POLíTICA | 20-11-2019 12:47

Mauricio Macri: entre la despedida y la mudanza

El Presidente prepara su salida del poder. Vendió su departamento de la calle Libertador. Grupos de WhatsApp y preocupación por Boca.

Por estas horas, la única obsesión del presidente Mauricio Macri es la elección en el club Boca Juniors juniors. Ni siquiera el golpe de Estado en Bolivia lo preocupa tanto. De hecho, cuando se le pregunta por la crisis boliviana, entre sus ponderaciones hace referencia al referéndum de 2016 en el que Evo preguntó si podía ser reelecto y perdió. Y también destaca el informe de la OEA que marcó irregularidades en el proceso electoral. En ningún momento pone en discusión el rol de las fuerzas armadas pidiendo la renuncia del presidente o la sublevación policial. 

El domingo 10 de noviembre, cuando Evo anunció que renunciaba, Alberto Fernández llamó a Macri para ver qué posición tomaría el Gobierno y qué rol tendría la embajada argentina en La Paz. Según cuentan en las nuevas oficinas de Fernández en Puerto Madero, Macri no tenía muy claro qué haría y al parecer lo preocupaba cómo proceder en caso de que pidieran la detención de los funcionarios de Morales que estaban resguardados en la embajada argentina. Con mucha más cizaña, sostienen que Macri ni siquiera sabía que la embajada estaba cerrada. Dicen que tuvo que cortar para preguntarle al canciller Jorge Faurie y lo volvió a llamar para confirmarle que, efectivamente, estaba cerrada. En el equipo de Fernández no se conforman con haberle ganado la elección, también buscan humillarlo.

A pesar de este conflicto en la región, las últimas semanas del Presidente transitan en modo relax. Está más activo en responder los WhatsApps que le envían y hasta se sumó a grupos nuevos. El martes 5 se quedó a jugar al bridge con sus amigos hasta las 2 de la madrugada en el departamento de uno de ellos, porque desde que falleció Franco, su padre, ya no se juega más en la casa de él, en Barrio Parque. La nueva sede para jugar a las cartas casualmente queda en el mismo edificio en el que Macri vivió hasta que se mudó a la Quinta de Olivos en 2015.

La novedad con su viejo departamento de la Avenida Libertador, esquina Cavia, es que el mes pasado fue vendido a una mujer de identidad reservada quien lo habría pagado alrededor de 3 millones de dólares. Al menos a ese precio lo estaba ofreciendo la primera dama Juliana Awada. Es el mismo departamento donde vivió hasta este año Gustavo Arribas, el broker de jugadores de fútbol que manejó a los espías argentinos durante la gestión de Macri. Arribas, pensando en la reelección, había comprado un departamento en la misma zona y se mudó.

Macri Awada

La venta del departamento confirma que Macri no volverá a vivir a su viejo hogar, sino que se mudaría a la Quinta Los Abrojos, en el partido de Malvinas Argentinas, donde suele pasar los fines de semana y jugar al fútbol. La semana pasada su equipo salió campeón en un torneo que se juega a lo largo de todo el año. Entre sus compañeros hay ex jugadores profesionales como el ex defensor de Vélez Roberto Trotta. Macri no suele jugar el match completo porque tiene problemas en sus rodillas. Incluso hace unas semanas atrás estuvo con dolores muy fuertes en la columna que lo obligaron a parar.  

Boca. El fútbol es tal vez uno de los pocos temas que le cambia el humor al Presidente y sobre todo si tiene que ver con Boca. Durante la última semana antes del cierre de listas estuvo trabajando para tratar de convencer a José Beraldi de que se sume a la lista del oficialismo encabezada por Christian Gribaudo y apadrinada por Daniel Angelici. Esto se debe a que, según las encuestas que se manejan dentro del club, hoy estaría ganando la elección la fórmula integrada por Jorge Amor Ameal y el ex conductor de CQC Mario Pergolini.

Los porcentajes serían así: Ameal, 35; Beraldi, 28, y Gribaudo, 18. Más atrás y con mucho menos puntos estaría el sindicalista Víctor Santa María, quien, empujado por sus seguidores, sumaría su apoyo a Ameal. Si se juntan Gribaudo con Beraldi, podría haber una derrota de Ameal, pero eso no significa que Gribaudo gane, porque el pedido para alinearse sería bajar la lista oficialista. Algo casi imposible. El escenario más trágico para Macri sería que Beraldi sume su apoyo a Ameal, lo que se traduciría en una derrota aplastante para Angelici. Las intenciones de Macri también son que Beraldi no apoye a Ameal. 

Futuro. En el horizonte más cercano, Macri tendrá frentes de distinto tipo para prestar atención: uno será el judicial con todas las causas que lo tienen en la mira y sobre todo con las que podrían llegar tras el 10 de diciembre. En su equipo legal sostienen que la gran mayoría de esas denuncias –superan las 100– serían estériles y ni siquiera llegarían a investigarse. Eso también dependerá de la voluntad de los jueces federales de Comodoro Py. 

Otro juicio que ocupará su atención es la sucesión por la herencia de su padre Franco y que se tramita en el fuero civil. De ese trámite también participa Alejandra Macri, una de las hijas que Franco no quiso reconocer, pero que la Justicia lo obligó. En la familia Macri sostienen que los bienes de Franco se repartieron hace muchos años y que solo quedaron algunas pocas cosas. En la familia de Alejandra hay más expectativa.

Guillermo Dietrich y Mauricio Macri

El otro desafío de Macri para 2020 será mantenerse como líder de la alianza Cambiemos, algo que no dependerá solo de su voluntad y la del electorado, sino también de si Alberto Fernández lo elige como contrincante. En un reciente reportaje con la periodista Viviana Canosa, la conductora le preguntó si reduciría el envío de fondos de Nación a la Ciudad de Buenos Aires. Fernández afirmó que iba a redistribuir mejor el dinero para hacer el reparto más equitativo. Es decir que ya se ve en el horizonte un enfrentamiento con Horacio Rodríguez Larreta, quien, hasta ahora, prefirió evitar los conflictos políticos.

El jefe de Gobierno, afecto al diálogo político y la rosca, tiene buena ascendencia entre los dirigentes de distintas fuerzas. Habrá que ver si logra trasladar eso al electorado nacional. El lunes 18, Larreta tendrá una audiencia privada con el Papa Francisco en el Vaticano. Allí también se hablará de política.

Desde que perdió la elección, todas las personas que visitaron a Macri y fueron consultadas por esta revista transmiten la idea de que el Presidente está mejor de ánimo y que hasta llegó a afirmar que el hecho de que haya ganado Fernández fue un alivio, porque iba a ser muy difícil gobernar en un contexto local con recesión, inflación, devaluación, pobreza y desempleo, sumado al clima regional que estaba camino a la ebullición de estos días, con las crisis de Bolivia, Chile y Ecuador.

Ahora, relajado y con menos preocupaciones, podrá dedicarles más tiempo a sus amigos y al bridge.

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario