Personajes / 4 de Abril de 2014

Agustina Lecouna: “Odio el orden, soy puro caos”

Tras vivir tres años en Chile, regresó y debutó con un protagónico en el thriller “La segunda muerte”. Tentaciones, culpas y embarazo.

radiante. Instalada en San Isidro con su familia, cursa el quinto mes de embarazo. Campana y Man

Dice que cuando quiere algo agota los recursos para conseguirlo y en ningún caso presupone un “no” por adelantado. Hace tres años se “obsesionó” con los hermanos Coen, y cuando se enteró que filmarían “Balada de un hombre común”, viajó a Nueva York y fue a la oficina de los cineastas, pero estaba cerrada. Esperó varias horas en la puerta con la esperanza de verlos. Como no lo consiguió, trepó unas rejas y logró dejar su material en un sitio seguro para que lo vieran. No la llamaron, pero no descarta que en algún momento lo hagan.

Agustina Lecouna considera que para alcanzar objetivos es necesario jugarse, y no la detiene recibir un “no” como respuesta. Gracias a su insistencia consiguió los papeles que más la enorgullecen, como la policía que interpreta en “La segunda muerte”, su primer protagónico cinematográfico, estrenado en marzo.

Agustina-lecouna-20

“Cuando me enteré que preparaban un thriller averigüé quién era el dueño de la productora y le mandé un mail eterno por Facebook. Le pedía que me diera una oportunidad y que por favor me pruebe para el papel de policía”, cuenta divertida la actriz, en el bar del complejo de San Isidro donde se está instalando.

Después de tres años en Chile, vuelve al barrio de su infancia, ahora embarazada de cinco meses y acompañada de su hija Violeta (1) y de su marido, el empresario cervecero Diego Balbussi (39). y continúa en pleno proceso de desarmar cajas en lo que será su nueva casa: “Me vine al complejo porque es el aterrizaje más fácil. Está mi mamá que me ayuda y mi hermano también vive acá. Pero mi idea es mudarme en algún momento”, desliza Lecouna.

Noticias: ¿Tenía ganas de volver a la Argentina o logró habituarse a la vida en Santiago?
Agustina Lecouna: Me gustó, pero extrañaba mucho la vida cultural y a la familia. Me aburrí un poco. Me faltaba la calle Corrientes, los teatros, salir a cenar hasta tarde. El folklore nuestro. Allá es más tranquilo. Quizás tenga que ver con tantos años de dictadura. Sí disfruté mucho de la naturaleza. Igual, cuando fuimos sabíamos que era solo por tres años.

A los tres meses de conocer a su actual marido, y en plena etapa de enamoramiento, él se fue a vivir a Chile por trabajo. Durante un año mantuvieron la relación a distancia: su enamorado viajaba los viernes a Buenos Aires para pasar el fin de semana juntos. Para la actriz significó una prueba de amor. Y por segunda vez, se animó de dar el sí en el Registro Civil.

Noticias: Se casó a los 24 años con Tomás Sánchez Córdova y no funcionó, ¿le costó reincidir en el matrimonio o se mandó sin dudarlo?
Lecouna: No, me dijo: “¿Te querés casar?” Sííí, a full, no me importa nada. No pasa nada si después tenés que divorciarte, si no es, no es. Con mi ex marido tengo la mejor. No tengo pruritos, yo apuesto. Es como con los personajes: si me sale mal uno en el cine no quiere decir que no puedo hacer cine. Tengo que poder evolucionar y el próximo será. Pero este que interpreto en “La segunda muerte” creo que me salió bien (ríe).

Noticias: Con apenas una participación en la película “Francia”, se animó a pedir un protagónico. No es fácil de intimidar.
Lecouna: Cero problema. Cuando hice “La gata sobre el tejado de zinc caliente” le escribí al director y me decían que no. Lo hice llamar a mi representante, le mandé el material…Respondía: “¡No la quieroooo!” (risas) Lo iba a hacer otra actriz pero se cayó poco tiempo antes, y tanto lo había hinchado que me probó. Finalmente la hicimos y estuvo buenísima, nominada al ACE como mejor obra. Estuvimos seis meses en cartel. Sí entré a la televisión por conocidos, empecé con Cris Morena, que es amiga de mi papá.
Noticias: ¿En qué momento comenzó a sentirse merecedora de las propuestas laborales que recibía?
Lecouna: Pienso que al hacer teatro, esto que te contaba de mi insistencia por el papel de “La gata sobre el tejado”. Y con el unitario “Historias de sexo de gente común”, me llamaron porque yo me presenté y no por ser conocida de alguien. Cuando me empecé a vincular en proyectos que me interesaban a mí, la cosa se modificó. Y obviamente, estudiar también te da seguridad. Cuando te sacás de encima la mirada del otro, empieza a aflorar algo tuyo.

Noticias: Después de haber incursionado en teatro y cine, ¿le gustaría volver a las telenovelas?
Lecouna: Lamento no haber disfrutado más el juego de las telenovelas, me gustaría interpretar una buena villana, con los códigos del género. Y seguir divirtiéndome como actriz, encarando desafíos que me entusiasmen. El cine me apasionó. Ahora voy a interpretar a una madre en el Cervantes, y también me copa, voy a pisar ese teatro por primera vez. Otra cosa que quería hacer era trabajar en el teatro nacional. Mil veces me presenté en el San Martín pero nunca me tomaron.

Noticias: ¿De qué manera convertirse en padres influyó en la relación de pareja?
Lecouna: Tenés que buscar los tiempos para conversar, para salir… Pero verdaderamente tengo un marido que me apoya muchísimo. Me fui a Puerto Rico una semana a presentar una película y él se quedó con la beba, y sin ayuda. Obviamente tenemos que buscar los momentos para estar juntos, no es que llega de trabajar y nos tomamos un café y nos ponemos a charlar como antes. O que un miércoles podamos decir: che, tomemos una cervecita y vayamos al cine, eso ya no. Ahora hay que programarlo y conseguir ayuda. Y ser estructurados, algo que yo no soy. Odio el orden, soy puro caos. Mi marido sí es ordenado. Creo que la maternidad te ayuda a organizarte, incluso con tu pareja. Pero esa cosa aventurera de estar en Chile e irnos al Sur manejando durante seis horas, eso ya no pasa.

¡Lee la entrevista completa suscribiendote a la revista!

 

Comentarios de “Agustina Lecouna: “Odio el orden, soy puro caos””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *