POLíTICA | 28-07-2019 14:32

Quién es el hombre de Macri que debe contener a los intendentes

Lucas Delfino es el hombre de Rogelio Frigerio que habla con los jefes municipales. Candidatura en Hurlingham y estreno de libro.

Lucas Delfino quiere ser intendente. Es una idea fija que tiene en la cabeza, y que puso a prueba en el 2015, cuando se presentó como candidato en su ciudad natal, Hurlingham, y perdió por 10 puntos. Desde entonces, se enfocó en acumular experiencia. Es hombre de Rogelio Frigerio. Se sumó al equipo del ministerio del Interior y, como Subsecretario de Asuntos Municipales de la Nación, es el encargado de estar en contacto con los 2306 municipios que tiene el país. Es el que pone la cara como enviado del Gobierno, hasta en los lugares más recónditos del país en medio de la profunda crisis económica.

Delfino asegura que visitó más de 800 municipios y que entró en contacto con el 90% del total. "Muchas veces me pasó que me decían 'esta es la primera vez que viene un funcionario nacional a un municipio como el nuestro, que no pasa de cinco mil personas'".

Noticias: En este contexto, ¿Qué es lo que más le piden los municipios?

Delfino: En general, las necesidades siempre pasan por las viviendas, agua y cloaca. Nuestro país es muy heterogéneo y hay demandas muy diferentes, pero esas tres son las principales. El mensaje que intentamos llevar es que hay que romper la lógica de que existe la ciudad inviable. No es así.

"Siempre me apasionó lo local", relata el politólogo. Este año Delfino no sólo vuelve a ser el candidato del oficialismo en Hurlingham, sino que también se sumó a la ola de políticos que sacaron su propio libro. "La revolución de los municipios" es el primer ensayo que publica. Él explica que en el texto recopila el trabajo que viene realizando desde que asumió en su cargo.  "Hasta el 2000, nunca habíamos tenido un presidente que antes haya sido intendente, y desde entonces tuvimos cuatro. Eso te marca que la ciudadanía, el vecino, empieza a reconocer que algunos jefes locales solucionan los problemas", explica Delfino sobre la razón del libro, el cual incluye entrevistas con varios "intendentes ilustres" (como los identifica), como Horacio Rodríguez Larreta e, incluso peronistas, como el de Salta, Gustavo Sáenz.

Delfino: Al final del día, todos estamos preocupados por el dólar y por los temas macro, pero nuestra calidad de vida y nuestra felicidad se termina determinando en lo cotidiano. Eso pasa por si tenés un buen espacio público para llevar a tus hijos a pasear o a la escuela, en si tenés que hacer un operativo o no para entrar a la noche a tu casa, si tenés cloacas, en si la basura está en la puerta o no.

Noticias: A veces, parecería que las intendencias se usan como un trampolín en la política.

Delfino: El eje tiene que estar siempre en transformar tu ciudad, que es, por ejemplo, lo que hizo Mauricio en Capital. El Presidente está convencido de que estos cambios y estas transformaciones tienen que venir desde los municipios también, que cuando discutimos federalismo están los municipios también. Y eso se trasluce en hechos concretos: armamos 12 encuentros nacionales de intendentes, con más de 2000 jefes comunales, el Presidente almorzó varias veces con intendentes capitales, la Casa Rosada volvió a ser un lugar de encuentro con gobernadores y con intendentes. La primera persona que leyó el libro fue el Presidente. Estuvimos charlando 40 minutos, me preguntó sobre al gestión, me hizo un "check list" de cómo viene todo. También me preguntó sobre mis ideas para Hurlingham, le conté algunas y ahí el Presidente se enganchó completamente. Después tuve la oportunidad de dárselo a María Eugenia, y también hubo mucha demanda de la política, de funcionarios, o ministros que leyeron o preguntaron por el libro. Cualquiera que está interesado en entender en que cancha se juega hoy la política argentina, que tiene vocación territorial o quiere entender el mapa de Argentina, creo que le va a sumar.

Noticias: En el libro usted critica a la grieta, asegurando que es difícil trabajar desde una gestión municipal hacia una provincial o nacional si se anteponen las diferencias políticas. ¿Es posible terminar con la grieta?

Delfino: La grieta se termina en la discusión municipal, no existe más. En estos años nunca ni el Presidente ni el ministro (ndR: Frigerio) me preguntaron de qué color político era un intendente. Por ahí con un kirchnerista puedo disentir muchísimo de la visión del mundo o de la economía, pero a la hora de discutir lo local van a haber muchos más puntos de encuentro. Estos fueron más de tres años y medio, donde había mucha desconfianza por parte de muchos intendentes, que pensaban que nosotros veníamos con aires de revancha, y fue todo lo contrario. Hoy estamos en medio de un momento electoral donde alguno dice “no hubiese sido más inteligente no darle tantos recursos a las provincias o a los intendentes, para que no tengan tantas obras”, pero eso era lo que correspondía hacer. Frondizi, para tomar las decisiones se preguntaba qué decisión nos hacía "más nación".

Noticias: Por un lado usted habla de cerrar la grieta, pero por el otro el Gobierno ha reforzado la idea de la polarización desde que asumió. ¿Hay una contradicción ahí?

Delfino: Macri nunca abonó la grieta, y Rogelio menos que menos. Hay una minoría que se siente representada por el kirchnerismo, y también hay un proceso que no pudo saldar el peronismo, que todavía no puede hacer surgir una figura propia que los pueda representar. Nosotros nunca abonamos la grieta, pero si tenemos una grieta con Argentina que quedo atrás, la del autoritarismo, la corrupción, la del fin justifica los medios.

Noticias: Pero Macri ha puntualizado muchas veces en la figura de CFK, por ejemplo cuando hablaba de “la locura de Cristina”, en la apertura de sesiones del Congreso. Está la idea de apuntar contra ella como estrategia electoral. Eso es abonar la grieta.

Delfino: Son ejemplos muy puntuales. Pensemos la locura que venía viviendo Argentina, porque hay partes que nos olvidamos. Una Argentina sin estadísticas, en la que la ex Presidenta, como dice en su libro, no quiso entregar el mando. Estamos atravesando dificultades, pero recuperamos la normalidad, y tenemos previsibilidad de cara al futuro. Sabemos que hay gente que la está pasando mal, y es difícil, pero para que un país se sane a nivel estructural, tres años o cuatro años no es nada.

Noticias: Mencionas a la ex Presidenta y su libro. ¿Usted le daría a ella el suyo para que lo lea?

Delfino: Sí, me encantaría. No comparto para nada su visión del mundo o sus ideas, y creo que su presidencia nos hizo retroceder 50 casilleros. Más allá de eso, su figura tiene una relevancia en la historia argentina muy importante. Tomaría un café con ella para entender y debatir algunos temas. Soy una persona de diálogo.

Delfino se define como desarrollista, y tiene a Arturo Frondizi como uno de sus guías. Ese cercanía ideológica lo acercó a Frigerio, nieto de uno de los ministros claves del histórico mandatario. Aunque la economía actual dificulta la comparación con el ex Presidente, el candidato del oficialismo en Hurlingham asegura que Macri "tiene mucho de desarrollista". "Mauricio, como Frondizi, entendió que para que Argentina se desarrolle se tenía que vincular de manera estratégica con las principales potencias. Tiene una agenda de desarrollo, y Argentina va en un proceso de acomodarse".

Noticias: ¿Dónde lo ve ese proceso?

Delfino: Está ocurriendo. Los últimos 60 o 70 años de Argentina fueron con altísimos índices de inflación, y acomodarte después de todo este proceso no es de un día para el otro. Se cometieron errores, un montón, que tuvieron también que ver con imponernos metas que generaron una expectativa mayor de lo que tal vez deberíamos haber hecho. Pero llegar a este momento del país y encarar la posibilidad de un segundo mandato con el déficit ordenado, con casi autoabastecimiento energético, habiendo recuperado muchos de los stocks claves, con una infraestructura que nos hace mas competitivos en el mundo, es muy importante.

Noticias: Pero para encontrar una inflación parecida a la de los últimos tres años hay que remontarse 28 años atrás. ¿No está peor ahora el país que hace 10 o 15 años?

Delfino: Reitero: la situación económica es muy delicada. Aparte de ser un funcionario nacional soy un dirigente territorial, recorro mucho Hurlingham, y no vivo exceptuado de esta delicada situación. Si ves la foto de la inflación sí, es muchísimo más alta de lo que nosotros quisiéramos, pero estamos seguros de que este es el camino para que Argentina finalmente se sanee, y poder dejar de discutir los mismos temas que hace 70 años. Sin hacer muchos pronósticos, esperamos que la inflación siga bajando, y que el país comience de a poco a transitar un sendero de crecimiento real. Sabemos que hay muchos de nuestros votantes que hoy están enojados, y parte de nuestra desafío es recuperarlos.

Noticias: Usted es parte del equipo de Frigerio, lo que se conoce como "el ala política". ¿Cuáles son las diferencias con el ala técnica?

Delfino: Hay diferentes roles. Acá hay un capitán del equipo que es el presidente Macri, que ha asignado diferentes roles, que algunos lo sentimos de manera mucho más cómoda. Yo disfruto estar en el territorio, Rogelio también se siente cómodo discutiendo, articulando, recorriendo.

Noticias: ¿Cómo caen las críticas que hace Carrió, como, por ejemplo, cuando dijo que el oficialismo perdió en Córdoba porque faltó "presencia" del ministerio del Interior?

Delfino: Creo que lo más importante para nosotros es que el presidente Macri sea reelecto y en eso es que hay que poner nuestra energía. Hace más de 10 años que trabajo con Rogelio, y no sólo es un excelente tipo sino que está dejando todo para que a los argentinos les vaya la mejor manera y para que el país siga en este ejercicio de cambio.

Noticias: ¿No tiene razón Carrió, entonces?

Delfino: Desde hace tres años y medio hay un enorme acompañamiento del ministerio a todos los candidatos y a todas las provincias en las elecciones.

Noticias: Frigerio comentó en alguna entrevista que podría no formar parte de un eventual segundo mandato de Macri. ¿Lo imagina afuera?

Delfino: Creo que Rogelio fue el mejor ministro del Interior desde la vuelta de la democracia, y no lo digo por estar en su equipo, sino por el reconocimiento de todos los gobernadores, por el vínculo que tuvo con Monzó para sacar aprobar muchas leyes, y por el dato de que fue un ministerio que ha sido muy efectivo en la obra pública. Demostró que es un dirigente político con una enorme capacidad de transformación, pero que va a ser de su futuro sólo lo sabe él. Yo lo veo en un segundo mandato del Presidente, se lo ganó, y yo me veo gobernando Hurlingham en diciembre.

Fotos: Eduardo Lerke.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios