domingo, diciembre 8, 2019

POLíTICA | 29-11-2019 17:01

El “Rey” de La Salada, el “preso político” menos pensado

Está procesado por liderar una asociación ilícita y por tentativa de homicidio a un policía, pero sus familiares estuvieron en la marcha organizada por Fernando Esteche.

Bajo el calor del mediodía de la primavera porteña, cientos de militantes se juntaron frente a las escalinatas de Comodoro Py a reclamar por la libertad de un grupo de presos, el jueves 28. Había de la agrupación Miles, que pedían por Luis D’Elía, de la Tupac Amaru pidiendo por su líder Milagro Sala y los de UOCRA pidiendo por Juan Pablo "Pata" Medina. Estaba Alessandra "Lali" Minnicelli, con una pancarta que pedía "Libertad a De Vido. Preso por peronista”. Y Mónica García de la Fuente por el ex vice condenado Amado Boudou.

Y entre todos ellos, que se juntaron bajo la consigna “Navidad sin presos políticos”, organizado por el líder de Quebracho Fernando Esteche, proliferaron unos carteles particulares. “Jorge Castillo, preso político por pensar diferente”, decían. Los familiares del “rey” de La Salada también hicieron su protesta.

Castillo es el “preso político” menos pensado. Porque más allá del reclamo, de que fue detenido “por pensar diferentes”, el polémico empresario flojo de papeles fue arrestado en junio 2017 por asociación ilícita, a lo que se le sumó una causa por tentativa de homicidio.

Es que cuando la policía se dirigió a su mansión en el country Haras Argentino Farm Club de Luján, Castilló se atrincheró y disparó dos veces contra los efectivos, según denunciaron, a través de la mirilla de una puerta blindada. Uno de esos tiros dio en un ojo a un agente de la Bonaerense. El "Rey" de la Salada lo desmiente: "Jamás la policía se identificó en mi domicilio y por eso mi señora llamó al 911. No herí a nadie", asegura.

Jorge Castillo

Incluso, el “rey” de La Salada está mejor que los que reclamaban la Navidad sin presos políticos en Comodoro Py. Porque en septiembre, la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora le otorgó la prisión domiciliaria, aunque todavía sigue en Ezeiza. "Hace 30 meses que me tienen secuestrado", asegura.

En el amontonamiento, sus carteles pasaron casi desapercibidos. Pero los familiares de Castillo hicieron su reclamo. No es un “preso político”, pero ni siquiera es un político preso. La justicia lo investiga como un delincuente común, que lideró una asociación ilícita que habría evadido millones de pesos y que convirtió a la feria ilegal de La Salada en la más grande del país. Allí, según investigan, junto a un grupo de matones armados administraban el alquiler de miles de puestos callejeros, amenazaban a los feriantes y hasta se enfrentaban a tiros con quien se atrevía a disputarle el poder. Él dice, simplemente que está detenido porque "se quisieron quedar con mi negocio".

Pero en el revoleo, Castillo también se sintió parte de la convocatoria del "Foro por la Democracia y la Libertad de los Presos Políticos”. Allí estuvieron sus carteles, entre los que pedían por De Vido, Boudou o Roberto Baratta y otros.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario