TELEVISIóN | 09-10-2020 10:34

Mujeres de eltrece

“Mujeres de eltrece”. Magazine. Lunes a viernes, a las 14.30, por eltrece. Conducción coral. Producción: LaFlia.

* Cuando se anunció esta propuesta que reunía a Soledad Silveyra, Teté Coustarot, Claudia Fontán, Jimena Grandinetti y Roxana Vázquez (foto), para abordar temas periodísticos y de entretenimiento, fue inevitable recordar a la legendaria conductora y productora Blackie.

En 1976, por Canal 9, Paloma Efron (su verdadero nombre) condujo “La mujer”; que se emitía en horario vespertino con el propósito, adelantado a su época, de valorizar su rol en una sociedad mucho más patriarcal. Ya no se trataba del clásico esquema “para ama de casa”, de “Buenas tardes, mucho gusto” (1960, Canal 13). Si bien Pinky con su “Feminísima” (1966, Canal 2) comenzó a ampliar el espectro temático de los programas femeninos, el estilo Blackie abrió un camino novedoso. Tal fue su legado que, el 6 de diciembre, fecha en la que nació, se celebra el día del productor radial y televisivo argentino.

Después llegarían “La cigarra” (1984, Canal 11), liderado por María Elena Walsh, María Herminia Avellaneda y Susana Rinaldi. Al año siguiente, en ATC, “20 Mujeres”, a cargo de Mónica Gutiérrez y Fernando Bravo, que incluyó la participación femenina a través de una tribuna que hacía preguntas. También “5 mujeres” (1991, ATC), “Cada día una mujer” (1996, ATC), “Infómanas” (1997, Telefe) y “Grandiosas” (2002, Canal 13), entre otros.

El accidentado “Mujeres de eltrece”, producido por LaFlia, la empresa de Marcelo Tinelli, no se puede comparar con ninguno de los envíos mencionados en el racconto porque desde el vamos, sumaron un traspié tras otro. Debutaron con Vázquez confinada por contagio de Covid-19 e incluyeron el innecesario hecho de cocinar, cuando proliferan canales dedicados a eso. Luego, tras apenas cinco emisiones, también Fontán contrajo la enfermedad; lo que obligó a sus compañeras a resguardarse, y ser reemplazadas, en etapas, por Flor de la V, Sandra Borghi, Luli Fernández y María Julia Oliván.

De forma imprevista, las iniciales entrevistas a personalidades variopintas o fuertes testimonios de personas con difíciles historias de vida, aunque erráticas, mutaron a una extensión del “Cantando 2020”, concurso nocturno de la productora, en un giro de 180 grados. Con móviles en exteriores, incluido el interior del país, y participantes en el estudio, a fin de audicionar intérpretes amateurs para que lo integren, el programa se transformó en un híbrido.

Nada que remita a la realidad, intereses o necesidades cotidianas, nacionales o mundiales, de las mujeres empoderadas del siglo XXI. Todo conspira en esta búsqueda de una estructura. Lo que se ve resulta tan apresurado e incómodo como confuso y fallido.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios