Lunes 3 de octubre, 2022

POLíTICA | 03-04-2022 10:24

Entrevista a Torre, el autor del libro que Cristina le regaló a Alberto Fernández

NOTICIAS charló con el sociólogo que publicó las anotaciones que llevó durante los años que fue mano derecha de Juan Sourrouille, ministro de Economía de Alfonsín. Un relato dramático.

La anotación es del 23 de julio. “Crisis de Juan. Según sus propias palabras: ‘Voy a desertar del ministerio’, me dijo a las 11 de la mañana, y se recluyó en su casa. Desde las tres a las siete de la tarde le hago compañía. Luego se entrevista con Alfonsín”.

El que escribe es Juan Carlos Torre, sociólogo, historiador, quizás el peronólogo más importante que dio la intelectualidad local, y también mano derecha de Juan Vital Sourrouille, el ministro de Economía que en aquel julio de 1988 estaba, igual que el país, al borde de explotar. El escrito es uno de los tantos fragmentos dramáticos que tiene “Diario de una temporada en el quinto piso”, el libro que acaba de editar Edhasa. Ahí Torre desclasifica, por primera vez, las anotaciones casi periódicas que tomó durante los seis años que trabajó como asesor político en la última planta del Palacio de Hacienda, en una época en la que el recuerdo de la dictadura estaba bien fresco. El resultado es tan revelador como impactante.

“Nunca se contó así la cocina del poder”, le dice Torre a NOTICIAS. Es que las más de 500 páginas del libro abren la puerta a un mundo hasta ahora reservado para la cúpula del círculo rojo, al que encima se lo narra en primera persona, en tiempo real y que se publica sin cambiarle una coma de su original. En el texto se revelan como nunca los entretelones de la cima de la política, las grescas internas de un gobierno, las presiones sin disimulo del FMI, las traiciones de la oposición y las propias, las dudas del oficialismo hacia su presidente, y también el descarnado relato en primera persona de lo asfixiante que es estar al mando de un país como Argentina. “Me gustaría que el futuro estuviese ya escrito, para poder leerlo y lograr así sobrellevar mejor la ansiedad con la que acompaño esta marcha tan escarpada del carro tirado por Alfonsín”, dice Torre el 2 de junio de 1986. A fines del año siguiente, con la hiperinflación que se iba a terminar de cargar a aquel gobierno asomando a la vuelta de la esquina, anota: “Regresé a casa deprimido ante la perspectiva muy probable de ver a mis amigos destruidos en el corto plazo por la crisis que avanza, inexorable”.

El libro, que desde que salió se convirtió en el trabajo político del momento, es perturbante porque de lo que Torre cuenta pasaron casi cuarenta años pero podría haber sido escrito ayer. Un país agrietado, al borde del colapso económico, apretado por deudas monstruosas, por una inflación galopante, y con una sociedad siempre al borde del estallido. “Los cuatro años de Alfonsín han sido cuatro años a los ponchazos, llenos de improvisaciones, porque ha quedado claro que la mayoría del gobierno no había estado preparándose para ello. Sólo la fresca memoria del pasado reciente explica que, al cabo de cuatro años de tantas dificultades, este gobierno esté todavía en funciones”, escribe el 11 de enero de 1988.

Noticias: ¿Tiene solución la crisis argentina?
Juan Carlos Torre: Habiendo vivido desde mi ya lejana juventud  a la sombra de “los ciclos de la ilusión y el desencanto” que han marcado nuestra historia contemporánea mi respuesta es: no lo sé.

Noticias: A lo largo del libro se comenta críticamente la postura de Alfonsín de intentar quedar bien con todos, dejar por lo tanto todos los flancos abiertos y no resolver los grandes problemas. La duda que surge es: ¿fue un buen presidente?
Torre: Los argentinos tuvimos la fortuna de que fuera electo en 1983 un líder con las cualidades morales, la sensibilidad social y la inteligencia política de Alfonsín. El objetivo que se propuso era muy exigente: lograr que las distintas fuerzas políticas y sociales se subieran al tren que tenía por destino la transferencia pacífica del poder de un presidente a otro y evitar que se bajaran de él buscando otros caminos. Con esa meta sostuvo más de una vez que aspiraba a gobernar para el 80% de la población. Esto implicó un esfuerzo constante por evitar que se creara una coyuntura convulsionada que abriera la puerta a la rebelión de las Fuerzas Armadas. Ese marco agregó un condicionamiento más a las políticas económicas que ya soportaban el peso de la deuda externa y la reactivación de los conflictos distributivos. En estas circunstancias la táctica de patear los problemas para adelante nos mereció a menudo en el Quinto Piso un comentario crítico. Juzgada a la distancia tiendo a ver en ella un recurso de “buen gobierno” en las difíciles circunstancias del país.    

Noticias: Una frase que me llamó la atención de su libro es cuando usted habla de la probable victoria de los peronistas post Alfonsín y afirma que ese movimiento “resulta más atractivo al otorgar un lugar a la esperanza”. ¿Puede desarrollar esa idea? ¿La crisis del Gobierno actual podría deberse a que ya no puede vender “esperanza”?
Torre: En los estudios políticos suele decirse que son los gobiernos los que ganan o pierden las elecciones porque son ellos y no la oposición los que se presentan a las elecciones con su hoja de servicios, para que sea premiada o castigada por el voto. Al término de sus difíciles seis años de mandato el balance de la gestión radical dejaba mucho que desear. No fue una sorpresa que una mayoría de votantes mirara la oferta que proponía el peronismo para renovar la esperanza de que la democracia les brindara una respuesta a sus demandas. En los resultados de las recientes elecciones se ha vuelto a cumplir el postulado porque fue el Gobierno el que perdió ya que para muchos de los que los habían votado su hoja de servicios también dejaba que desear. Veremos si en lo que resta de su mandato es capaz de renovar la esperanza.

Noticias: Usted narra lo que fue el tremendo golpe que supuso para el alfonsinismo perder las elecciones legislativas de 1987, del que no se recuperó. ¿Le pasará lo mismo al Frente de Todos?
Torre: El Frente de Todos, como hizo Alfonsín en su momento, acaba de hacer su propio recambio ministerial después del reciente revés electoral. ¿Esta decisión le permitirá remontar la coyuntura actual? No lo sabemos; lo que sí sabemos es que dos años después del cambio del gabinete de Alfonsín la UCR perdió las elecciones.

Noticias: ¿Cómo fue el proceso que lo condujo a llevar el diario?
Torre: Para alguien dedicado a reconstruir historias a la distancia, desde el ámbito académico, la posibilidad de vislumbrar cómo se forjaban las historias fue una gran suerte. Y muy pronto me puse manos a la obra para dejar un registro de los episodios que tenía a mí alcance.  Además de su valor documental, por supuesto filtrado por mi propia visión personal, el libro tiene un valor pedagógico: alerta a los que pretenden opinar en materia económica o quieren involucrarse mostrando cuán compleja es la gestión en medio de restricciones políticas

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios