Viernes 3 de diciembre, 2021

POLíTICA | 26-10-2021 15:05

Mauricio Macri y el cerco judicial: un regreso forzado a la política

Las estrategias para enfrentar la causa por espionaje. Vuelta a la campaña y la bronca en Cambiemos con Facundo Manes.

Mauricio Macri dudó hasta último momento. Cuando se bajó del avión que lo devolvió al país luego de un viaje laboral por Estados Unidos y Qatar, el ex presidente todavía no tenía decidido si presentarse o no a declarar en la causa por supuesto espionaje a los familiares del ARA San Juan. Era la mañana del martes 19: a la mañana siguiente tenía que estar en el juzgado de Dolores para que le tomasen indagatoria.

En aquellas horas su círculo estaba dividido. Una parte le aconsejaba ir para evitar las chicanas y acusaciones que le harían el kirchnerismo y sus acólitos -nadie podía imaginar que luego las críticas saldrían de hasta los propios-, y otra le trabajaba una sensación que vive en Macri desde hace tiempo pero que en los últimos tiempos empezó a crecer: el miedo. Fue este sentimiento el que prevaleció luego de que en la tarde del martes 19 se viera con su abogado, Pablo Lanusse. El defensor del ex presidente es de la vieja escuela y prefiere no hablar temas delicados por teléfono, por eso es que hasta que se vieron la cara no habían conversado con profundidad del caso.

En ese encuentro, Lanusse lo convenció de que varios de sus amigos tenían razón: el juez Martín Bava, le dijo el abogado, inclinaba tanto la cancha para involucrarlo en la causa que solo se podía desconfiar de él. Ahí decidieron que Macri no se presentaría y que Lanusse iba a enviar a las 8.30 del miércoles 20 un duro escrito de 28 páginas recusando a Bava. Es recién el primer round.

Al banquillo. La causa investiga un supuesto espionaje ilegal a los familiares de las víctimas del ARA San Juan. Esas maniobras se habrían desplegado desde la delegación de la AFI en Mar del Plata entre enero y julio del 2018, cuando el submarino aún continuaba desaparecido y en épocas en que los parientes se reunieron tanto con el entonces Presidente como con el ministro de Defensa, Oscar Aguad. En septiembre del 2020, la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, presentó ante la Justicia el material que dice haber encontrado en esa delegación: fotos que probarían el seguimiento y fichas de los familiares, entre otros elementos. Ahí se inició la causa, que hoy tiene procesados y embargados a los ex directores de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, e imputado -y con prohibición de dejar el país- a Macri.

Pero ahora el ex mandatario, que jura inocencia, recusó al juez y lo apuntó en un largo hilo de Twitter. “Citarme en campaña, prohibirme viajar, la incompetencia de Bava y lo funcional que es a los intereses oficialistas recuerdan a los atropellos de Oyarbide”, dijo. El juez se tomará unos días para contestar la acusación y luego será la Cámara Federal de Mar del Plata la que deberá decidir si Bava -que también investiga en una causa al intendente PRO de Pinamar, Martín Yeza- sigue o no en el caso. Tanto la defensa como la querella que representa a los familiares esperan que el debate por el magistrado se resuelva antes de fin de año.

Pero el tema no quedó solo en lo judicial. La política metió la cola. En la oposición despertaron gran revuelo las declaraciones de Facundo Manes, que criticó la decisión de Macri de no presentarse. La paciencia, entre halcones y palomas, para con el neurocientífico está al borde de agotarse. No es la primera vez que lanza dardos de los que luego se arrepiente, como hizo en plena campaña cuando habló de los impuestos de los porteños.

Pero también hizo repensar a más de uno cerca de Macri. En ese círculo están convencidos de que la avanzada judicial tiene detrás suyo a la mano del kirchnerismo, y por eso es que varios se replantearon la decisión del fundador del PRO de no competir este año y por lo tanto quedarse sin fueros. Podría ser un rebote colateral que termine perjudicando a los competidores internos, como Larreta: para mantenerse fuera de las rejas, razonan cerca de Macri, tendrá que levantar aún más su perfil político -¿quizá con otro libro?- y por lo tanto volver a poner en debate el liderazgo dentro de Cambiemos. No hay mal que por bien no venga.

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios