Viernes 30 de septiembre, 2022

POLíTICA | 20-07-2020 13:54

Alberto Fernández, Larreta y Massa: la verdadera historia de su "amistad"

El Presidente llamó “amigo” al jefe de gobierno porteño, pero este se despegó. Con quien va a hablar Larreta hoy es con Massa, íntimo hace décadas y con quién compartió vacaciones.

Cuando termine el 2020 y se tenga que hacer un repaso de los momentos más destacados de este año, seguro algún lugar especial tendrá el segundo jueves de este mes. Es que el 9 de julio dejó definiciones a varias bandas, como si fuera una especie de particular homenaje al de 1816. Porque no sólo motivó el enojo de Cristina Kirchner, que se ofuscó por no haber sido consultada sobre los asistentes a aquel acto, entre los que estaban varios empresarios de los que ella dice desconfiar, sino que, además, dejó flotando en el aire la denominación de Horacio Rodríguez Larreta que hizo el Presidente: “Mi amigo”. La calificación sonó más a política que otra cosa, y obligó al jefe de gobierno porteño a salir a aclarar, en varias entrevistas, que Alberto Fernández “no es su amigo”, como tampoco, dijo, lo es Macri. Con quién si tiene ese especial vínculo es con Sergio Massa.

Aunque Fernández asegura en público que Larreta es su amigo, a quien “conoce desde hace décadas”, lo cierto es que la primera charla que tuvieron, cara a cara, no cumplió ni siquiera un año: fue el 6 de diciembre del 2019, cuatro días antes de la asunción presidencial, cuando Larreta fue a verlo a Alberto para organizar la logística para quitar el vallado de la Plaza de Mayo. Ese tema era una excusa, ya que la idea era medir la temperatura de esa relación política por nacer. Desde entonces construyeron un vínculo laboral, que funciona y en el que hay diálogo directo, pero edificaron algo que es mucho más importante para ambos: esa relación que parece cercana sirve para enviar una señal a los polos más extremos de cada costado de la grieta. Un “rómpase en caso de emergencia” pero en clave política, que es útil para ambos, que aún están intentando construir su propio camino dentro de sus espacios, en el que hay ¿o hubo? dos líderes claros, como Macri y CFK. El mensaje no es menor, ya que, con este trabajo en común mediante, lograron llegar a lo más alto de las encuestas de imagen del país. No los une la amistad, diría Borges, sino el espanto a los sectores más radicalizados de su cuadra.

Sin embargo, con el que Larreta si es íntimo amigo es Sergio Massa. Son muy cercanos desde hace 25 años: se conocieron durante el gobierno menemista, cuando ambos hacían sus primeras armas en la política nacional. “Amigos son a los que veo hace años los fines de semana”, aclaró Larreta en estos días, y podría haberse estado refiriendo a Massa. Es que, además, ambos supieron resistir a las presiones de los tiempos: cuando uno era jefe de gabinete de la Ciudad solía sufrir los reproches de Macri por esta relación, como le pasaba a Massa que escuchaba las quejas del entonces gobierno K. Pero, como dice la canción, un amigo es un hermano, y quizás por esa afinidad es que Bárbara Diéz, la esposa de Larreta, le organizó gratis la boda a Massa y Malena Galmarini. Las dos parejas se llevan más que bien, y han compartido viajes de vacaciones juntos. Hoy Massa mantiene diálogo fluido con el jefe de gobierno porteño y, seguramente, intercambien algún mensaje por la fecha.

 

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios