Jueves 26 de enero, 2023

POLíTICA | Ayer 08:30

Mauricio Macri: la estrategia del no candidato

Quiere imponerle condiciones a los candidatos. Reuniones en Cumelén y campaña “Para qué”.

En la página 130 de su libro “Para qué”, Mauricio Macri dejó un frase que puede ser interpretada como una decisión ya tomada sobre su futuro. En el capítulo “Basta es basta”, que cuenta sus últimos años en Boca, dice: “La primera pista acerca de que mi ciclo estaba concluyendo fue la sensación extraña de comenzar a sentirme esclavo de Boca. Sabía entonces, como lo sé hoy, que hay un momento en que hay que ceder el paso a otros para que puedan seguir su camino con sus errores y aciertos”.

La aclaración “como lo sé hoy” resulta reveladora a la hora de analizar el presente de Macri y sus ideas respecto de una posible candidatura presidencial. ¿Qué sabe hoy? Lo dice claro: hay que ceder el paso a otros. Los otros que compiten por llegar a la presidencia son Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

Macri ya recibió a Rodríguez Larreta durante las fiestas en el country Cumelén, en Villa La Angostura, y el martes 24 recibió a Patricia Bullrich con su marido Guillermo Yanco. A diferencia de Rodríguez Larreta, que había alquilado una casa dentro del country, Bullrich se hospedará en la casa que se construyó el ex presidente, el año pasado, frente al lago Nahuel Huapi.

Patricia Bullrich y Mauricio Macri

Las vacaciones en el sur de Macri se han convertido en la peregrinación obligada de su espacio político y también del círculo rojo que lo visita en ese paraíso patagónico. Este año, además de algunos encuentros políticos y con empresarios, también recibió a la reina de los Países Bajos, Máxima Zorreguieta, y participó de distintos agasajos que se hicieron al emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani.

En esas reuniones estuvieron Gastón Gaudio, el lobbista de Al Thani en Argentina y Uruguay, y el empresario Martín Migoya, dueño de la empresa Globant. Macri tiene un gran entusiasmo en su relación con el mundo árabe, lo ha dicho en público, y en privado cree que si el PRO vuelve al Gobierno, él puede ser quien consiga los fondos para que esos países inviertan en Argentina. Para Macri, el 2023 no está en las inversiones de fondos estadounidenses o en los capitales chinos, el futuro lo escucha en árabe.

Interna

En términos de apoyo político, Macri mostró, en los últimos meses, mayor respaldo a Bullrich que a Rodríguez Larreta. En sus reuniones con empresarios que están aportando fondos al alcalde porteño para su campaña presidencial, les pidió que también colaboren con Bullrich. También le pidió a su primo Ángelo Calcaterra que haga una “pequeña colaboración”. “El Tano”, como lo llaman sus amigos, ya habría aportado a Bullrich.

Larreta y Bullrich

Entre los recaudadores de campaña de Patricia Bullrich están su jefa de campaña María Oneto, el concejal de Tigre Nicolás Massot, la ex embajadora en la OEA, Paula Bertol, el ex presidente por un día Federico Pinedo, y el amigo y compañero de bridge de Macri, Pierre Pejacsevich. Los fondos, en blanco, se canalizan a través del Instituto de Estudios Estratégicos, la fundación de Bullrich en Argentina, pero también tiene una caja para buscar aportantes en Estados Unidos a través de un convenio con una fundación llamada American Forum Observatory on National Democracy Organization Fund.

El jefe de Gobierno porteño, por su lado, además de contar con las actividades que puede camuflar como actos de gestión, también tiene un equipo de liderado por el recaudador de la campaña presidencial de Macri en el 2015, Edgardo Cenzón, pero también lo asiste su hermano Augusto Rodríguez Larreta y de Gabriel Martino, el ex gerente del Banco HSBC en Argentina.

A quién apoyará Macri será una definición que, según confesó a su círculo íntimo, la empezaría a dar a partir de abril o mayo, cuando la campaña entre en etapa de cierre de listas.

Miguel Angel Pichetto, auditor general de la Nación y también ex compañero de fórmula de Macri en el 2019, considera que el poder no puede estar disociado de la administración y pone como ejemplo al actual gobierno donde el liderazgo lo tiene Cristina Kirchner, pero el presidente es Alberto Fernández. Es decir: Pichetto quiere que Macri sea candidato.

En su libro, que está presentando en diferentes ciudades del país -la semana pasada estuvo en Mar del Plata-, Macri va dejando un sendero que pretende que sus sucesores recorran: quiere legisladores fuertes que no se den vuelta a mitad de camino, porque cree que la batalla no será sólo desde el Poder Ejecutivo sino también desde el Legislativo, donde espera que haya reformas laborales, sindicales, previsionales y fiscales. Habla con dureza de los movimientos sociales a los que llama “extorsionadores de la paz social” y “gerentes de la pobreza”. Las últimas páginas de “Para qué” piden por una reforma educativa. En definitiva, si el candidato es Larreta o Bullrich, tendrá que lidiar con las ideas de Macri.

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios