Viernes 9 de diciembre, 2022

SHOWBIZ | 04-06-2022 00:03

De Top Gun a Jurassic World: el boom de la nostalgia en el cine

La receta de las salas para recuperar al público adulto: conectarlos con la experiencia de su adolescencia y niñez con el regreso de títulos y elencos.

El estreno de “Top Gun: Maverick”, la secuela de la película de 1986, probablemente sea la perla en la taquilla en lo que va del año. El film de Paramount Pictures recaudó aproximadamente US$124 millones en Estados Unidos en el primer fin de semana, dando prueba que la nostalgia sea quizás lo único que pueda salvar al cine en las salas: el 55% de la audiencia tenía más de 35 años según una encuesta publicada por The Washington Post; y el 97% de recomendó la película, según el sitio de reseñas RottenTomatoes.com.

“Top Gun: Maverick”, protagonizada por Tom Cruise como el piloto Pete "Maverick" Mitchell, escapa a la lógica del protagonista superhéroe (los otros grandes estrenos a la fecha son “Spider-Man: No Way Home” de Sony; “Doctor Strange in the Multiverse of Madness” de Disney; y “The Batman” de Warner). Y precede los estrenos en pantalla de "Jurassic World Dominion" (Universal), donde regresan Laura Dern, Jeff Goldblum y Sam Neill (estrellas de la original en 1993, hace casi 30 años); y de "Lightyear" de Disney, donde se cuanta la historia del astronauta que inspiró al juguete de “Toy Story” (1995).

La nostalgia ganó el cine

Contra corriente

Desde los primeros tonos de su partitura sintetizada en los créditos de apertura, "Top Gun: Maverick" anuncia claramente que siente la necesidad... la necesidad de exprimir cada sonrisa nostálgica y soltarle una lágrima a los fans de la original de 1986.

El film rinde tributo al difunto Tony Scott y un cine de otro tiempo al que, claramente muchos añoran. El público, que se olvida del político correctismo para celebrar la épica bélica en tiempos de otra guerra; y del realismo estético de films actuales para vibrar con una fotografía bañada por el brillo romántico de atardeceres mágicos.

Y si todo funciona, es gracias a Tom Cruise, que reencarna al piloto que se burla de las reglas, engaña a la muerte y rompe corazones. Máximas que ni el propio James Bond supo sostener, ese 007 al que Cruise le rinde tributo en la exitosa saga “Misión Imposible”, una que lo consagra como la máxima estrella del cine analógico en una era digital, y probablemente también como máximo referente del cine de acción.

Si en “Top Gun” Maverick estaba resolviendo algunos problemas con su difunto padre mientras aprendía a derribar MiG soviéticos, 30 años después poco ha cambiado: todavía es capitán en la Marina de los EE.UU., trabaja como piloto de pruebas y enseña a jóvenes reclutas mientras lucha por evitar la obsolescencia a manos de los drones que vuelan a distancia.

Y sigue allí la culpa persistente por la muerte de su mejor amigo Goose (Anthony Edwards), que revive cuando tiene que tutelar a su hijo Bradley (Millas Teller). Un conflicto que se repite en otras sagas como “Creed”, la secuela de Rocky con Sylvester Stallone; y “Obi-Wan Kenobi”, donde Ewan McGregor debe velar por los mellizos de su amigo y luego némenis Darth Vader (Hayden Christensen regresa como Anakin Skywalker), porque las fórmulas de la nostalgia tienen vínculos familiares que se repiten.

Secuelas heredadas

Los regresos de personajes dos y tres décadas después hace tiempo que son una moda. Una que ha llegado para quedarse. Después de que Hollywood  probara hace más de una década con “Tron: Legacy” (2010) y “Scream 42 (2011), reviviendo títulos que parecían muertos y enterrados, el género realmente prendió fuego en 2015 con franquicias inactivas desde hacía 30 años. “Mad Max: Furia en la carretera” cambió a Mel Gibson por Tom Hardy, recaudó US$ 375 millones, obtuvo 10 nominaciones al Oscar y ganó seis; Mundo Jurásico recaudó 208 millones de dólares en el primer fin de semana y  670 millones de dólares en todo el mundo; "Creed", centrada en el hijo del difunto némesis convertido en amigo de Rocky, Apollo Creed, con una excelente dirección de Ryan Coogler ganó US$ 214 millones; y “Star Wars: El despertar de la fuerza”, volvió a traer a Han, Leia, y Luke a casi 40 años de la original.

La nostalgia ganó el cine

Y atrás vino la vuelta de Día de la Independencia con “Resurgimiento” en 2016, dos décadas después y con el regreso de Jeff Goldblum; “Blade Runner 2049” (en 2017 a 35 años de la original); y “Jumanji: Bienvenidos a la jungla” (2017), secuela del film de 1995 protagonizado por el difunto Robin Williams. Por citar solo algunas, a las que se suman más recientemente el relanzamiento de la franquicia Matrix con “Resurrection” (a fines del 2021), y el regreso de los Caza Fantasmas en “El Legado”, a principios de este año.

Y el próximo paso en esa seguidilla será la reunión cumbre del elenco original de “Jurassic Park” en la épica conclusión (?) de la saga: “Jurassic World: Dominio”. La nueva cinta de Colin Trevorrow se ubica cuatro años después de que la Isla Nublar fue destruida. Los dinosaurios conviven con los humanos, lo que reconfigura el equilibrio del mundo y pone en duda quién será ahora el depredador más temible. “No solo estamos terminando la historia que comenzó en 2015 en Jurassic World, sino que estamos concluyendo la que comenzó en 1993 en Parque Jurásico. Por eso esta historia necesita de todos los personajes de la saga”, cuenta Trevorrow que apela a un combo de estrellas para romper la taquilla.

Tendencia afincada

Hollywood se juega sus mejores cartas en la búsqueda del rescate de las salas. Estudios y exhibidores todavía están compensando las pérdidas sufridas durante la pandemia, y ajustándose a las nuevas formas de hacer negocios, incluidas las ventanas de lanzamiento más cortas y la necesidad de alimentar sus propios servicios, mientras se preguntan si el cine volverá alguna vez a los niveles previos al Covid.

“Todavía estamos esperando que regresen las audiencias mayores”, apuntó Jim Orr, jefe de distribución de Universal Pictures. A principios de mayo los ejecutivos de los estudios y las estrellas de cine conversaron con los dueños de los cines y los exhibidores en una convención en Las Vegas. Y las expectativas son particularmente altas para “Top Gun: Maverick”, producida por Jerry Bruckheimer, que nunca renunció a querer estrenarla exclusivamente en los cines por su gran cantidad de fotografías aéreas y efectos. “Es el tipo de película que abarca la experiencia de ir al cine”, insiste Bruckheimer.

La nostalgia ganó el cine

Antes de la pandemia, la temporada de cine de verano (invierno en este hemisferio) podía producir más de 4000 millones de dólares en venta de entradas, equivalente al 40 % de los ingresos brutos del año según Comscore. En 2020, ese total se desplomó a US$176 millones. El año pasado recuperó algo con US$ 1.7 mil millones, pero las cosas apenas volvieron a la normalidad: muchos optaron por retrasar lanzamientos o emplear estrategias híbridas con sus plataformas.

El servicio de venta de entradas Fandango encuestó recientemente a más de 6000 compradores de entradas, y el 83 % dijo que planeaba ver tres o más películas en la pantalla grande en junio y julio. "Top Gun 2", "Jurassic World: Dominion", "Thor: Love and Thunder", “Elvis”, “Lightyear” y “Minions: The Rise of Gru”, prometen reposicionar a las salas. Pero las plataformas tienen con qué competir en ese período. “El streaming tiene un lugar en el mundo, pero no es lo único en el mundo”, insiste Bruckheimer, y concluye: “Todo depende de las películas. Siempre se trata de las películas”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios