Viernes 9 de diciembre, 2022

TEATRO | 10-10-2022 00:54

Complejos vínculos familiares

“Los gestos bárbaros” de J. I. Fernández. Con Valentina Bassi y elenco. Dirección: C. Drut. El Picadero, Pasaje E. Santos Discépolo 1857.

★★★ Pregúntame si yo alguna vez quise tener tres hijos”, expresa Alicia, con angustia contenida, a su hijo Eduardo, en uno de los diálogos filosos y descarnados de “Los gestos bárbaros”.

En la pieza, escrita por el joven y prolífico dramaturgo argentino Juan Ignacio Fernández, el personaje de Alicia (Silvina Sabater), es una madre terrible que no ha querido tener tres vástagos, pero cedió a regañadientes, ante la presión de su marido, el ex intendente del pueblo perdido en el que transcurre la acción.

Los retoños son Eduardo (Ignacio Rodríguez de Anca), que sigue la línea paterna, también se dedica a la política y está casado con Isabela (Laura Novoa), con quien tienen, ya mayores, una pequeña bebé llamada

Lara. Le sigue Emilia (Valentina Bassi), que regresa después de quince años a la casa familiar, luego de sufrir un accidente automovilístico que le dejó secuelas y no puede recordar casi nada del pasado. El menor es Tadeo (Francisco Bertín), un muchacho errante, que no encuentra el rumbo en su vida, anda quemando campos como acto de rebeldía y al que la matriarca de la familia, muy pendiente del “qué dirán” y la opinión de los demás, pretende alejar de la existencia pueblerina.

Como en casi todo encuentro familiar, en las conversaciones van surgiendo las diferencias, los reproches, las acusaciones cruzadas y la sensación de insatisfacción. Ninguno parece estar convencido del rol que le toca vivir en esa familia disfuncional, como tantas otras que el teatro ha reflejado a lo largo de su historia. Aunque, si aventuráramos una metáfora de lo que acontece en escena, esa matrona sutilmente feroz, bien podría representar al país y la necesidad ancestral de expulsar al débil o al diferente del círculo áulico en que vivimos.

Si bien el director Cristian Drut (dirigió “Tu amor será refugio”, del mismo autor), trabaja los vínculos con sutileza, la propuesta se torna un tanto críptica. A favor cuenta con un elenco homogéneo, en el que se destacan las presencias femeninas. Bassi, como la atribulada muchacha que ha perdido la noción de realidad; Novoa, en la piel de la mujer que tiene una gran dificultad para relacionarse con su criatura; y Sabater, en el rol de la señora a la que le gustaría seguir moviendo a su antojo los hilos de su estirpe. Empero, no le van en zaga Rodríguez de Anca y Bertín.

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios