Lunes 23 de mayo, 2022

POLíTICA | 03-02-2022 15:45

Juan Manzur: ¿Qué hay detrás de los rumores de renuncia?

Las opciones que maneja el jefe de Gabinete tras las versiones sobre su salida. Por qué no es negocio volver a Tucumán.

Los rumores de cambio sacudieron la modorra del jefe de Gabinete. De repente, con el ruido que se generó en los pasillos de la Casa Rosada por un posible alejamiento de Juan Manzur, el tucumano volvió a tener el protagonismo de sus primeros días de gestión, que incluían un ritmo frenético de actividades.

En la última semana, el presidente Alberto Fernánez lo puso a su lado en un acto y se volvió a subir a un avión, invitado por un ministro, para inaugurar obras en el norte, donde lo llenaron de elogios. Tuvo reuniones varias y desmentidas enfáticas: Manzur asegura que se queda, aunque sabe que ya no pisa sobre tierra firme.

Por el momento, el jefe de Gabinete tiene tres posibles caminos a elegir: se queda en el Gobierno nacional, sin el brillo de otros tiempos; vuelve a la gobernación de Tucumán, donde pidió licencia y dejó el timón en manos de un rival; o se asegura una banca en la Cámara alta hasta 2027, aprovechando que se puso como senador suplente en la lista del 2021. Más allá de la incertidumbre del momento, el hombre tiene opciones.

La renuncia de Manzur

“La relación entre el jefe de Gabinete y el presidente es muy buena”, declaró Jorge Neme, el segundo de Manzur, a Radio 10. Fue el encargado oficial de desmentir los rumores que ganaron sustento por la fría relación entre el tucumano y Alberto Fernández, quienes desde hacía semanas no aparecían juntos ni en una foto.

La incursión de Neme por los medios no fue el único esfuerzo realizado. El mismo Presidente debió apurar un encuentro público para frenar las versiones: el lunes 24, horas después de que el diario Perfil revelara con minuciosos detalles las tensiones que

había entre los funcionarios y posible la partida de Manzur, Alberto Fernández lo incluyó en su agenda.

Fue en un acto en Morón en el que presentaría el Plan de Vacunación Nacional para asegurar la presencialidad escolar junto al ministro de Educación, Jaime Perczyk. Manzur no figuraba como participante en los partes de prensa, pero a último momento lo sentaron a la derecha del Presidente.

Al otro día, el jefe de Gabinete fue invitado por Juan Zabaleta, el ministro de Desarrollo Social, a inaugurar un Centro de Recuperación Nutricional Infantil en un pueblo de Salta. El gobernador Gustavo Sáenz le dio una mano al alicaído funcionario: “Fue muy importante que Alberto Fernández haya tomado la decisión de tener un jefe de Gabinete del norte, una región olvidada, llena de asimetrías e injusticias. Juan sabe que hay mucho que hacer, por eso nos acompaña”, declaró.

El resto de la semana la pasó entre recorridas con ministros y reuniones con empresarios, todo debidamente retratado y publicado en sus redes, en un esfuerzo por demostrar vigencia.

Sin embargo, lejos está de aquella primera etapa post PASO, cuando con su estilo avasallante, que tanto molestó en la Casa Rosada, mostraba liderazgo en las reuniones de Gabinete matutinas y en las conferencias diarias. Hoy debe sobreactuar para mostrarse con una agenda interesante.

Las opciones de Manzur

El futuro de Manzur es incierto. Si se queda, sabe que su rol como jefe de Gabinete estará reducido a una mínima expresión. Para colmo, tiene que compartir sus tareas, de manera informal, con el canciller. Es que Santiago Cafiero se corrió, pero no tanto: muchos funcionarios lo siguen visitando en su nuevo despacho, una jefatura de Gabinete paralela.

Pero para el tucumano las cosas tampoco estarán fáciles si decide regresar a su pago chico: es que cerca de Osvaldo Jaldo, el vice que ocupó la gobernación por la licencia de Manzur, discuten si tiene sentido la vuelta, cuando quedan menos de dos años de gestión y el jefe de Gabinete no puede aspirar a la reelección.

Hay una tercera opción: desde las elecciones del 2021 es senador suplente, por lo que podría negociar con Pablo Yedlin, su amigo que aspira a llegar a la gobernación de Tucumán. La idea sería quedarse con su banca a cambio de apoyar la candidatura de Yedlin en el 2023. De esa manera, podría refugiarse en la Cámara alta hasta 2027, para no quedar en el llano. Una salida elegante al laberinto político en el que se metió.

Durante la semana, también se especuló con el nombre del posible reemplazante de Manzur. Y sonó con fuerza Agustín Rossi. “Nadie nos llamó”, dicen desde su entorno a NOTICIAS para calmar los ánimos. Pero el ex ministro de Defensa está siempre expectante.

Mientras tanto, el tucumano resiste y estudia qué hacer: sabe que le están moviendo el piso, por eso teme dar un paso en falso.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios