Opinión / 10 de agosto de 2015

Por qué el oficialismo podría ganar en octubre

Los oficialismos ganan en América del Sur. El caso argentino: ballotage atenuado y perspectivas de la oposición.

Por

balottage argentina 2015

En el 2014 tuvieron lugar cuatro elecciones presidenciales en la región: Brasil, Colombia, Uruguay y Bolivia. En las cuatro ganó el oficialismo –aunque fueron gobiernos con tendencias ideológicas diferentes–, y en los tres primeros casos, un mes antes parecía que la oposición iba a ganar en la segunda vuelta, lo que finalmente no sucedió.

Ahora en la Argentina se han realizado diez elecciones provinciales adelantadas: en nueve de ellas ha ganado el oficialismo provincial, del color político que fuera (incluyo en ellas a Tierra del Fuego, donde un aliado del kirchnerismo fue reemplazado por el FPV).

El único caso donde no se dio la victoria del gobierno provincial fue en Mendoza, donde ganó la oposición. En este caso, el FPV que gobernaba la provincia obtuvo el 40%, pero fue derrotado por la oposición, que alcanzó el 46% con una alianza amplia, que alineó detrás de la fórmula radical a Massa y Macri, el Partido Demócrata local, el Socialismo, el Socialismo Unificado y hasta el Movimiento Libres del Sur.   

La tendencia es muy clara: están ganando los oficialismos en América del Sur.

Yendo a la elección de octubre, el candidato oficialista, además de tener el respaldo del gobierno nacional y la oposición dividida, cuenta con un ballottage atenuado. Si la Argentina tuviera el sistema clásico, que requiere 50% para ganar en primera vuelta, no habría duda de que habría segunda vuelta y ello favorecería a la oposición. Pero en el caso argentino, con llegar al 45% se gana en primera vuelta y a partir del 40% también, si se tiene más de 10 puntos de ventaja sobre el que sigue.

Por estas razones, no es tan sorprendente que el oficialismo pueda ganar las elecciones; de hecho, sería una sorpresa que no fuera así.

Es posible que esta vez el FPV tenga 10 puntos menos que en el 2011. Ello muestra un desgaste, pero si tiene más de 6 puntos de ventaja sobre el que sigue, mantendrá la expectativa ganadora de su lado para octubre.

En cuanto al tiempo, no hay que olvidar que en la región, de acuerdo con los resultados en las presidenciales del año pasado, el PT gobernará 16 años Brasil; lo mismo sucede en Colombia con la centro-derecha y con el Frente Amplio en Uruguay, que gobierna el país desde hace 15 años; y Evo Morales gobernará otros tantos en Bolivia.

Es posible que la suma de los espacios de Macri y Massa supere a la suma de Scioli en 10 o más puntos, pero sin una alianza, es solo una suma teórica.

* Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

En esta nota: