Personajes / 27 de Abril de 2016

Ibrahim Ferrer Jr.: “Hoy Buena Vista es una marca”

Hijo de Ibrahim Ferrer y músico como su padre, se radicó en Buenos Aires. Días en altamar, gastronomía y los Stones en Cuba.

Hace ya 16 años se instaló en la Argentina, el país que más conoce más allá de su Cuba natal. Vive en Hurlingham, pero el encuentro prefirió hacerlo en Ciudad Jardín de El Palomar, en la Plaza del Aviador, rodeada de bares, gente que pasea despreocupada y niños que van y vienen de la escuela. Lleva el mismo nombre que su padre, el célebre Ibrahim Ferrer que deslumbró al público del mundo desde el documental de Buena Vista. Después de pasar buena parte de sus días en altamar durante 29 años, cuando cambió de residencia cambió también de profesión y decidió finalmente dedicarse a cantar boleros, sones, guajiras; toda la música que lo alimentó desde muy chico, en una casa en la que todos cantaban.

Mientras se presenta en Bebop, prepara su cuarto álbum. A pocos días de volver a Cuba, adonde regresa todos los años, pronostica que más allá del acercamiento con los Estados Unidos y la reciente visita de los Rolling Stones, no cambiará demasiado.

Noticias: Cuenta la leyenda que lleva el mismo nombre de su padre porque buscaba infructuosamente el varón, y había tenido cuatro mujeres.

Ibrahim Ferrer Jr.: Así es. Nací en el barrio más sonoro de Santiago de Cuba, en la calle San Bartolomé, un 4 de mayo a las dos de la mañana, justo en los Carnavales. Mi madre estaba tomando una cerveza y le agarraron dolores. Durante cuatro años habían buscado el varón, pero siempre nacían mujeres. Soy el quinto, todos nos llevamos un año. Fue tanta la alegría que mi padre dio una fiesta y decidieron ponerme el mismo nombre.

Noticias: ¿Cuándo aparece la música en su vida?

Ferrer Jr.: Desde chico, en casa cantábamos todos, no sólo mi padre. Él y sus músicos ensayaban en mi casa, hacían fiestas, a mí siempre me gustó cantar, pero mi madre quiso que estudiara un instrumento.

Noticias: ¿Qué instrumento estudió?

Ferrer Jr.: Pasé por la escuela pero la escuela no pasó por mí, era demasiado inquieto. Mi padre me trajo un violín de la Unión Soviética y estudiaba 4 o 5 horas diarias hasta que lo enterré; pasé por la guitarra, el bajo, pero no seguí. Cantaba en la escuela, era lo que más me gustaba.

Noticias: Desde acá no parece fácil entrar y salir de Cuba.

Ferrer Jr.: Es una creencia general, pero hay dos factores que no se tienen en cuenta. Si tienes dinero para pagar tu pasaje, puedes hacerlo. También tienes que obtener la visa del país al que quieres ir. Muchos países no permitían la llegada de ciudadanos cubanos, aunque en los últimos años fue abriéndose un poco más.

Noticias: ¿Su formación tiene que ver con la ingeniería naval?

Ferrer Jr.: Estudié varias cosas, estuve en una escuela militar, la Camilo Cienfuegos. Quería estudiar motor y fuselaje, aviación de guerra, y había que hacerlo en la Unión Soviética, pero me fracturé una pierna y no pude ir. En tercer año me fui cuando buscaron jóvenes que quisieran estudiar marina. Estudié y subí rangos, llegué a capitán, luego hice el curso de ingeniería. Entre estudios y carrera estuve 29 años en el mar, trabajando por todo el mundo.

Noticias: ¿Cómo decidió venir a Buenos Aires?

Ferrer Jr.: Primero decidí dejar de navegar. Hice un viaje largo en el que pasé por Argentina, por Rosario, donde cargamos 24.000 toneladas de soja, después por Sudáfrica e Irán, donde nos tuvieron retenidos por un año y ocho meses; ahí decidí dejar ese trabajo. Me enfermé de los nervios, se me caía el pelo. Me reuní con mi papá en Cuba el 3 de septiembre de 1999 y le dije que ya no quería hacer eso, me perdí muchos eventos familiares. Él me apoyó. El 17 de diciembre, después de celebrar con mi padre San Lázaro, vine a la Argentina, y pronto conocí a quien ahora es mi mujer.

De quien no se separó más es Alejandra Oviedo, que también es su manager, productora y madre de Liz. Además tiene dos hijas cubanas, una instalada aquí, a punto de hacerlo abuelo, y otra que permanece en la isla y “con la cual tengo el conflicto de perderme algunas cosas”.

Noticias: ¿Qué más encontró acá?

Ferrer Jr.: Cuando tu llegas hay una cosa familiar. Veíamos las películas argentinas, escuchábamos su música. Creo que sabemos más de las películas argentinas que los argentinos. Acá hablan igual que uno y les gusta la noche, tomar un buen vino, un buen whisky. Siempre sentí que estoy en mi tierra. Tengo una hija argentina, Liz, que tiene vocación por el canto. Es divino estar en un lugar donde te sientes cómodo.

Noticias: Finalmente siguió la misma profesión que su padre.

Ferrer Jr.: No es mía mi vocación, sino de mi padre. Digo esto porque hay quienes nacen y aprenden a hacer algo, y otros que nacen con algo que no se lo puede quitar nadie. Ese era mi padre. Nos hizo aprender que hay que sacar lo mejor de la vida hay y hacerse fuerte.

Noticias: Además tuvo restaurantes muy conocidos.

Ferrer Jr.: Apenas llegué quería ver qué se podía hacer y me ofrecieron abrir un restaurante que respetara el clima y la comida cubanos. El primero fue Ron & Son, en Salta y Venezuela, con otros socios, donde además cantaba con mi grupo. Incluso con la crisis de 2001 trabajábamos mucho porque era un lugar muy cálido. Luego armé Cienfuegos, en pasaje San Lorenzo y Balcarce. Salgo de ahí, hago La Habana Vieja en La Boca, que me recordaba el puerto de mi ciudad natal. Lo inauguró mi padre. Vino en 2004 y estuvo cerca de un año. Hizo el último concierto en Obras y quedamos en que él volvía en septiembre de 2005, que fue cuando murió. Eso me sacó el entusiasmo y poco después dejé la cocina.

Noticias: ¿Quedó algún proyecto trunco?

Ferrer Jr.: Estoy terminando un disco en homenaje a mi padre, que se fue hace diez años con la idea de hacer un disco juntos. A mi padre le gustaba cantar bolero y muchas veces no pudo cumplirlo porque no lo dejaban por su tono de voz, así que quiero hacerlo yo. El disco se llamará Ibrahim canta a Ferrer.

Noticias: Hablar de su padre es recordar Buena Vista Social Club. ¿Cómo son esos recuerdos?

Ferrer Jr.: Hay tantas cosas por decir del Buena Vista, aunque hoy ya no tiene nada que ver con lo que fue, se convirtió en una marca. A mi papá lo encontró Ry Cooder, no lo descubrió. Ya era un grande. Lo bueno de la película es que buscó la parte sensible de cada músico, no se ve ninguna falacia, buscan al ser humano.

Noticias: También muestra que muchos se habían retirado, pero que igualmente participaron.

Ferrer Jr.: Cuando lo llama la mujer de Juan de Marcos, él no quería ir. Pero finalmente fue, era una cantidad impresionante de plata. Con cada canción que grababan ganaban 100 dólares. Ahí empezó Ibrahim con Buena Vista. Nadie se quería mover del estudio porque se grababan tres discos a la vez. Yo tampoco me movía; durante la filmación ayudaba a los viejitos, los llevaba y los traía, le copiaba las letras a mi papá y andaba con unas maracas bajo el brazo. Fueron 22 días de grabación porque además del disco del Buena Vista se grababan los de mi padre y de Omara Portuondo. La sensación que tenían todos era que estaban grabando un disco más, no se imaginaban la repercusión que tuvo después.

“Cuando estemos los dos viejitos vamos a ir a vivir al campo”, confiesa mientras espera la aprobación de Alejandra. Quiere tener sus plantitas, sus animales y levantarse para ver salir el sol, buscar leña y sentarse al lado del fuego. Pero también quiere seguir yendo a Cuba todos los años y ver a su familia, a sus amigos.

Noticias: ¿Y qué extraña de Cuba?

Ferrer Jr.: Todo. El levantarme, el sentir el bullicio del vecino, el chiflido de un lado a otro para pedirte algo. Allá se llama a todos de balcón a balcón para pedir un poco de azúcar. También extraño la tacita de café fuerte por la mañana. Aquí, una de las cosas que más me golpeó fue que no te respondieran el saludo. Pasar y decirle “buenas tardes” a tu vecino y que no te respondiera.

Noticias: ¿Qué cambio cree que viene tras el acercamiento con los Estados Unidos?

Ferrer Jr.: El cambio está y no está. El cubano quiere cambios, pero no radicales, que sean paulatinos. Pero sobre todo quiere libertad de hecho.

Noticias: Cambios, pero no rupturas.

Ferrer Jr.: Cuba va a seguir siendo Cuba. Fidel sigue vivo, existe un partido comunista, las elecciones seguirán siendo como siempre y en la isla no habrá una Perestroika. Es un país muy chiquito. Si tiene apertura comercial y económica, si se acaba la hegemonía que tiene Estados Unidos sobre nosotros, perfecto.

Noticias: Hasta fueron los Rolling Stones.

him Los Stones querían cumplir el verdadero sueño americano de ir a Cuba… porque tiene la playa, tiene el bacilón, el mejor ron, hay buen café, las costumbres propias del cubano. Todo es parte del mejor turismo del mundo. Que tenemos escasez, sí, necesidades hay en todo el mundo. Por eso cuando oigo a tanta gente que se queja de este país, no lo puedo creer, parece que quieren que les caigan las cosas del cielo.

 

Daniel Amiano

Fotos: Marcelo Escayola

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *