Sunday 14 de July, 2024

POLíTICA | 09-01-2024 07:38

Los tuits del nuevo funcionario de Milei que criticaban al Gobierno

El secretario de Medios Eduardo Serenellini, antes de asumir, había criticado las medidas de ajuste del Gobierno y luego borró todo de sus redes sociales. Los otros frentes de la comunicación oficial.

Eduardo Serenellini, periodista que se hizo conocido por haber tenido una larga trayectoria en Canal 26, del empresario Alberto Pierri, cobró relevancia política porque fue nombrado como nuevo secretario de Medios en reemplazo de la saliente Belén Stettler, a quien le habría faltado experiencia para hacerse cargo de la comunicación oficial de un Gobierno.

El nuevo funcionario forjó su carrera a fuerza de su productora comercial, Gruppo Serenellini, especializada en los contenidos periodísticos que el propio periodista producía. Desde 1996 compraba espacios en radio y televisión y él se encargaba de la comercialización. Ahora pasó del otro lado del mostrador y esta sería la primera vez que alguien lo contrata en relación de dependencia.

Sus últimos dos trabajos como periodista fueron como conductor del canal La Nación + los sábados y domingos, y un programa de lunes a viernes en Radio Continental llamado “Pulso Continental”. Este envío tuvo una particularidad que puede explicar su llegada al Gobierno. El lunes posterior a las elecciones generales, Javier Milei dio su primera entrevista con este periodista y el lunes posterior a la segunda vuelta el libertario también le concedió su primer reportaje a Serenellini en Continental, incluso antes que a Eduardo Feinmann en Radio Mitre. No tuvo mucha trascendencia porque esa radio se escucha mucho menos que Mitre.

Tuit Serenellini

Serenellini mantenía conversaciones casi diarias con Milei, a quien considera un amigo. Pero el día que el ministro de Economía, Luis Caputo, anunció la devaluación y las medidas de ajuste, escribió en la red social X: “No tuvieron en cuenta a los jubilados”. Y al día siguiente agregó: “El que está económicamente acomodado seguirá mejor, el que no tiene nada seguirá recibiendo sin trabajar, pero lamentablemente la clase media nunca atendida, nuevamente no escuchada y los jubilados totalmente olvidados”. Un férreo defensor de los más necesitados y de los adverbios terminados en “mente”.

Tuit Eduardo Serenellini

A los pocos días de haber publicado estas críticas, Serenellini borró los tuits. Y unas horas antes de asumir como secretario de Medios, eliminó de cuajo su cuenta de Instagram. Consultado por esta clara intención de borrar el pasado, Serenellini le respondió a NOTICIAS sin sonrojarse: “Escribí tranquilo, nada que ocultar”.

Luego de sus críticas, Serenellini, todavía como conductor de La Nación +, revisó su postura y afirmó: “Cualquiera de nosotros se recorta en distintas medidas. Uno recortará la plataforma para ver películas, otro recortará el auto, dirá ‘no lo uso más’, y otro, y ese es el que está grave, dirá ‘no hay desayuno o no hay almuerzo’, obviamente, una comida por día”. Al redondear la idea, finalizó: “Es así, es una realidad, hay que aceptarlo, no nos tiene que dar vergüenza. Todos nos empobrecimos en Argentina”.

Cambios

El capítulo de la comunicación oficial es, tal vez, el que mayores problemas está teniendo en el gobierno de Milei. En menos de un mes de gestión, la Secretaría de Medios tuvo cambios en su cúpula, hubo conflictos con los influencers oficialistas y hasta se demoraron las contrataciones de voceros para algunos ministros.

El Gobierno desembarcó con un magro equipo de comunicación. Al frente de la Secretaría de Medios estaba la ya mencionada Belén Stettler, cercana al asesor presidencial Santiago Caputo, y como subsecretario habían convocado a Eduardo Roust, un ex funcionario del gobierno de Néstor Kirchner que en los últimos diez años estuvo dedicado a la consultoría en comunicación.

Roust duró poco más de dos semanas y terminó yéndose y anunciando su renuncia en redes sociales. Las versiones fueron contrapuestas. Por un lado, Roust alegó que le negaban información, un insumo elemental para trabajar, y por el otro, desde el Gobierno deslizaron que el renunciado habría cometido alguna deslealtad, sin dar detalles.

En reemplazo de Roust llegó un periodista, Javier Lanari, conocido por ser amigo del portavoz Manuel Adorni y panelista de Viviana Canosa. Unas pocas semanas después renunció Belén Stettler, después de una reunión en términos muy duros en la agencia oficial Télam que la habría impulsado a tomar esa decisión.

Hoy la comunicación del Gobierno está manejada por periodistas, con muchos años de profesión, pero con nula experiencia como comunicadores. Tal vez, sin saberlo, ese sea el problema.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios