Viernes 27 de mayo, 2022

TEATRO | 11-03-2022 16:22

“El hombre de acero”: un excelente unipersonal

Escrito y dirigido por Juan Francisco Dasso. Unipersonal con Marcos Montes. Espacio Callejón Humahuaca 3759.

★★★★★ No ser mirado a los ojos debiera ser una forma de tortura. Ni que hablar si el que no te mira a los ojos es tu hijo…”, se lamenta, con tristeza y desesperanza el atribulado protagonista de este monólogo.

El soliloquio, es una de las formas más atractivas por las convenciones que lo rodean. Los espectadores asistimos a esa especie de contrato silencioso en que estamos obligados a escuchar, con suma atención, sin tener la posibilidad de preguntar o responder.

En este caso, el joven y promisorio dramaturgo y director Juan Francisco Dasso, logra atrapar nuestros sentidos hasta convencernos que la historia va en una dirección, para derivar a otra, más sorprendente. Su pieza es como el mítico caballo de Troya; plantea una posibilidad, pero esconde otra. Obvio, no haremos aquí ningún tipo de anticipo sobre el desenlace, para que la sorpresa se mantenga.

El sólido e inteligente texto ganó el XII Premio Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia, y debía ser estrenado hace dos años. Pandemia y cuarentena eterna mediante, sólo pudo tener una lectura. Ahora ve la luz con la deslumbrante actuación de Marcos Montes, artista todo terreno, capaz de representar, de forma admirable, a la siniestra ama de llaves que custodiaba el destino de Isabel Perón en “Happyland”, o brindar “Un mundo guardado”, su tributo al célebre trovador Atahualpa Yupanqui, entre muchos trabajos destacados.

En la cocina minimalista de una casa, en un barrio cerrado, el matrimonio integrado por nuestro “hombre de acero” e Irene, la esposa, vive junto a Neo, el hijo de trece años con autismo. Como en todo preadolescente, el despertar sexual comienza a surgir con un ímpetu irrefrenable y el padre, en un alarde de amor y comprensión por su vástago, intentará lo imposible para alcanzar empatía con ese niño, encerrado desde hace cinco horas en el baño.

No alcanzan los adjetivos para calificar la entrega de Montes, solo queda rendirse ante su talento sutil y conmovedor. Con múltiples matices y extrema sensibilidad desgrana recuerdos y anécdotas juveniles del personaje, que contribuyen a formarnos una idea de su loable propósito. En suma, una propuesta excelente e imperdible que, sin dudas, se sitúa entre las mejores de la escena independiente.

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios