Domingo 2 de octubre, 2022

POLíTICA | 05-08-2022 18:04

Sergio Massa y Mauricio Macri: la historia del amor al odio

El día que el ex presidente lo invitó a comer milanesas. El apodo “ventajita” y la revancha del tigrense.

Sergio Massa supo tener una buena relación con Mauricio Macri. Una noche, durante la campaña presidencial del 2015 (una carrera en la que el tigrense era favorito pero empezó a perder terreno hasta quedar fuera del ballotage), el del PRO lo invitó a comer a su casa con Juliana Awada. Massa fue con su esposa Malena Galmarini.

El austero menú fue milanesas con ensalada. Los tigrenses, acostumbrados a las tertulias peronistas en las que abunda la comida, se sorprendieron por lo frugal del menú. Al despedirse, antes de irse a dormir, pasaron por un local de McDonald 's porque se habían quedado con hambre.

En Juntos agradecieron sobre el final de ese año la posición de Massa, dividiendo al peronismo y permitiendo que Macri, por escaso margen, se impusiera a Daniel Scioli (hoy nuevamente embajador en Brasil luego de su breve paso por el ministerio de Desarrollo, otra revancha para Massa) en las urnas para convertirse en presidente.

Y al principio de la era Macri, la relación fue buena. Massa lo acompañó a la cumbre suiza en Davos, y se mostraba como un opositor moderado. Con el paso del tiempo, a Macri le empezó a disgustar la ambición del tigrense y lo apodó “Ventajita”: el tigrense, como se vio en las últimas semanas, "negocia al límite y siempre pide algo más", explican en la órbita macrista. 

Un mote que al ahora superministro todavía le molesta: "los que me llaman ventajita me tienen miedo", se defiende. Sobre el final del mandato, Massa era un opositor acérrimo y su incorporación al Frente de Todos fue clave para derrotar a Macri. En sus discursos de esta semana, le enrostró al ex presidente que dejó su mandato con un 55% de inflación. 

Claro, hoy él tiene la misión de desactivar una bomba mucho peor, en busca de su revancha. Consultoras privadas estiman que la inflación del 2022 estará por encima del 90%, y algunos otros amenazan con una de tres cifras. Los economistas que rodean a Sergio Massa, por otro lado, coinciden con muchas de las recetas de los técnicos de Juntos por el Cambio: un ajuste para frenar el consumo y la espiral de precios. 

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios