Friday 12 de April, 2024

PERSONAJES | 04-04-2024 09:15

María Valenzuela: “La televisión actual no me gusta porque no hay ficción”

Está cumpliendo 61 años de trayectoria, pero, ante la falta de ficción, despunta el vicio de la actuación en el teatro.

¿Cómo no querer a María Valenzuela si nos acompañó toda la vida? Cuesta creer que esta mujer estupenda haya sido parte nuestra desde siempre. Figura fundamental de la televisión, protagonista de clasicazos noveleros como “La cuñada”, “El infiel”, “Como pan caliente”, “Son de fierro” y “Dulce amor”. Dan ganas de sentarse frente a la tele y volver a verla.

¿Cómo no quererla si las pasó todas y sufrimos con ella? Aguerrida, sensible, sincera y dueña de esa chispa que pocos tienen. En estos momentos protagoniza “Tom, Dick y Harry”, donde comparte elenco con Mariano Martínez, Yayo Guridi y el Bicho Gómez, entre otros. La dirige Nicolás Cabré, al que conoce desde niño. ¿Ven que realmente nos acompañó a todos?

María Valenzuela, torbellino natural, “¡aguante la ficción carajo!”.

Noticias: Para una actriz que ha hecho de todo, ¿hay algo mejor que recibir la risa del público en vivo? ¿Es de tentarse en el escenario?

María Valenzuela: No, definitivamente. Es una experiencia que más allá de los años de trayectoria no tiene nada que ver con la televisión, el ida y vuelta de escuchar la risa, esa carcajada espontánea, impacta en el alma del actor arriba del escenario, es como que uno se ríe con ellos. No soy muy de tentarme aunque Yayo me hace sonreír un poco porque es un personaje de aquellos. Con él jodemos mucho fuera del escenario.

Noticias: La mayor ironía de Yayo es que uno de sus sketches más célebres es “Hablemos sin saber” y él es un tipo muy formado intelectualmente.

Valenzuela: Sí, ¡es economista! Le pregunto todo sobre economía, me explica, pero en esa materia todo es día a día, lo que quieras programar con tu economía te lo cambian en un minuto. En este momento nadie te puede dar un consejo para manejarte económicamente.

Noticias: A “Tom, Dick y Harry” le ha ido muy bien desde que se estrenó, ¿pero en este momento se puede vivir del teatro?

Valenzuela: El teatro bajó un 50% con respecto al año pasado y eso impacta en la economía porque alrededor de la actividad teatral entran los restaurantes, el cafecito, el helado antes de la función. Y la verdad es que cuando eso baja todos nos vemos perjudicados. En nuestro caso, como nos está yendo bien podemos vivir del teatro, pero yo ya pertenezco a esa clase media que empieza a quemar sus ahorros para poder pagar las cuentas con los grandes aumentos que ha habido. En el teatro los actores no tenemos sueldo sino porcentaje, cobrás de acuerdo a la cantidad de público que vaya a verte. 

Noticias: Mientras hablaba del teatro pensaba que usted realmente ha tenido una vida dentro de la televisión …

Valenzuela: Estoy cumpliendo 61 años de trayectoria, imaginate. Empecé a los 7 y estoy por cumplir 68. No me lo creen mucho, por suerte, porque tengo un espíritu joven (se ríe). Yo no me operé, no me hice nada en la cara, es mi espíritu adolescente y voy a morir así. 

Noticias: ¿Es cierto que no ve televisión? Polka, un lugar donde trabajó mucho, acaba de emitir la que por ahora es su última tira, “Buenos chicos”, ¿lo veía venir?

Valenzuela: Sí, la televisión actual no me gusta porque no hay ficción. Lo de Polka es muy triste porque no solo es la pérdida de una gran fuente de trabajo para los actores sino para los técnicos, hay muchos trabajadores que se quedan sin laburo. No lo vi venir, me enteré que cerraba y dije: “Pucha, el único lugar donde se podía hacer ficción diaria en televisión!” La ficción quedó acéfala, es imposible salvo en las plataformas. Y el formato es otro, hablamos de miniseries, no esos programas que iban de lunes a viernes en el prime time o la clásica novela de la tarde, no existe más eso. Ahora hay programas de espectáculos, de política, de archivo, pero eso no me interesa como espectadora. A lo mejor miro el noticiero para estar cerca de la realidad, aunque con las redes también te informás, pero veo muchas más cosas en Netflix y YouTube.

Noticias: ¿El público abandonó el ritual de sentarse a ver tele o la tele abandonó al público de la ficción?

Valenzuela: Ese momento que reunía a la familia frente al televisor a la hora de comer se perdió, ¡es que no hay oferta! Además el teléfono se comió todo.

Noticias: ¿En las plataformas trabajan siempre los mismos?

Valenzuela: Sí, trabajan siempre los mismos, pero no es culpa de nadie, son modas. Algunos actores se ponen de moda y pasan de serie de serie. El otro día escuchaba a Cecilia Roth que decía “Parece que no existen las mujeres de 60”, es como si no tuvieran nada que contar, no son incluidas en los guiones. Esas mujeres existen y ¡hay tanto para decir! Para que una mujer de 60 sea tapa de revista se necesita un milagro, un escándalo o ponerte totalmente en bolas para llamar la atención. Bueno, Mirtha Legrand no necesita ponerse en bolas y es tapa, perdón (nos reímos). Ella no lo necesita y yo no lo haría.

Noticias: Discúlpeme que la contradiga María, pero me contaron que es de ir en bombacha por los camarines...

Valenzuela: Ah, ya te enteraste (se ríe), es verdad, ando en bombacha y borcegos que son los que usa mi personaje. Los chicos me cargan ...pero estar en bombacha y corpiño es lo mismo que ir en bikini. Y me paseo con el cuerpo que tengo, lo acepto sin ningún drama, no me importa nada si tengo el culo caído y no soy lo que era a los 20 años.

Noticias: Igual los que miran tampoco son los que eran a los 20, digamos todo...

Valenzuela: ¡No, tampoco! Y no sé si no están peor que uno (risas).

Noticias: Además usted tiene a su favor ese clásico de culto llamado “Sucedió en el internado”, ¿no? El público tuitero ama esa película

Valenzuela: Ay no, da un poco de vergüencita, era horrible (risas). Me acuerdo que fui una trasnoche con amigos, me senté en la última fila hundida en la butaca y huí antes de que terminara. Esa película tenía una violencia terrible, justo ahí iba a hacer mi primer desnudo. Fui y me operé las lolas. Al final me dio tanta vergüenza que terminé mostrando el culo en vez de las tetas. 

Noticias: Una oportunidad perdida...

Valenzuela: Medio al pedo la inversión, pero al final sirvió para otras cosas (risas).

Noticias: Recién movió la mano y vi un anillo importante con los colores de Boca. En sus redes que además de las causas que comparten con su hija, Boca siempre está, cosa que me duele porque soy del millo (nos reímos). ¿Viven juntas con Malena?

Valenzuela: Sí, vivimos juntas. Necesité irme un poco de la ciudad, me estaba quemando la cabeza, ahora compartimos una casa en Zona Norte donde me despierto y en vez de escuchar gritos y bocinas oigo a los pajaritos. Ella es terriblemente fanática de Boca y me contagió. Malena está muy abocada a la concientización y prevención del ACV. Cuando ella sufrió su accidente cerebrovascular no se conocía tanto sobre el tema, la gente en general no sabía que podía pasarle a alguien tan joven como ella, con 19 años. Hace talleres virtuales y ha viajado a diferentes provincias a dar charlas, está muy metida con eso. Yo también trato de ser solidaria y de darle apoyo a causas que me parecen importantes, cuando se trata de la salud, la gente tiende siempre una mano. Con Male somos muy compañeras, nos peleamos obviamente, pero la reconciliación está al toque. Compartimos el amor por nuestros 5 perres adoptados y dos gatas,  nos llevamos muy bien. Con mis hijos varones nos vemos menos porque tienen que venir hasta donde yo estoy, pero a veces nos juntamos a la salida del teatro para comer.

Noticias: Si ahora me subo al auto y digo: “Subí que te llevo”. ¿Cuál sería su respuesta?

Valenzuela: ¡Si está Sandro al volante seguro subo! (Se ríe). Ay, “Subí que te llevo”, la película que hice con él… Tenía una carpeta gigante llena de fotos suyas cuando era chica , también todos sus discos y nunca en mi vida pensé que iba a tener el privilegio de ser la protagonista en su última película. Roberto era un tipo fantástico, con mucho sentido del humor, con sus anécdotas era lo más seductor del mundo y también muy generoso. Me acuerdo que un día vino a visitarme Pichuqui y justo íbamos a filmar la escena del beso. ¡Qué puntería, ni que hubiera leído el plan! Estábamos charlando con Roberto y con Pichuqui cuando nos llamó la producción para hacer la escena. Roberto me agarró de la mano, lo miró a Pichuqui y le dijo: “Le parto la boca y te la devuelvo” (risas). Imposible no quererlo, era un ser encantador.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios