Sociedad / 30 de Octubre de 2014

Qué le pasa a Maradona

La entrevista al médico Alfredo Cahe que revela los duros secretos sobre la salud del ex 10.

Fue triste de ver. Un jefe de Estado tuvo que palmearle la espalda al mejor jugador de todos los tiempos para que termine una frase llena de monosílabos. “¡Embrague, embrague Diego!”, le dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, mientras se reía a los gritos como invitado especial de “De Zurda”, el programa que Maradona condujo junto a Víctor Hugo Morales desde Brasil para el canal chavista Telesur y que la TV Pública repitió desde Argentina. Diego trastabilla, habla lento, con la voz densa y va contra su actual novia: Rocío Oliva.

¿Qué le pasa, entonces, a Maradona? Alfredo Cahe es su médico personal desde hace una década. Después del mundial, lo esperaba en Buenos Aires para un chequeo completo. Él también lo vio en “De Zurda”, y tiene su teoría al respecto.

NOTICIAS: ¿Cómo lo vio a Diego?

Alfredo Cahe: Vi el programa en dos oportunidades, y me dio la impresión de que había tomado un poco más de ansiolíticos de lo que le conviene, un exceso de medicación tranquilizante. O que tiene efectos residuales. Desconozco si tomó antes de salir al programa.

NOTICIAS: ¿Es un consumo recetado o por decisión propia?

Cahe: Por decisión propia.

El médico admite que trata a Diego con una dosis ligera de ansiolíticos. También afirma que la chance de una recaída en la cocaína es una etapa superada. Niega, por otra parte, que el futbolista sufra algún tipo de daño cerebral tras años de consumo de droga, un mito que impera en el ambiente del fútbol: chequeos realizados en el 2013, en el Centro de Diagnóstico Rossi, descartaron ese problema. Pero, con Diego en Oriente Medio, marcarlo de cerca se vuelve difícil. Rocío Oliva compartió su intimidad en Dubai. En una entrevista con NOTICIAS, en junio, que los abogados de Maradona intentaron impedir que se publicara mediante un bozal legal, Oliva dio precisiones inquietantes. “Si necesita tomarse entre 10 y 15 pastillas para dormir, algo le debe estar molestando”, admitió, para luego agitar más el fuego: “Cuando tomaba alcohol se ponía violento”. “Alplax y champagne”, sentenció la rubia. Pero en el resto de su entorno, el consumo de pastillas y alcohol es un tema tabú. Consultado en su momento, Maradona, no quiso responder preguntas de esta revista.

Desde el 2011, Maradona vive en los Emiratos Árabes como “embajador deportivo” del sheik local, Mohammed al Maktoum, con un sueldo que, se estima, sería de cinco millones de dólares anuales. El Whatsapp es su vía de contacto con familiares, amigos y ex parejas en la Argentina. Fuma habanos y mira tele, sin que nadie lo vigile.

En NOTICIAS de esta semana “Maradonitis: depresión, pastillas, alcohol y furia”.

Conseguí tu revista online

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *