domingo, diciembre 8, 2019

POLíTICA | 29-11-2019 20:11

Felipe Solá, casi Canciller: “Trump es salvaje: primero pega y después pide documentos"

El ex gobernador fue entrevistado por Edi Zunino para el programa En el barro (y clandestino). Venezuela, el Papa y las valoraciones sobre Sergio Massa y Axel Kicillof.

Si bien Alberto Fernández se resiste a confirmar a su gabinete, lo de Felipe Solá en la Cancillería suena como un hecho. Y el ex gobernador, aunque no lo dice explícitamente, se mueve como parte del equipo que ingresará al Gobierno el 10 de diciembre. "Pueden confirmar que es lo que dicen los medios y también que no hay una desmentida", dice en un juego retórico para no dar la noticia antes que su nuevo jefe político. En una entrevista con Edi Zunino para su programa En el barro (y clandestino) habló de Donald Trump, de Venezuela y del Papa, además de referirse a la política local.

En medio de la tensa relación que empieza a gestar entre Alberto Fernández y el presidente norteamericano, Solá indicó: “Trump es salvaje: primero pega y después pide documentos... Pero los pide”. Por otro lado, se refirió a la comparación entre Argentina y el país que gobierna Nicolás Maduro: “No hay ningún riesgo de ser Venezuela: acá, por suerte, las Fuerzas Armadas dejaron de hacer política en los ’90”. 

“No sé cuántos apoyan a Maduro, pero el ejército lo apoya y ese es un tema central de su permanencia. Hay una combinación de ideología y negocios muy fuerte”, dijo sobre Venezuela el posible próximo Canciller. Y agregó: “Es muy difícil sacar a Maduro sin una especie de guerra civil en las cuales el pueblo tiene todas las de perder porque el ejército está muy armado”.

Solá reconoció que en Venezuela “hay una catástrofe humanitaria de grandes dimensiones, porque se fueron 5 millones”, pero considera que se agrava la situación “por los bloqueos". "Eso que tanto le gusta al Grupo de Lima, son un agravante absoluto. El bloqueo opera en contra de lo que buscan”, argumentó.

También se refirió al Sumo Pontífice, a quien invitó a que venga al país. “Yo soy un fanático del Papa y no lo conozco. Apenas lo saludé dos o tres veces como Bergoglio. Pero le haría bien venir al país”.

Consultado por Zunino, Solá se metió con dureza en la política local. "Al elegir a Alberto, Cristina se desideologizó y se reafirmó como lider”, dijo. Y aseguró que el Gabinete va a expresar al Presidente y a sus acuerdos políticos. "Esperábamos ganar por más, hubiera sido mejor”, aseguró sobre la elección general, donde Mauricio Macri les recortó varios puntos, aunque no logró arrastrarlos al balotaje.

El próximo canciller estuvo fuerte con Sergio Massa, sobre quien dijo que no está seguro de que haya sido un factor preponderante para la victoria. “Pero hay una sociedad política que sí fue beneficiosa. Massa está en la línea sucesoria, no quiere decir que sea sucesor por estar en la línea, pero sí que se le asignó un rol importante. Tal vez ese rol que le asignaron es una muestra de pragmatismo y el abandono del dogmatismo por parte de la vieja Unidad Ciudadana hoy convertida en Frente de Todos”.

Y también se refirió al gobernador electo, Axel Kicillof: “Él es peronista por su estilo y mirada del país. Pero cuando lo nombraron ministro de Economía declaró que era marxista. Todas esas posiciones, traídas a la Argentina, con sus más y sus menos, se llaman peronismo”.

Sobre el gobierno de Cambiemos, Zunino lo consultó por los ministros de Seguridad de Nación y Provincia, Patricia Bullrich y Cristian Ritondo: “Bullrich es una fundamentalista. Dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de demostrar que lo que ella piensa es cierto”, sentenció. Y completó: “Ritondo es un peronista conservador, o un ex peronista. Él se enojará si me oye decir esto. Pero conserva mucho más ligazón con las personas y sobre todo con los dirigentes. Respeta mucho la dirigencia del Conurbano y eso fue su virtud dentro de lo que fue su gran déficit que fue la ausencia de planes”.

En una extensa entrevista de alrededor de una hora, el ex gobernador hizo referencia a sus planes con respecto a la Policía y los errores que cometieron los sucesivos gobiernos: “El principal problema es que son 90 mil. Nadie puede conducir 90 mil tipos. Ahí hay que tomar una decisión”. Y continuó: “Yo tenía 60 mil, pero Scioli le agregó muchísima gente. Para mí un gravísimo error. Lo que había que hacer era mejorar lo que teníamos, capacitarlos mucho más, hacerles bajar la panza. Demostrarle que son empleados, civiles armados, preparados para defender a los civiles desarmados. No un ejército, no son militares”. Por último, dejó clara cuál sería su idea con respecto a uno de los temas más calientes: “Hay que quedarse con una especie de FBI de 25 mil tipos y el resto tiene que ser gente que responde a las autoridades municipales”.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario