Personajes / 28 de marzo de 2014

Gustavo Noriega: “A la realidad le entro por un lado oblicuo”

Ex crítico de cine y panelista de tv, columnista en radio con Majul, publicó un libro sobre el discurso progre.

Outsider. Nunca se sintió un periodista, sino “un afortunado al que le pagan por hablar”.

Cada vez que al escribiente Bartleby, el personaje del cuento de Herman Melville, su jefe le proponía una tarea nueva, respondía hasta las últimas consecuencias: “Preferiría no hacerlo”. Devorada hace años, esa frase hizo tal mella en el ánimo de Gustavo Noriega, que la grabó en una carta que guarda en su manga para mostrarla en casos de incomodidad. Pero salvo en aquellos abismos, en todo lo demás, contesta:

Noticias: Señor Noriega, ¿es usted un diletante?
Gustavo Noriega: No sé bien qué quiere decir pero suena a que me encaja.

Gustavo-Noriega-17

No sabemos si antes o después de abrazar a Melville, pero interesado desde siempre en la teoría de la evolución, decidió estudiar Ciencias Biológicas en la UBA, donde se graduó y fue becado en el Conicet durante los tres años –dice– más aburridos de su vida: “Fue mi época menos fecunda intelectualmente porque la práctica cotidiana es rutinaria, sin ningún atractivo”. Sin desanimarse, consigue trabajo en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), experiencia que luego le serviría para su libro “IndeK, historia íntima de una estafa”. Pero entonces, mientras procesaba datos ajenos, coincidió en un taller de diseño con el crítico Eduardo “Quintín” Antín y con Flavia de la Fuente.

Rodeados de Vhs, fundan una revista de cine diferente, “El amante”, en 1991. “A los 38 años, por primera vez empezaba a escribir sobre cine. No era exactamente un cinéfilo pero veía películas de manera sistemática”, dice sobre el medio, hoy en formato digital, que ya no dirige.

Noticias: ¿Prefiere ser considerado crítico de cine o periodista?
Noriega: La crítica de cine ya la abandoné, no me interesa más. Periodista tampoco creo ser. Prefiero no ser ninguna de las dos cosas. Me gusta estar afuera, manteniendo la mirada clara, como de alguien que va a curiosear, que puede mantener una distancia y no ser parte de la maquinaria.

Noticias: ¿Cómo trataron los especialistas del momento a un outsider?
Noriega: Nuestro lema era “No conocemos a nadie y nadie nos conoce”. Nos empezaron a odiar porque decíamos cosas muy distintas a las que se decían en esa época, molestaba esa falta de arraigo y no se sabía cuál era nuestro lugar. Después de unos 15 años, ya pasamos a ser parte del establishment del cine, pero en los primeros tiempos la revista resultaba irritante.

Noticias: ¿Qué decían que nadie decía?
Noriega: Palos a (el cineasta) Peter Greenaway, al que se festejaba como a un dios y nosotros decíamos que hacía películas horribles; los saludos al cine norteamericano, el cine clásico, las comedias. Ahora pasaron tres generaciones de críticos para los que ya no es mala palabra Hollywood.

Noticias: ¿Cómo llega a la tele?
Noriega: Por (Diego) Gvirtz. Leía una columna mía sobre televisión que hacía en la revista “TXT” y me llamó para el panel de “Indomables”, en América (después “Duro de domar”, por El Trece). Ni conocía a (Roberto) Pettinato,

Casado con Mariela (42), papá de Elías (3) y Francisco (20), que tuvo con su anterior pareja, Noriega fue el último de los cuatro hijos de un matrimonio de clase media militante del PC. El hermano falleció hace 20 años (Ricardo, reconocido matemático) y las dos hermanas mayores gozan de saludable kirchnerismo: “Las quiero mucho pero casi no hablamos. Es difícil, vemos la realidad de manera muy opuesta”.

Noticias: ¿Por qué dedicó el 2013 a escribir, con Guillermo Raffo, “Progresismo, el octavo pasajero”?
Noriega: Porque vimos que se cristalizaba un sentido común muy restrictivo y represivo, que impedía cuestionar y preguntarse. Sentí que había que tomar a ese sentido común de las solapas, sacudirlo y ponerlo en cuestión. No nos interesó separar la paja del trigo, discutir que es progresista y que no, sino que lo rechazamos de entrada.

Noticias: Con Majul opina de política. Escribe sobre política. ¿Está interesado en recorrer el camino de las candidaturas o la función pública?
Noriega: No, para nada. Es una puerta que me abrió Majul, para opinar sobre algunos temas. Pero es lo último que haría en mi vida, preferiría no hacerlo. No me gusta especialmente trabajar y conseguí que me pagaran por pasar música y hablar sobre lo que me gusta. Tuve mucha suerte. Es la vida que me fue llevando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *