Monday 22 de July, 2024

PERSONAJES | 21-06-2024 10:47

Sebastián Andersen: “El arte tiene el poder de transformar”

Vocalista y referente de “El plan de la mariposa”, cuenta cómo fueron los comienzos de la banda, y cómo es trabajar entre hermanos.

Los integrantes de “El plan de la mariposa” se encuentran en un momento glorioso, en un año inolvidable. Tras el reciente lanzamiento de “Correntada”, su disco que contiene once canciones nuevas, aparece un Movistar Arena en el horizonte el 14 de septiembre, una semana antes del comienzo de la primavera. 

Son conocidos los casos de bandas como Oasis, Virus o los Bee Gees, pero “El plan de la mariposa” rompe los esquemas de los amantes de las estadísticas. De los siete integrantes de la banda, cinco son hermanos. Sebastián, Valentín, Santiago, Camila (la única mujer del grupo) y Máximo. El mandato familiar convertido en arte, búsqueda musical y espiritualidad. 

De los campamentos al ritual alrededor del fogón, de tocar en el subte y en las calles a llenar Obras y el Luna Park. La vida es una moneda, cantaba Juan Carlos Baglietto. Los Andersen llenaron el chanchito convertido en alcancía familiar para cumplir todos sus sueños.

En una tarde en la que la lluvia y el frío complotaban para transportar a los transeúntes de vuelta a sus casas, la cálida residencia de Sebastián Andersen, líder y vocalista de “El plan de la mariposa”, sirve de ámbito propicio para el diálogo con NOTICIAS. Destacado anfitrión, nos recibe con unas irresistibles galletitas nórdicas producto de la receta secreta atesorada por su tía de Necochea.

Noticias: ¿Cómo surge el nombre de la banda?

Sebastián Andersen: Surgió como el reflejo de un momento de transformación en nuestra vidas. Nosotros no teníamos planificado armar una banda de rock todos juntos y de repente empezó a pasar que en la familia tocábamos entre los cinco hermanos. Hacíamos canciones, sobre todo a la noche, improvisando y lo filmábamos, hasta que en un momento dijimos: “Tenemos que armar una banda”. Siempre fuimos una familia unida, pero cada hermano también estaba en la suya, en ese momento nos unimos más que nunca y nos sentimos transformados por esa energía que apareció gracias a la música. Para salir a tocar tuvimos que elegir un nombre y así surgió “El plan de la mariposa”, por aquello de que la mariposa al principio es un gusano que muta en otro animal y toma vuelo. Para nosotros ese es un gran paralelismo con el rol del arte, puede transformar la energía densa en algo maravilloso. Hay canciones muy hermosas que nacieron a partir de momentos duros de la vida. Ese poder de la música es lo que nos ayudó a conectar con algo que nos realiza profundamente.

Noticias: Cinco hermanos forman parte de la banda pero en la vida son seis en total. La pregunta es, ¿qué pasó con el sexto?

Andersen: (Se ríe) ¡El sexto es más chico! Yo soy el mayor, después vino mi hermano Santiago y después vinieron los trillizos (Máximo, Camila y Valentín). Ahí cortaron por un tiempo, pero mi vieja quería tener más hijos, pasaron varios años hasta que llegó el último que ahora tiene 22, así que cuando creamos la banda tenía 10 años. Ahora viene a las giras, vende las remeras, está con nosotros, pero por el momento no se le dio por tocar ningún instrumento. 

Noticias: En esto de buscar su lugar, cuando uno es adolescente suele formar bandas con sus compañeros de colegio, con amigos. ¿Cómo se dio que en su banda de los siete, cinco fueran hermanos?

Andersen: Las familias de mis viejos son muy unidas, la nuestra también y el rol que siempre ha tenido la música es celebrar ese momento de compartir, de estar frente al fuego y tocar la guitarra. Eso se da desde siempre, todas las situaciones de festejar la vida estuvieron acompañadas de música. Mi viejo volvía de laburar, se pegaba un baño, agarraba la guitarra y tocaba. A mi vieja siempre le gustó esa situación y todos nos encauzamos para ese lado. Mi mamá hacía muchos encuentros de mujeres, viajes de tambores, había mucho ritual en casa siempre. Y eso también influyó en nuestra idea de por qué hacemos música y no otra cosa. En 2011 sacamos nuestro primer disco, pero si me preguntás cuándo arrancamos no sabría decirte con precisión porque la música estuvo siempre presente entre nosotros.

Noticias: Un periodista que sabe mucho de música dijo que ustedes eran una mixtura genuina de psicodelia, rock y folclore. ¿Lo identifica esa definición?

Andersen: ¡Me gusta! Porque la psicodelia representa algo que me interesa y es el viaje espiritual de la música, la introspección a la que te invita. La parte rockera la tenemos sobre todo en vivo, somos de ponerle mucho el cuerpo a las emociones, las fechas en vivo son muy pogueadas, muy transpiradas y muy cantadas. El rock para mí no es una célula rítmica, es un movimiento, hay un elemento contestatario y un viaje donde sacás todo lo que te pasa, los recitales nuestros son muy así. También hay algo de folclore porque en casa se escuchaba mucho a Atahualpa Yupanqui, León Gieco. León es nuestro ídolo máximo de la música popular porque lo escuchamos toda la vida y tiene, quizás más que nosotros todavía, esa mixtura entre lo folclórico y el rock. Agrego a la definición que tenemos bastante influencia de la música celta sobre todo en los violines, los riffs y los arreglos musicales. Nuestro apellido Andersen es de origen danés, pero mi vieja se llamaba Carmody que es irlandés. También hay por ahí antepasados escoceses y vascos, tenemos de todo para juntar influencias (risas).

Noticias: Para mi generación Obras y el Luna Park eran estadios emblemáticos para ver bandas en vivo. Ustedes tocaron en los dos lugares, ¡cómo fueron esas experiencias?

Andersen: Estuvo muy bueno, ¡son lugares re zarpados! Creo que hoy también para cualquier banda que arranca llegar ahí es un sueño, algo alucinante. Nosotros en la pandemia hicimos varias cosas en redes, ejercicios musicales con nustro público donde componíamos en vivo. En ese entonces alquilábamos una casa donde vivíamos en comunidad, éramos nosotros, el sonidista, el iluminador, el manager, así que la cuarentena nos agarró juntos y tuvimos esa ventaja con respecto a otras bandas. Todo lo que hicimos en ese momento explotó después cuando tocamos dos fechas en Obras e hicimos dos Lunas increíbles el año pasado. No teníamos discos en vivo y ahora tenemos estos shows grabados, seguramente haremos lo mismo con el del  Movistar Arena el 14 de septiembre próximo. 

Noticias: ¿Cambian mucho las canciones del estudio al vivo?

Andersen: Hoy con Spotify  podés ver que temas escucha más la gente y hay algunas canciones no tan populares en las plataformas que en vivo son muy importantes. Me parece que eso le pasa a todas las bandas. La energía y la potencia del vivo a veces no es tanto para tu casa, pero la disfrutás en un show, definitivamente es diferente. Es muy importante para nosotros la elección de las canciones del vivo para que el viaje sea atractivo desde lo que vas a recorrer a nivel físico y emocional.

Noticias: Hablamos bastante de sus hermanos, ¿pero es verdad que sus abuelos ya eran muy musicales?

Andersen: Es cierto, cuando mis abuelos vinieron para Argentina trajeron en los barcos violines de Irlanda, Escocia y Dinamarca, algunos están todavía en la familia. Mi abuelo tocaba la bandónica, que es como un bandoneón un poquito más chiquito, mi viejo aprendió a tocar la guitarra pero más de grande. Se ve que en algún momento hubo mucha música en las reuniones familiares, sin ser músicos profesionales obviamente. De hecho cuando arrancamos no conocíamos a nadie que laburara en el ámbito de la música profesional.

Noticias: Usted es el cantante principal de “El plan de la mariposa”, pero algunos de sus hermanos también cantan algunos temas, ¿no?

Andersen: Sí, yo interpreto la mayoría de las canciones, pero también cantan mi hermano Valentín y mi hermana Camila, la única mujer del grupo y también mi única hermana...

Noticias: Sé que han tocado mucho en la calle, ¿se aprende de esa experiencia?

Andersen: Sí, yo acá he tocado en el subte, por ejemplo, está buenísimo. Te digo algo y hablo por mí, me daba más adrenalina subirme al vagón y decir: “Hola, soy Sebastián de Necochea“, y tocar dos canciones frente a ese público que no te eligió y con el que intentás conectar que hacer un show,  me sirvió muchísimo. En esos primeros tiempos cuando arrancás, quizás te imaginás cosas re grandes, que te llamen productores o músicos y tal vez saliendo a tocar el el subte conocés personas increíbles. Cuando te exponés pasan cosas, yo creo mucho en esa teoría. Si le mostrás al mundo lo que hacés e insistís termina pasando algo.

por Leonardo Martinelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios