.E.T Nº 27 Hipólito Yrigoyen de Villa Devoto, (“El mismo al que fue el Papa Francisco”, aclara orgulloso), de donde egresó con el título de técnico químico, y sobre todo a L’ Air du Temps de Nina Ricci, esa fragancia que siempre usaba su mamá, y que lo inspiró amar los perfumes para siempre. 

No por nada es uno de los hombres que más sabe del tema en el país, y tiene una “nariz” reconocida en todo el mundo. Tanto que, sin falsa modestia, confiesa cómo charla cotidianamente con su amigo Valentino sobre cómo lució su vestido Lady Gaga en la asunción de Biden, o escucha los requerimientos de Catherine Deneuve o Marc Jacobs para su nueva fragancia, o se luce con un pañuelo regalo de Kenzo, o rescata una obra de arte en la que Marta Minujín retrata su perfil. Conocedor del mundo y de personajes y celebridades, este profesor universitario, también despliega su erudición entre clases de botánica, de cata de vinos, de estética olfativa e historia de la perfumería. Todo lo que lo hace feliz.

Noticias: ¿Cómo empezó con la perfumería?

Bernardo Conti: Tenía 17 años, con el título de técnico químico y necesitaba trabajar. Conseguí un puesto como ayudante de laboratorio en Firmenich, que es una de las principales compañías perfumistas del mundo con más de 130 años. Buscaban un ayudante de laboratorio y como hablaba inglés, francés y había sido buen alumno, me quedé con el puesto. Hice la Licenciatura en Química y como se dieron cuenta de que olía bien me mandaron a Ginebra para aprender a ser perfumista. Primero fui director técnico, y luego “nariz”, lo que significa que creo fragancias, huelo lo que otros preparan y corrijo las mezclas. ¡Y así pasaron 36 años! Ahora asesoro marcas de moda locales que no tenían perfumes o los tenían muy antiguos, e internacionales también. Estoy actuando de embajador de varias marcas contando su historia y después doy cursos.

Noticias: ¿Uno se pone perfume para uno o para los demás?

Conti: Es atávico. El hombre se perfuma para ser aceptado social o sexualmente. La mujer se perfuma para estar bien y llamar la atención. Viene desde que el ser humano andaba en manadas y solo se apareaba el macho alfa, y entonces la hembra tenía que llamar su atención y el alfa buscaba no ser rechazado. Forma parte de nuestro instinto. Entonces la nariz ya está entrenada a cierto aroma del macho. El perfume tiene entonces que conservar ciertas notas.

Noticias: ¿Los perfumes son distintos según el sexo?

Conti: Hay toda una perfumería independiente de la moda que está creciendo cada vez más y que además es sin género. En la época de Gardel se consideraba que perfumarse era de afeminados, entonces Gardel y Valentino usaban brillantina lavanda. Era una gomina con una tonelada de lavanda, no usaban perfume, pero olían bien. Los hombres empezaron a usar perfume en la década del ‘50 cuando Hubert de Givenchy creó el after shave. Sino era considerado femenino salvo honrosas excepciones cono Napoleón que usaba siempre Eau de cologne o nuestros metrosexual y seductor Manuel Belgrano que era un playboy de su época y se bañaba todos los días y se perfumaba. ¡Imagínate el levante de Belgrano cuando viajó a Jujuy con todos los gauchos que no tocaban el agua!

Noticias: ¿Los argentinos seguimos las tendencias a la hora de perfumarnos?

Conti: Ahora en cuanto a la crisis estamos un poquito atrasados, pero no somos un mercado conservador, somos un mercado innovador. El consumo de perfumes para nuestra capacidad económica es altísimo, y tenemos un muy buen gusto en perfumería. Un conocimiento muy profundo de las marcas que heredamos de la época del 1 a 1 de Menem.

Noticias: ¿Qué pasó con este mercado durante la pandemia?

Conti: Bajó levemente el consumo. El perfume importado ahora es caro, entonces la usuaria de perfume importado lo cuida más, no se lo pone todos los días y elige uno bueno de diseñador nacional para usar a diario y el otro lo guarda para las salidas especiales. 

Noticias: ¿Es importante lo visual y el packaging frente a la fragancia?

Conti: Aprendimos que no es la celebrity sola la que vende, es la celebrity acompañando a una marca reconocida. Y los perfumes que llevan el nombre de una celebrity te cuesta venderlos y duran poco en el mercado. Marilyn Monroe se asoció a Chanel e hizo la primera publicidad televisiva de un producto de lujo. Y lo convirtió en uno de los perfumes icónicos preferidos de la mujer norteamericana 

Noticias: ¿Qué hace que un perfume se vuelva icónico?

Conti: Que la fórmula sea genial, que el producto le guste a todo el mundo sin tiempo. Y después el marketing que es recordarle a la gente que eso hermoso todavía existe. 

Noticias: ¿La perfumería es un arte?

Conti: Muchos dicen que es el octavo arte, pero el arte prefigura la historia, se adelanta a lo que viene, mientras que el perfume la sigue y la recrea como una manifestación de lo que sucede.

Noticias: ¿La nariz de un “Nariz” necesita cuidados especiales?

Conti: Para nada. ¡Lo único que tenés que evitar es pescarte un resfrió! No hay nada que te altere el olfato. Yo fumo, y no debería hacerlo por una cuestión de salud, pero no por la perfumería. Una las mejores perfumistas de la historia, Sofía Grossmann creó decenas de fragancias increíbles como Eternity de Calvin Klein, Jaipur de Boucheron Trevor de Lancome o París para Yves Saint Laurent entre otras, pero lo impresionante era que olía con el pucho en la mano.

Noticias: ¿Lo más caro que olió?

Conti: He olido cosas muy caras que no salen a los mercados comunes que cuestan entre 2000 y 5000 mil euros la onza. El árbol de agar que les encanta en Medio Oriente, es el producto más caro de la perfumería. En inglés se llama oud, vale como 100 mil dólares el kilo.

Noticias: ¿Y lo más raro?

Conti: Hay propuestas de olores puntuales, como los olores a piel, café, whisky, tabaco. Perfumé un libro de una escritora que hablaba de golosinas: el libro olía a golosina. Si querés raro, cuando se incursionó en el olor a esperma y sangre en el perfume de Lady Gaga, que decía que quería que fuese el verdadero aroma de una prostituta. 

Noticias: ¿Todos olemos igual?

Conti: Para nada. Históricamente, el olor ha estado asociado con los humores humanos, y éstos permiten detectar enfermedades o trastornos. Cuando una persona tiene fiebre huele diferente. En general, el buen olor tiene que ver con la salud, con la vitalidad. Pero el olor depende de la piel, de la raza, de la alimentación y del genoma. 

Noticias: ¿Eso también tiene que ver con el gusto por algún perfume?

Conti: Creo que es más una cuestión cultural. Los japoneses comenzaron a perfumarse hace 20 años, porque en Japón perfumarse se consideraba indecente. Era algo que hacían sólo las geishas. Por eso les gustan los perfumes muy delicados. En cambio a los árabes les gusta el perfume fuerte para que no se evapore con el calor, y además porque como el Corán les exige bañarse siete veces por día quieren algo que sea más permanente. Los gustos cambian según los pueblos, las generaciones, los sexos.

Noticias: ¿A la gente le gustan más los perfumes de autor?

Conti: A todo el mundo le gusta lo exclusivo. Lo que pasa que los grandes hitazos de la perfumería es que un año te lo compro todo el mundo y al año siguiente no lo vas a vender más porque la gente se cansó de olerlo por todos lados. Quiero que con mis perfumes la gente vuelva a sonreír. 

Noticias: Los lugares como hoteles, spa etc. quieren tener su perfume o su aroma insignia, ¿por qué?

Conti: Es llegar a vos a través de un sentido. Una de las cosas que más valoraban los caballeros en los bailes era el sonido del fru- fru de la seda. Es decir que la seda además de la textura y la belleza, ofrecía sonido. En todas las casas tratan de ofrecerte una experiencia en cinco sentidos. Es como un recordatorio, una huella, una firma. 

Noticias: ¿La gente más joven cambia más de perfumes?

Conti: Los jóvenes son de la era del zapping, cambiantes. La mujer más adulta es más fiel. Tiene sus dos o tres favoritos. Pero no son como la generación de mi abuela que usó un único perfume de la cuna hasta la tumba. Hoy en día la mujer puede ser fiel a un perfume, pero alterna con tres o cuatro más. El perfumista crea libremente, y el consumidor elige si es de día o noche, de invierno o de verano. 

Noticias: ¿Qué es lo más caro de un perfume?

Conti: La matricera, o sea la forma del frasco, es carísima. Por eso muchas marcas usan la misma para muchas fragancias. La matriz cuesta medio millón de dólares, y cuando se rompe hay que volver a hacerla.

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios