Domingo 27 de noviembre, 2022

PERSONAJES | 08-09-2021 14:35

Nelson Castro: “Soy el que quise ser”

El periodista y médico habla sobre sus pasiones, fortalezas y fe. Anécdotas y su dolor por la actualidad del país.

“Soy una persona muy simple en mi modo de vida y eso me hace muy feliz”, cuenta Nelson Alberto Castro durante su charla con NOTICIAS. “Me siento feliz porque tengo la fortuna de haber concretado mis sueños. Me encanta lo que hago, agradezco a la vida poder hacerlo y disfruto cada momento de todas las cosas que hago”, afirma.

En su infancia tuvo la fortuna de descubrir sus tres pasiones: la medicina, el periodismo y la música, y fue consecuente con ellas. Todo lo emprendió con la misma rigurosidad. Su nombre es sinónimo de seriedad y prestigio en todos los ámbitos donde le toca actuar.

En la actualidad conduce “Crónica de una tarde anunciada” por Radio Rivadavia (L a V 17 hs). “La radio sigue teniendo mucho peso, me impacta la cantidad de gente joven que la escucha. Nos va muy bien, estamos muy felices con la reconstrucción de Rivadavia. Estamos entre las radios líderes. Mi reconocimiento a toda la gente histórica de Rivadavia por lo que hizo para que no desapareciera. Es un enorme desafío y una responsabilidad honrar esa tradición”, reconoce. Además, conduce “El Corresponsal” en TN y participa en TN-Canal 13.

“Soy el que siempre quise ser”, asegura con la tranquilidad del que logró concretar sus sueños. Una verdadera bendición en tiempos tan erráticos. 

Noticias: ¿Qué significa ser simple para usted?

Castro: Me gusta hacer las compras, las cosas de mi casa, cocinar. Me mantiene en contacto con la vida real. Uno de los riesgos de la notoriedad pública es verte atrapado por el personaje. Me encanta vivir de una manera normal.

Noticias: Tener los pies sobre la tierra.

Castro: Es muy importante, me ayuda muchísimo en mi trabajo porque me permite reflejar la realidad que yo mismo experimento a diario.

Noticias: ¿Cuáles son sus fortalezas?

Castro: Me siento muy seguro de lo que hago. Mi honestidad es muy importante para mi trabajo. Eso me hace sentir inexpugnable. De hecho, he sufrido persecuciones del gobierno de Menem y del kirchnerismo y mi capital para enfrentarlo y mi tranquilidad ha sido siempre mi honestidad. Y no tener miedo. No soy un valiente, no significa que no evalúe el riesgo y la precaución que exige el riesgo, pero no lo hago desde el miedo.

Noticias: Iba a preguntarle por sus debilidades, pero no sé si las tiene.

Castro: Yo no me siento débil o en una situación de debilidad. Tampoco Superman, pero vivo muy tranquilo.

Noticias: Está en paz con usted mismo.

Castro: Mucho, es algo que me ha acompañado toda mi vida.

Noticias: ¿Es creyente?

Castro: Sí, la fe en Dios me acompaña, soy de rezar todos los días y de asistir a misa dominical, salvo en los últimos tiempos por la pandemia. Me da mucha paz y me fortalece. He tenido momentos difíciles y la fe me ayudó muchísimo. 

Noticias: ¿Hace o hizo terapia?

Castro: No, hice muy brevemente. No tuve la necesidad de ayudas extraordinarias. Seguramente habrá tenido que ver también con las dificultades que tuve que enfrentar. Es algo que le agradezco a la vida.

Noticias: ¿Cuáles fueron esas dificultades?

Castro: La más fuerte tuvo que ver con mi salud. A los quince días de nacido tuve erisipela y estuve a punto de morir. Después tuve siete operaciones, un proceso que duró hasta los trece años. Me ayudó la actitud de mis padres y del colegio para enfrentar esa situación sin necesidad de ocultarla. Las cicatrices son inocultables y forman parte de mi vida. Y enfrentar eso sin ningún complejo o sentimiento de minusvalía me ayudó mucho a templar el carácter.

Noticias: Le dio fortaleza y no le dejó secuelas emocionales.

Castro: Afortunadamente no. Le agradezco mucho a mis padres, a mis amigos, a mis compañeros. Nunca fui sujeto de burlas.

Noticias: Escuchándolo pienso que está contento con la vida que construyó.

Castro: Sí, soy el que quise ser. Es una bendición de la vida. Le agradezco a Dios cada momento. Será por eso que me levanto de muy buen humor siempre. Me hace sentir bien y joven. 

Noticias: ¿Cómo vive el paso del tiempo?

Castro: Tengo 66 años, pero yo me siento como de 40, con una energía que me parece increíble. Me levanto siete y media y termino a la una de la mañana. Hago cincuenta minutos de actividad física antes de dormir, me doy una ducha y duermo plácidamente. 

Noticias: ¿Por qué quiso ser médico?

Castro: Seguramente tuvo que ver con la vivencia de mi enfermedad. Mi vocación de médico surgió cuando era chico y la de periodista también. 

Noticias: ¿Se recibió con honores en la UBA e hizo la especialidad en neurología en Cleveland?

Castro: Sí, exactamente. Revalidé el título médico en Estados Unidos y, de hecho, tuve una oferta para quedarme como médico de la Universidad Case Western y como profesor, pero había decidido volver a la Argentina.

Noticias: ¿Cuántos años ejerció y cuándo dejó de ejercer?

Castro: Desde que me recibí en el ’80 hasta el ’94. Dejé de ejercer a causa de mi notoriedad pública. El episodio de la carótida de Menem, que me tocó relatar cuando prácticamente no se sabía lo que le pasaba, generó un impacto de mi persona en el ámbito público. En seis meses se me quintuplicó la demanda de pacientes. Mi carrera estaba muy bien encaminada, trabajaba también ad honorem en el Santojanni y en el Sirio Libanés, era docente de la facultad, pero si continuaba iba a quedar tomada por la notoriedad pública y eso iba a contaminarla. Era muy complicado seguir las dos profesiones. Fue una decisión muy fuerte para mí, de mucha meditación, pero una decisión sabia.

Noticias: ¿Volvería a ejercer?

Castro: Es difícil. No he perdido el contacto, estudio mucho medicina, estoy muy actualizado. Cada tanto me piden opinión médica como consulta y la doy con mucho gusto, pero no haciéndome responsable del manejo del paciente.

Noticias: ¿Qué le dejó el ejercicio de la medicina?

Castro: Muchísimo. El conocimiento del ser humano y el estudio del método científico, el análisis, es una ciencia inductiva-deductiva, todo eso me ayuda mucho en la vida y en lo periodístico ni te cuento. Cada cosa que veo la analizo con ese criterio.

Noticias: ¿Y su pasión por el periodismo cómo surgió?

Castro: Fui al Instituto de Educación Argentino Nuestra Señora de Luján, gran colegio, con mucha actividad extracurricular, y había periodismo escolar. Empecé escribiendo en la revista Surcos y me atrapó.

Noticias: ¿Cómo hace para marcar la diferencia en su trabajo?

Castro: La honestidad, la rigurosidad en la búsqueda de la información y la seriedad con la que hago mi trabajo. Lo que cuento se entiende y, además, tiene bases ciertas.

Noticias: ¿Y cómo llegó la música a su vida?

Castro: Es una de mis pasiones, comencé a estudiar música a los nueve años. Fui concertista de guitarra y después estudié piano y dirección de orquesta. Todos los días le dedico una hora al piano y eso me produce un placer espiritual y es un verdadero cable a tierra. 

Noticias: ¿Cómo es su círculo íntimo?

Castro: Mi hermano Daniel, mis sobrinos Daniel, Federico y Yamila, y mi grupo de amigos, que no es muy grande pero muy bueno. 

Noticias: ¿No casarse y no tener hijos fue una elección?

Castro: Fue una circunstancia. Me hubiese gustado tener cinco chicos, pero no se dio. Estuve a punto de casarme en Estados Unidos, no se concretó porque la chica con la que iba a casarme se quedó allí y yo decidí volver a Argentina. Eso generó un impasse que hizo que la cosa no prosperara. 

Noticias: ¿Era norteamericana?

Castro: Sí, una mujer encantadora, muy buena persona. Es médica, tengo contacto con ella y con su marido cirujano. A veces los veo cuando voy a Estados Unidos y nos matamos de risa. Armó una muy buena familia y tenemos una amistad muy linda. 

Noticias: Bariloche es un lugar especial para usted. ¿No?

Castro: Sí, voy de vacaciones a Bariloche desde hace veinte años. Es un lugar muy querido que me permite recargar energías. Además, estoy como presentador en la semana musical del Llao Llao. Es fantástico, lo disfruto plenamente y me genera una enorme felicidad.

Noticias: Hablemos de actualidad. ¿Qué es lo que más le duele del país?

Castro: Verlo sin posibilidad de un futuro mejor. Me duele mucho ver un país involutivo, con cada vez más pobres, a los cuales se les hace cada vez más difícil salir de la pobreza. Un país muy difícil para proyectar sueños.

Noticias: ¿A la clase dirigente le sobra mediocridad, inutilidad y le falta ideas?

Castro: Efectivamente, una muy buena definición. Les faltan ideas de sentido común. La dirigencia argentina está tomada por la división. Hoy puede ganar elecciones estimulando la división, pero no puede gobernar. Si la dirigencia política no logra acuerdos comunes básicos fracasarán todos. Y los últimos veinte años lo demuestran. Una dirigencia incapacitada de establecer acuerdos no tiene posibilidades de generar un futuro mejor y es lo que estamos viendo.

Noticias: No es optimista entonces respecto del futuro.

Castro: No en cuanto a la dimensión del real cambio que la Argentina necesita. Arreglar esto llevará una década de ser optimista. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios