Monday 22 de July, 2024

PERSONAJES | 18-06-2024 09:51

Melisa Zulberti: “Siempre me pongo en lugares incómodos”

Artista multidisciplinar, fue elegida por la Biennale di Danza di Venezia. Disciplina y proceso.

Su vida es una búsqueda constante de originalidad e innovación. Es una mujer curiosa, creativa, disciplinada y consecuente con su trabajo. La motiva el riesgo y la interpelan los desafíos. Se siente cómoda en la incomodidad, en salir de la zona de confort, y, sobre todo, en probarse a sí misma.

“Siempre me pongo en lugares incómodos. No voy a lo seguro, me animo a que las cosas me salgan mal o a estar perdida. No me da miedo no saber bien hacia dónde ir dentro del proceso creativo. Y eso se nota en mis obras”, le dice a NOTICIAS.

Melisa Zulberti es una artista multidisciplinar, bailarina, directora, coreógrafa, artista visual y creadora de instalaciones performáticas. Es la primera argentina en ser seleccionada por la Biennale di Venezia di Danza para presentar un proyecto inédito en su edición 2024. Su obra “Posguerra” fue elegida entre más de 500 propuestas a nivel mundial. La Biennale es la exposición de arte más importante del mundo y promociona el arte contemporáneo en sus diferentes disciplinas. En su convocatoria internacional, un único proyecto es elegido cada año para ser producido y estrenado de forma inédita.

Melisa nació en Tandil y tuvo en su madre, artista plástica, un estímulo para entrar en el mundo de las artes y desarrollar sus capacidades. De muy chica mostró predisposición y talento para el baile y el dibujo. Estudió danza clásica desde los cuatro hasta los 18 años en la Escuela Municipal de Danza tandilense, y también hizo gimnasia deportiva. La rigurosidad del ballet le dio una disciplina y una rigurosidad que la acompañan hasta el día de hoy al momento de encarar sus trabajos. Más tarde se interesó por la danza  contemporánea y tomó clases en el Teatro Argentino de La Plata. Además, estudió Diseño Industrial en la Universidad Nacional de La Plata y Composición en Danza Teatro en la Universidad Nacional de las Artes.

A lo largo de su carrera expuso sus obras a nivel nacional y en ciudades como Río de Janeiro, San Pablo, Madrid y Barcelona. También realizó una obra en colaboración con el reconocido diseñador y artista turco Refik Anadol.

Noticias: ¿Qué implica ser una artista multidisciplinar?

Melisa Zulberti: Soy multidisciplinar porque me gusta interconectar diferentes lenguajes. Soy directora, escenógrafa y coreógrafa de los proyectos. Todas mis obras tienen un tratamiento de artes visuales, porque las pienso desde lo fotográfico, lo cinematográfico. Les hago un lado B, donde construyo una pieza audiovisual que sea resonancia e imaginario para la pieza escénica, y trabajo con dispositivos tecnológicos. Trato de que todos los lenguajes que me interpelan como ser creativo estén al servicio de la construcción de la obra. 

Noticias: ¿Cómo es el proceso de creación?

Zulberti: Me gusta crear objetos que sean partituras escultóricas habilitadoras de movimiento. Primero pienso en el concepto, qué estado, sobre todo, me interesa trabajar. De allí devengo en el diseño o la creación de una estructura para construir un movimiento que me sirva para trabajar ese estado. Una vez que tengo ese elemento escenográfico, esa escultura en el espacio en vinculación con ese cuerpo, empiezo a buscar qué particularidades físicas y dramatúrgicas tienen en convivencia. A su vez, empiezo a construir la sonoridad con el músico, la música va en vivo lo mismo que lo audiovisual. La tecnología entra a la obra para sumar un punto de vista más para el espectador, funciona como un metarrelato de la obra escénica, pero en convivencia.

Noticias: ¿Qué temas la interpelan en la actualidad? 

Zulberti: Estoy interpelada por pensar el cuerpo como un campo de batalla, atravesada por un estado más de resiliencia, pensar cuál es el estado del cuerpo después de un trauma.

Noticias: ¿Por qué?

Zulberti: Mi última obra “Sobre sí mismo” se pregunta mucho sobre cosas universales. En qué gastamos la energía, hacia dónde vamos, la insistencia en la idea de evolucionar y los conflictos que urgen en el poder habitar eso para seguir insistiendo en avanzar. Esa pieza la cree en el medio de un proceso, donde mi mamá estaba atravesando un cáncer, y se hizo muy presente a través de sus preguntas y de sus urgencias, cuestionarme las mías. Pensar adónde estoy yendo, qué estoy haciendo con mi vida, por qué estoy corriendo, estoy corriendo atrás de qué, algo del tiempo. Las preguntas eran universales y personales al mismo tiempo. Hoy siento que estoy en un estado de cómo sigo después de todo eso que pasé y con qué tipo de cuerpo me encuentro. Por eso pienso el cuerpo como un campo de batalla. Cuál es ese estado que está resistiendo no sólo al exterior sino a mí misma. 

Noticias: ¿Por qué cree que la seleccionaron en la Biennale di Danza de Venezia?

Zulberti: Siento que el lenguaje que yo trabajo está más instalado afuera que acá. Por ahí lo que hago puede resonar con esas búsquedas del exterior. Después, yo construyo narrativa a partir de estados reales, que son estados universales. Quizás mi manera de trabajar la danza, de combinar todos los lenguajes, y cómo el cuerpo está tratado en mis obras, es lo que les haya resultado interesante para seleccionarme.

Noticias: ¿Qué significa este reconocimiento para usted?

Zulberti: Me genera un sentido de pertenencia y de compromiso importantísimo como persona y como creadora. Siempre soñé o busqué la posibilidad de salir al exterior con mi trabajo. Lo hice varias veces, pero nunca a una escala tan grande. Y esto es algo más grande de lo que yo alguna vez pensé que iba a pasarme. No sólo por lo que significa para mi propia historia, sino por el hecho de estar llevando un equipo de artistas argentinos, que conforman este proyecto, a representar las artes escénicas de este país. 

Noticias: ¿De qué trata “Posguerra”?

Zulberti: Es una obra que trabaja sobre el cuerpo como un campo de batalla. Aspira a encontrar nuevas respuestas ante la incertidumbre, la desorientación, creando un espacio escénico que está en constante resistencia y reconstrucción. Son 16 placas espejadas, que se están construyendo en Italia, donde hay cinco bailarinas que se multiplican a ellas mismas en toda la escenografía. Hay algo del batallón, con cinco puedo hacer una multiplicación y tener mi propio ejército, por decirlo de alguna manera. La música es en vivo y, además, las intérpretes llevan cámaras. Mientras la obra funciona escénicamente en un plano horizontal, por encima de la pieza, en una pantalla grande, ellas van construyendo un universo paralelo, más cinematográfico, donde te van llevando a la película de la obra.

Noticias: ¿Cuánto hay de sacrificio, de talento y de suerte en su historia?

Zulberti: Hay mucho de sacrificio en el hecho de ser consecuente, disciplinada, de trabajar diariamente. Después, el saber cómo pensarse a uno mismo y cómo plasmar el universo de las ideas en algo que identifique a otras personas, creo que es un talento. Pensar, imaginar y concretar. El hecho de no haberme quedado en el mundo de las ideas, de lo abstracto, sino haber accionado y haber concretado. Creo que mi mayor talento es haberme animado siempre a hacer. Y, sin dudas, la suerte existe también y las cosas llegan cuando tienen que llegar. Cuando mandé mi propuesta para Venezia, yo no creía que me iban a seleccionar, porque los recursos con los que yo produzco en comparación con Europa o Estados Unidos son menores por un tema económico. 

Noticias: ¿Qué implica ser artista y creadora en un país inestable como Argentina?

Zulberti: Los conceptos devienen del presente social en mi trabajo. La realidad del país me atraviesa, me moviliza y me obliga a repensarme como creadora y afecta cien por ciento a mi trabajo. Tuve la suerte de trabajar con gente en mi equipo que, cuando yo no tenía los recursos económicos para poder hacer, confiaban y estaban igual al cien por ciento. Tenerlos cerca también me ha impulsado y me ha hecho crecer.

Noticias: ¿Pensó en radicarse en el exterior y seguir su carrera afuera?

Zulberti: Sí, lo pensé, pero me encanta mi país. Pese a toda la inestabilidad que habitamos como ciudadanos, es mi casa, está la gente con la que trabajo, con la que me entiendo, están mi familia, mis amigos. Sé que profesionalmente me conviene instalarme afuera, pero también siento que hay algo acá que me hace ser artista y es la necesidad. Nosotros creamos porque necesitamos expresarnos. Primero está el deseo y la necesidad y después están los recursos. En cambio, en los países más desarrollados económicamente y con otra infraestructura, los artistas primero tienen la plata y a partir de eso evalúan qué tipo de obra van a hacer. Nosotros empezamos por los sueños.

Noticias: ¿Está casada, tiene hijos?

Zulberti: No, puse toda mi energía y mi líbido en mi trabajo, en poder vivir de esto y en poder construir mis sueños, y eso me fue alejando de algunos otros sueños, que seguramente en algún momento de mi vida puedan ser parte, como formar una familia o tener una pareja estable. Son elecciones, yo fui consecuente en buscar otras cosas. Ahora estoy viviendo este sueño de la Bienal, estoy contenta y tratando de disfrutarlo. A veces, por la autoexigencia tengo que recordarme también de disfrutar. Si no, para qué lo hago, como diría mi madre.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios