TEATRO | 21-10-2020 14:37

La escuela de las mujeres

“La escuela de las mujeres” de Molière. Con Claude Duparfait, Suzanne Aubert y elenco. Dirección: Stéphane Braunschweig. Gratis en Vimeo.

**** CUATRO ESTRELLAS. Las restricciones de la cuarentena argentina, por suerte, no impiden disfrutar de la escena internacional filmada con múltiples cámaras e iluminación adecuada, para ser vista en formato cinematográfico o televisivo. Tal el caso de la siempre innovadora programación del Odéon Théâtre de l’Europe de París, que lanzó online su producción de 2018 de “La escuela de las mujeres (L’École des femmes)”, una comedia satírica de Molière, sobre modales y adulterio, originalmente estrenada en 1662.

De los tres o cuatro autores llamados clásicos que montan los escenarios del mundo, Molière o Jean-Baptiste Poquelin –su verdadero nombre–, figura en lugar destacado. Nació en París, en 1622, y murió en la misma ciudad, en 1673, pocas horas después de interpretar al protagonista de su obra “El enfermo imaginario”. Sus piezas se representan a menudo en variedad de versiones y, por más experimentos o innovaciones a que son sometidos, queda siempre en pie lo esencial de su genio, que consiste en ser, perpetuamente, un excepcional hombre de teatro.

Más de trescientos cincuenta años después, sus farsas persisten porque, como afirmó el genial cineasta italiano Federico Fellini, “la condición humana ha sido la misma, en cualquier tiempo y lugar”. Y el gran dramaturgo francés supo pintar esa condición como pocos.

En el argumento, Arnolphe (Claude Duparfait), es un hombre maduro que desea gozar de felicidad conyugal y teme que su futura esposa lo engañe. Por eso, decide casarse con su pupila Agnes (Suzanne Aubert), educada y recluida en un convento.

Ambientada en un gimnasio moderno, la excelente producción de Braunschweig da a todo el texto vigencia y una rara profundidad psicológica. Va más allá de los personajes comunes del anciano impotente y la virgen inocente para ofrecer algo sutil. Duparfait, con traje elegante, interpreta a un hombre cómicamente incómodo en su propia piel. Aubert, mientras tanto, es moderna. Su respuesta a las opiniones patriarcales es reír incontrolablemente. ¿Quién necesita un gran discurso para responder a veredictos absurdos? Puede que no tenga experiencia, pero es una mujer a cargo de su propio destino. Nada menos.

Disponible de forma gratuita en vimeo.com/327310297.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios