Martes 7 de abril, 2020

POLíTICA | 19-03-2020 18:33

Coronavirus: más ciudades blindan sus accesos sin permiso oficial

Impiden el ingreso con montículos de tierra. El Gobierno bonaerense pide terminar con esa práctica ilegal.

En Dolores, sobre la Autovía 2 hacia la costa, hace 24 horas el municipio trabaja en el cierre de todos los accesos a la ciudad con montículos de tierra. Lo mismo sucede en Olavarría y en Monte Hermoso. Y algo similar ocurre en Villa Gesell, donde el temor a recibir personas infectadas con coronavirus crece por el comienzo del fin de semana largo.

Aunque los intendentes defendieron las medidas y difundieron las razones en los canales oficiales de comunicación de sus municipios, desde el Gobierno provincial que conduce Axel Kicillof pidieron terminar con esa práctica ilegal. "No se pueden cerrar accesos e interrumpir el paso de la población. La competencia para hacer eso la tiene el Gobierno nacional y en circunstancias extraordinarias", sostuvo el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, al término de una reunión del gobernador con intendentes.

Bianco explicó que "una cosa es tomar la temperatura y otra cortar el paso", a la vez que envió un pedido concreto a la población y a los gobiernos locales: "Es un mensaje a las autoridades y también a la gente que quiere cortar la ruta en algunos distritos para que no pase nada". 

En Dolores, la Municipalidad explicó que los cortes en los accesos a la ciudad se dan de manera preventiva para evitar el ingreso de personas que no son de la ciudad. "Esta medida va en sintonía a lo dispuesto por el Gobierno Nacional y Provincial y por los centros turísticos de la región, teniendo en cuenta la ubicación estratégica que tiene Dolores, al encontrarse sobre rutas muy transitadas, como son la 2 y 63. Por eso, también solicitamos a modo de colaboración el cierre de comercios y parrillas ubicadas sobre las Rutas", explicó el gobierno del intendente Camilo Etchevarren. 

En Monte Hermoso, al sur de la provincia, el jefe comunal Alejandro Dichiara tomó una decisión similar para evitar que nuevamente la ciudad se colme de turistas, como ocurrió días atrás. "A partir de las 14 horas de hoy jueves 19 hasta el 31 de marzo, por Decreto del Ejecutivo Municipal, se cierra el paso a Monte Hermoso a toda persona que no sea residente permanente, semipermanente o proveedor", anunció el municipio en sus redes. Y explicó que la medida responde "al poco compromiso de los turistas de no respetar la cuarentena solicitada por el Gobierno Nacional, de cara a esta pandemia mundial".

El control riguroso para entrar a Monte Hermoso exige a los residentes presentar DNI la escritura de su propiedad de su casa, además de la firma de una declaración jurada. Aunque se aclara que quedan exceptuados los camiones que transportan mercadería, los servicios de emergencias y otros considerados esenciales.

En Olavarría, el intendente Ezequiel Galli dijo que están tomando "medidas drásticas" al explicar la colocación de montañas de tierra en la mayoría de los accesos a la ciudad. Sólo dos quedarán abiertos y tendrán controles para quienes pasen.

En la costa también se están tomando medidas del estilo. Es que, a pesar de las advertencias oficiales y que incluso los intendentes de aquellas localidades lo habían avisado, largas filas de turistas empezaron a llegar desde ayer a Villa Gesell y a Pinamar. La municipalidad que conduce Martín Yeza tomó la decisión de no dejar pasar a nadie que no sea de allí, para evitar seguir propagando el virus.

Lucas Ventoso, secretario de Seguridad de Pinamar, explicó a NOTICIAS que “dispusieron la prohibición de ingreso a todos lo que no sean residentes, por cuarentena sanitaria. Sólo van a entrar los que vivan acá y para los proveedores. Máxima restricción en la entrada”. En ese lugar la situación está al límite: vecinos salieron a impedir que turistas entren, y la amenaza de la violencia está a la vuelta de la esquina. Adrián Michelena, un periodista que vive en la Costa, avisó en sus redes: “No vengan a Pinamar. Hay sólo cuatro respiradores en el hospital”.

En Villa Gesell las medidas son aún más duras. La municipalidad de Gustavo Barrera tomó la misma decisión que Pinamar, e incluso sobre la ruta apareció un cartel que dice “prohibida el ingreso al turismo en todo el partido”. En la entrada a la ciudad están rebotando a cientos de turistas que llegaron hasta allá. Adentro la situación también es compleja. Los locales están cerrados, la calle está vacía, hay patrullaje para impedir que nadie baje a playa –con una multa de $15 mil-, hoteles cerrados.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista de política.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario