Monday 27 de May, 2024

PERSONAJES | 13-04-2024 08:18

Cata Chavanne: “Hay más conciencia por parte del consumidor que de las marcas con respecto a la moda sustentable”

Diseñadora de indumentaria y empresaria, fundó hace más de diez años la marca “Blue Sheep”. Moda sustentable y anti tendencias.

Los periodistas estamos acostumbrados a las ruedas de notas promocionales, pero Cata Chavanne no quiere venderte nada. Es creadora de Blue Sheep, la marca de lujo sustentable que tuvo un crecimiento admirable en los últimos años con locales en Palermo, Pilar y Patio Bullrich. Lo cuento yo porque Cata prefiere hablar de sus clientas, de la alegría que le contagia una persona cuando siente que le entró ese ansiado pantalón, de ciertas triquiñuelas del mundo de la moda, de las dificultades y también de los pequeños triunfos del laburo.

Su etiqueta es objeto de ese deseo que se impone por la sinceridad de la propuesta. Pinceladas de color, libertad de movimiento y claridad en el mensaje sin necesidad de gritarte logos en la cara. Ese es su estilo para diseñar y también para conversar. Acá no rige eso de separar la obra del autor, todo forma parte de un mismo tejido.

Noticias: ¿Es cierto que tiene un pasado como cazadora? De tendencias digo...

Catalina Chavanne: (Se ríe) Trabajé en la búsqueda de tendencias durante ocho años para la diseñadora estadounidense Roberta Freymann. Viajábamos por el mundo, estuvimos en muchos países, la marca producía en India, Vietnam, Tailandia, Perú, Brasil y Argentina. Recurríamos mucho a la revista Women´s Wears Daily o la Vogue Colecciones, llegabas a París o al Milán Fashion Week y salían unos libracos impresionantes, eran como biblias en ese momento. Mi jefa y yo marcábamos las páginas donde podían leerse no sólo las tendencias sino también las tipologías y analizábamos cómo traducir eso a nuevos productos. Un bordado, una combinación de colores, un tipo de manga, el largo de las faldas. Después íbamos a India donde están super informados de las tendencias, caías a los mercados de telas y encontrabas parte de todo lo visto ya bajado a la impresión de géneros. Como comencé la carrera de Diseño de Indumentaria mientras hacía ese trabajo me ayudó muchísimo esa experiencia. 

Noticias: Hay algo curioso, Blue Sheep es una marca que huye del concepto de colecciones efímeras y de la tiranía del Pantone. Todo lo contrario de lo que usted hacía. ¿Por qué eligió pararse en ese lugar como diseñadora?

Chavanne: ¡Qué bueno responder esto porque generalmente me consultan cuáles son las tendencias vienen, qué colores van a usarse en el invierno y nuestro concepto es otro! Yo dejé de trabajar para la marca internacional cuando el tema de las colecciones se volvió una locura, llegaron a ser ocho anuales. Mi tesis en la facultad fue sobre sustentabilidad, siempre me interesaron las fibras naturales por todas las propiedades que tienen y decantó orgánicamente que Blue Sheep no fuera una marca de tendencia. Me mato si tengo que decirte que se viene el estampado de flores rosas (nos reímos). Aunque obviamente hay cosas inevitables, colores que te entran por la retina de manera casual y que cuando tenés que elegir la paleta para la próxima colección están resonando en el inconsciente.

Noticias: Así como algunos actores dicen que la ficción suele predecir la realidad, ¿le parece que la moda a veces registra con anticipación ciertos movimientos y humores sociales?

Chavanne: Ni hablar, no cabe duda que uno va registrando lo social y eso se traduce en la moda. Eso es así y cada vez será peor por esta sobreinformación de imágenes que tenemos. El tema es que en moda empezás a laburar en una nueva colección ocho meses antes. El año pasado hay un buen ejemplo con el rosa Barbie, cuando elegimos los colores nos decantamos por un rosa que estaba en el aire, pero todavía no había ingresado en ese circuito de tendencia. Cuando arrancó el fenómeno de la película las prendas de ese color se habían vendido todas y en realidad el rosa había sido pensado como un acento para realzar la paleta. Con respecto a lo social creo que la no tendencia es importante para hacer más sustentable el consumo, ser más consciente a la hora de comprar y no pensar que lo de este año no servirá el próximo. Amo usar prendas de hace mil años y pensar que puedo volver a combinarlas sin que pierdan vigencia.

Noticias: ¿Hay más consumo consciente o es una postura de la boca para afuera? Pienso en los basurales a donde van a parar los desechos del fast fashion o en la quema de excedentes de las marcas de lujo, por ejemplo…

Chavanne: Falta mucho por hacer. Hay más conciencia por parte del consumidor que de las marcas. Es imposible no saber que todo lo que se tira genera contaminación, pero creo que el consumidor exige y se ha vuelto más consciente con respecto al úselo y tírelo. No solo por el medio ambiente sino también porque no le da el bolsillo y por muchas otras razones. Desde las marcas, la idea de bajar el desperdicio, tratar de optimizar la producción y generar menos desechos está... pero creo que esa declaración de principios es de la boca para afuera en su gran mayoría. Yo tampoco me paro en ese lugar imposible de “somos re sustentables” porque vivimos en este país y el desperdicio que se genera es enorme. Podemos producir prendas nuevas con eso, pero el trabajo es 10 veces más caro y lógicamente impacta en el precio final. Soy consciente dentro de lo que es posible en una país que tiene la industria muy dañada, con maquinarias antiguas que consumen gran cantidad de electricidad y agua. 

Noticias: Uno de los pilares de Blue Sheep es la producción nacional. Nuestra industria textil arrastra una crisis histórica, ¿cómo se hace para llevar una marca de lujo argentina y no morir en el intento?

Chavanne: Nosotros trabajamos básicamente para el mercado interno. En nuestro local de Patio Bullrich recibimos turistas, pero se mantiene con nuestros clientes fijos. Por otro lado sé que somos una marca de nicho ABC1, gente de un poder adquisitivo alto. Si bien no pertenece a la clase media que deja de consumir porque está asfixiada por la situación económica y tiene que elegir entre ir al supermercado o comprarse una camisa, nuestra clientela en épocas de crisis se vuelve más conservadora. Reconozco que nuestra ropa de algún modo es un lujo, cuando el zapato aprieta todos empezamos a pensar si gastamos o no.

Noticias: ¿Cómo se deciden los precios en un contexto inflacionario?

Chavanne: Los productos suben constantemente, ponerle precio a una colección es muy complejo porque en el arco de tiempo desde que producís hasta que vendés las variables económicas cambian. Y también está el tema de la competencia y el de las cuotas. Ahora se abre la importación y hay que ver qué pasará con la industria nacional porque nuestros costos de producción son altos. Producir en un país inflacionario es complicado.

Noticias: Su marca se caracteriza por tener un rango de talles amplio y también por elegir como imagen a actrices como Carola Reyna. Entre tanta pose con el tema de los cuerpos y la edad que después se ve muy poco reflejada en el producto, ¿cree que una postura genuina genera clientes?

Chavanne: Absolutamente, hay un cliente que valora, entiende y defiende eso. A pesar de todas las dificultades diarias eso te trae una gran satisfacción a nivel humano porque generamos vínculos. Así es en el caso de Carola, por ejemplo, con Boy Olmi se pelean por la ropa (se ríe). Trabajar para personas de distintas corporalidades y edades es algo que se dio naturalmente. Me parece espectacular y es un gran orgullo que una hija le robe una de nuestras prendas a su madre. Amo pensar que vestimos a diferentes personas sin ser una etiqueta unisex. No es la famosa inclusión forzada, vendemos ropa para vestir personas. Lo mismo con los talles, no sabés la satisfacción que es ver a alguien feliz porque puede usar lo que le gusta y sentirse bien siendo ella misma, encontrar su talle de pantalón, por ejemplo, cuando no es posible en la mayoría de las marcas. Esas personas vuelven siempre.

Noticias: Usted debe saberlo, hay diseñadores que se niegan a vestir mujeres que pasan el talle M a pesar de que públicamente digan otra cosa.

Chavanne: Sí y no entiendo quién les dio el derecho de decir algo sobre los cuerpos de las personas, después nos quejamos de la cantidad de bulimia y anorexia que hay. Opinar así es muy agresivo, muy violento y genera horribles experiencias que no se olvidan nunca más. Cambiar la mirada es un proceso largo y difícil, ¿en función de quién sos small, medium o large? Es un tema complejo desde la industria textil y también desde lo social que necesitamos encarar.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios