Sociedad / 21 de mayo de 2016

Macri y Rial: crianza personalizada

Forman parte de una nueva tendencia paterna: renunciar al éxito y a sus obligaciones laborales para ocuparse de sus hijos.

Por

Rial dejó la radio para acompañar a su hija Morena en una operación.
Rial dejó la radio para acompañar a su hija Morena en una operación.

Son profesionales y exitosos. Están en un excelente momento de sus carreras, y podrían aspirar a mucho más. Pero tienen otra cosa en común: son madres y padres. Y eso, frente al deseo de escalar aún más alto, para ellos es innegociable. Pamela David, Guillermo Andino, Jorge Rial y hasta Mauricio Macri, forman parte de la nueva tendencia de hombres y mujeres que buscan revalorizar la familia frente a lo profesional. El rechazar las posibilidades de seguir triunfando en lo suyo, para estar más tiempo con sus seres queridos.

PRIORIDADES. “Hay momentos en que uno se puede definir de un montón de maneras y se ve de un montón de maneras: periodista, soldador, médico, bombero. Pero hay una definición que es absoluta que supera a cualquier definición, que es ser padre”, fueron las palabras de Jorge Rial el viernes 13, cuando desde su programa “Ciudad Goti K” por Radio La Red, anunciaba su renuncia al ciclo. ¿El motivo? Poder pasar más tiempo junto a su hija Morena (17), que se someterá a una cirugía de bypass gástrico.“Ya tuve un stent y no tengo ganas de regalarle otro stent al laburo. En otro momento de mi vida, quizás estaba dispuesto. A las únicas personas que les regalaría un stent, pero sé que no hace falta, son a las personas que amo”.

Pero el periodista no es el único que decidió resignar un trabajo para poder pasar más tiempo con su familia (algo que en el pasado era más frecuente en la mujer). El periodista Guillermo Andino y la conductora Pamela David también forman parte de esta generación de padres dispuestos a sacrificar el éxito personal por la familia. En el caso de Andino, sorprendió con su salida de la primera edición de “América Noticias” el viernes 29 de abril. Consultado por NOTICIAS, el periodista explica su decisión: “La familia es la prioridad. Cuando tuvimos a Sofía me perdí de muchas cosas. Yo tenía 33 años, y estaba con todas las pilas en el trabajo. Y la llegada de Ramón me hizo ver que también me estaba perdiendo muchas cosas. Yo me iba y él estaba durmiendo. Cuando llegaba también, y quería tener más tiempo con él”. En tanto, David, quien se define como hiperfamiliera, contó a este medio el mal momento que pasó cuando vio que el trabajo podía invadir el tiempo dedicado a sus hijos : “El año pasado con El Debate tenía acomodados los horarios. Pero este año Lola empezó el jardín, y me daba mucha angustia si el programa no me dejaba estar a la hora de la cena en casa. Por eso casi no lo hago”, confiesa.

REPARAR EL PASADO. ¿Cómo se explica esta nueva tendencia de sacrificar el deseo del éxito por estar más presente en la familia? Para Marisa Russomando, psicóloga especialista en crianza y familia, y autora del libro “Diván King Size para padres de Urano”, hay un deseo de no repetir los ejemplos de las antiguas generaciones: “Asistimos a un modelo actual de padres muy atentos a la crianza de sus hijos en respuesta a modelos que padecieron de pequeños de cierta indiferencia, especialmente paterna, y que en la adultez encuentran la oportunidad de revertir”.

Por otro lado, Russomando hace foco en el cambio de la relación entre los padres, en particular, y sus hijos: “Los hombres logran un grado de intimidad con los chicos que en otras épocas no sucedía”. Sin ir más lejos, hasta el presidente Mauricio Macri también es de los hombres que renuncian a ciertas actividades para poder estar más tiempo en familia. De hecho eso habría sucedido el martes 10, cuando el Presidente se excusó de ir a la noche de Conciencia por tener que quedarse al cuidado de su hija, ya que Awada estaba de viaje.

Por último, Russomando explica que la clave para generar un vínculo sólido y positivo con los hijos es que haya un balance entre el tiempo que se dedica a lo personal, y los hijos. “Lo que sucede es beneficioso para el desarrollo saludable de los chicos, e incluye una gran satisfacción de parte de los padres. El riesgo es perder el sano equilibrio entre vida personal y familia, entre la pareja y los hijos”.

 

Comentarios de “Macri y Rial: crianza personalizada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *