Lunes 14 de junio, 2021

PERSONAJES | 13-12-2020 12:29

Mario Massaccesi: “Me cansé de ser políticamente correcto”

Hace veinte años que está en El Trece y cuatro que es coach ontológico. Lanzó su primer libro, “Soltar para ser feliz”.

A fines de octubre del año pasado, Mario Massaccesi empezó a definir su 2020. Con su socia, la psicóloga Patricia Daleiro, puso fecha para escribir un libro. No sabían cómo arrancar ni tenía contactos para publicarlo, pero estaba firme el deseo y la decisión. A los pocos días, hizo la presentación de un libro ajeno en la librería El Ateneo y recibió el mensaje por IG de Marcela Luza, la directora de esa editorial, diciéndole que lo había visto allí, que había estado husmeando en sus redes sociales, que había descubierto los talleres de coaching que él organizaba (Massaccesi es coach ontológico desde 2016) y había notado que había caras felices. “Necesitamos caras felices, que la gente esté bien. Me gustaría que escribieras sobre la experiencia”, le dijo. El primero de enero comenzó la aventura de darle forma a “Soltar para ser feliz” (El Ateneo), libro que salió en noviembre, se agotó en la primera semana y va por la tercera edición. Él lo define como un libro de bienestar y dice que el término “autoayuda” está muy contaminado. “Me está permitiendo mostrar una parte que no mostraba. Soy el primer alumno de lo que digo, sino no tendría sentido, soy el que pasó por cada una de las experiencias”, explica. Al principio de esas páginas cuenta: “Viví y sobreviví a varios infiernos entre los ocho y los dieciocho años que me marcaron para toda la vida y que, después de hablarlo muchos años en terapia, he decidido solo compartirlo en ámbitos de intimidad por la crueldad, lo inhumano y lo injusto de todo lo padecido. No es un secreto. Es una historia real que por temor, vergüenza y desconcierto mantuve durante más de la mitad de mi vida en silencio y que hoy sólo conocen pocas personas muy bien elegidas. Ya no es miedo, es respeto y sumo cuidado por ese niño sufrido que fui. Y es vigilancia eterna por las heridas que dejaron marcas pero ya sanaron hace mucho”. 

Noticias: Siempre fue muy correcto y reservado. Hay que animarse a poner luz en el dolor, ¿no? 

Mario Massaccesi: Sí, sabía que la oscuridad no la tenía que exponer mientras hubiera oscuridad porque es mucho más sórdido. Contar las partes oscuras, que todos tenemos, cuando están iluminadas es mucho más fácil y me parece mucho más útil porque es el resultado de un trabajo. 

Noticias: En un capítulo de su libro, dice que tiene todo previsto para cuando llegue su muerte. ¿Por qué quiere pasar por Canal 13 en su último recorrido?

Massaccesi: Porque es el lugar con el que yo soñaba en mi infancia en Río Cuarto y me parecía imposible y es el lugar donde ahora a veces puteo por trabajar y me toca discutir o plantear cosas. Me gusta que me pase esto porque es la evidencia de que estoy vivo, que estoy ahí y que no sigue siendo un lugar de ilusión sino que tiene un baño de realidad. Pero es el sitio con el que soñé tanto cuando era chico… yo he dejado una parte mía ahí. Y quiero que una parte de mí se quede en ese lugar, como gratitud, agradecimiento y testimonio de que si lo soñás, se puede dar. 

Noticias: ¿Cuándo le cayó la ficha de tener que programar su muerte?

Massaccesi: Fue hace seis años cuando escuché en una conferencia que hay que vivir con los brazos abiertos a la muerte y no huyendo de ella. La única opción que nos queda frente a la muerte es vivir completos en vida. Tal vez es el permiso que me estoy dando ahora, de que no me quede pendiente ser quién soy y que el periodista no le gane al ser humano. Hay una liberación muy grande porque como sé que me voy a morir y no sé cuándo y no sé cómo, el resto que me queda lo voy a vivir como quiero, sin hacerle mal a nadie y haciéndome bien a mí.

   Pronto llegó a trabajar al mismo tiempo en tres medios de su ciudad: en el diario Puntal, en radio Sudamericana y en el canal 13 de Río Cuarto. Hasta que el 1 de junio de 1989, a los 23 años y en plena hiperinflación, se quedó sin ninguno de los puestos. Ese día caminó con el alma en pena hasta su casa. Su madre estaba tejiendo frente a la ventana, el sol le daba en la cara pero lo vio. Y entendió. “Me abrió la puerta y me dijo: “Te echaron, ¿no?”. “¿Cómo te diste cuenta?”. “Por tu cara”. Fue una evidencia de que el cuerpo habla, de que no hacían falta palabras”, recuerda. Un año después, viajó a Buenos Aires a ganarse la vida como empleado público en ANSES, hasta que pudo entrar a la radio y de ahí a El Trece. 

Noticias: Dice que el cuerpo habla, sin embargo usted calló su dolor hasta un año más tarde de la muerte de su madre. ¿Cuánto carga el cuerpo también?

Massaccesi: Vivía engañado creyendo que lo controlaba todo. Cuando querés callar y ocultarte y cuando el miedo, el dolor y la culpa te pueden, vivís en una especie de encierro donde crees que el resto del mundo no se da cuenta, pero mi cuerpo hablaba. 

Mario Massaccesi

   En su cumpleaños 32, los médicos confirmaron que a su mamá le quedaban tres meses de vida. Su hermana lo llamó cinco minutos antes de que terminara el día y se lo contó. No quiso hacerlo antes y ocultarle la noticia, pero tampoco arruinarle el festejo. “A las dos semanas la fui a ver y me empecé a sentir muy mal. Era una hepatitis, tuve dos, una detrás de la otra, así que no la pude acompañar en el final. Hablábamos por teléfono hasta que ella pudo hablar, tenía un cáncer de garganta”, cuenta. 

Noticias: ¡Vaya que el cuerpo habla!

Massaccesi: Eso fue una evidencia muy grande, porque cuando la vi en el cajón, vi su cuello que reventaba… siempre digo que no hubiera querido nunca que mi madre muera pero fue el trampolín para cortar el cordón y empezar a volar. 

Noticias: Tal vez le regaló esa imagen tan fuerte de una garganta explotada y usted se animó a abrir la boca.

Massaccesi: Absolutamente. Y qué bueno que yo pude leerlo y hacer algo con esa lectura. Cómo habrá sido el impacto que pude ponerme a construir mi nueva vida y cambiar mis formas para poder vivir mejor. Su muerte fue una enseñanza. 

Noticias: A los 8 años empezó un tiempo doloroso pero también a esa edad se definió su vocación, ¿cierto?

Massaccesi: Sí, creo que quería ser protagonista pero era mucho más fácil hablar sobre los otros. Y eso me resultó muy funcional durante años, ser medio y no ser parte. Y es la gran diferencia que por suerte la gente nota, ahora hablo de mí. Me exigí durante tantos años y me puse tantas metas, que ya no quiero depender de eso para ser, está bueno ir por la incertidumbre. Hoy hablaba en la radio con varios que jugaron con Maradona y les preguntaba cómo era jugar con él. Todos me decían que no había nada hablado, Diego salía a la cancha y hacía magia con lo que tenía y lo que iba surgiendo. Y yo pensaba qué bueno jugar un partido de fútbol todos los días de tu vida, para hacer en ese momento la mejor jugada.

Noticias: La figura del mago es una con la que se identifica.

Massaccesi: Absolutamente, me gusta ese lugar de magia, de hacer lo mejor de vos con lo que tenés a mano. De esa manera, bajás el nivel de expectativa, el nivel de control y de exigencia y te dejás sorprender. 

Noticias: Debe ser una gran responsabilidad que, como le sucedió, alguien con depresión, se levante de la cama al escucharlo hablar del libro y pida que se lo compren.

Massaccesi: Sí, me sorprende. Me escriben mujeres de 80 años, a ver, qué pueden aprender de mí mujeres de 80 años. Sin embargo el libro les sirve y me mandan fotos y videítos. No escribís un libro pensando en estas pequeñas cosas, en estos pequeños despertares diarios, es muy fuerte.

Noticias: ¿Cómo impacta su nueva faceta pública en su rol en El Trece?

Massaccesi: En el canal sigo siendo el periodista, sigo siendo Mario, soy un tipo muy simple con lo cual no dimensionan porque no me han visto en ese otro rol. A veces me dicen: “Vos sos coach”, “Sí, pero no acá, acá soy compañero de trabajo, acá soy el periodista, no vengo a hacer un taller de coaching”.

Noticias: Decía antes eso de que el periodista no se comiera al ser humano. Podría pasar que el coach se comiera al periodista y al ser humano.

Massaccesi: Y sería muy aburrido estar en ese lugar correcto todo el tiempo, no lo quiero ya para mi vida.

Noticias: Lo tuvo mucho tiempo.

Massaccesi: Lo tuve mucho tiempo y me cansé de eso, me cansé de ser políticamente correcto, me agoté

Noticias: Esta pregunta es la última que usted hace en su libro: ¿cómo quiere vivir el tiempo que le queda?

Massaccesi: Feliz, en libertad, acompañando al mayor número de personas posibles. Mi gran propósito es dejar a las personas mejor de las que las encontré; ya sea en la verdulería, en una parada de colectivo, en mi trabajo o en la calle. Así mi lugar en este mundo está asegurado.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios