Personajes / 3 de noviembre de 2017

Anna Olson: “No busco ser política con la comida”

La chef más famosa de Canadá: de trabajar en un banco a estrella de TV. Alimentos de estación y el contacto con los argentinos.

Anna Olson: “No busco ser política con la comida”
Fotos: Marcelo Escayola.

A media mañana, Anna Olson comparte la mesa de desayuno con su marido en un hotel de Palermo. Toma un café con leche mientras le da una mirada a los diarios en su tablet, ritual que realiza cada mañana. Nacida en Atlanta, Estados Unidos, de pequeña adoptó a Canadá como su país de residencia junto a su familia. Welland, la ciudad más cercana a las Cataratas del Niágara, es hoy su lugar, por donde camina cinco kilómetros cada día y en donde disfruta de hacer las compras en mercados de productores de la zona que llegan hasta allí. Su primer ámbito profesional estuvo lejos de las tortas y las recetas posibles que la hicieron famosa en todo el mundo: Anna trabajaba en un banco cuando sintió la necesidad de cambiar y volver a su pasión de la infancia. En su primera visita a la Argentina, Olson había estado en Mendoza, Córdoba, Rosario y Buenos Aires. Esta vez, lista para presentar “Fresco” (Boutique de Ideas), su segundo libro editado en español, Olson pudo confirmar la cantidad de seguidores que tiene, también de la mano de “Repostería con Anna Olson”, el programa que emite El Gourmet (lunes a viernes en varios horarios).
Cuando apareció en el escenario del Teatro Metropolitan para participar de la “Cumbre de Pastelería” junto a Osvaldo Gross, Maru Botana y Mauricio Asta, los aplausos y gritos no paraban de llegar desde las butacas. Después de la clase llegó el momento de la firma del libro, enfocado en los productos de estación: Olson estuvo con sus fans hasta que apagaron las luces de la sala. Con un aura cálida, su sonrisa siempre amable y pasión por lo que hace, Anna aprovecha cada viaje que hace para promover el concepto de “farm to table” (de la granja a la mesa) y alimentación equilibrada. “Suelen verme horneando, pero no desayuno torta todos los días. Me encanta comer dulces pero debe haber un balance con frutas y vegetales, que si están en su momento justo del año tendrán mejor sabor y precio. Comer productos en estación no es como los cupcakes, es algo más allá de las tendencias”, dice.
Noticias: ¿Hay una conexión especial con el público cuando tiene la oportunidad de reunirse con ellos en persona?
Anna Olson: Me encanta generar un vínculo con quienes ven el programa. Llega a muchos sitios, más de 40 países, pero es unidireccional. Ponés ahí lo que creés que está bien pero no sabés qué pasa luego, si les gusta o no. Ni siquiera sabés si existe una conexión real. Me hace pensar en cuando era pastelera en un restaurante; amasábamos y horneábamos muy temprano y los clientes llegaban bastante después, no los veíamos. Este tipo de encuentros es lo que más me gusta hacer. Es importante tomar un rol activo, aprendo lo que a ellos les interesa, veo las reacciones inmediatas. Es tan importante. El hecho de viajar por el mundo es fascinante porque puedo descubrir las diferencias, pero también las similitudes: nos gusta cocinar, compartir con otros, probar cosas nuevas y buscas un balance en la alimentación. Las redes sociales ayudan, sin dudas, tenés una respuesta rápida. Pero el contacto personal es diferente.
Noticias: Más allá de las diferencias, ¿cree que la cocina es un lenguaje universal?
Olson: Sí, definitivamente. Aunque no hable un idioma, puedo tomar un libro de cocina y entender el sentido del plato, de la historia. ¡Es un gran modo de enseñar y aprender otra lengua! Mi español no es muy bueno pero sí puedo defenderme si hablamos de comida.
Noticias: Trabajaba en un banco cuando decidió estudiar cocina. ¿Qué la atrajo de ese universo para dar el salto y dejar el mundo financiero?
Olson: Creo que siempre había tenido una conexión con la creatividad. Mi padre es artista: pinta, dibuja, hace esculturas y toma fotografías. Durante mi infancia intenté encontrar mi costado artístico, tomé clases pero no había mucho talento (risas). Probé con la música y con la escritura creativa. Escribir historias estaba bien, quizás si tuviese una tercera carrera podría ser esa. Por otro lado, cocinaba todo el tiempo. Mi abuela influyó en ese amor por la cocina; cuando volvía de la escuela me ponía a hornear tortas. Me tomó tiempo encontrarle significado, pero ese era mi costado creativo. Por eso cambié. Cuando aún trabajaba en el banco empecé a tomar clases de cocina, era una estudiante madura. En el instituto no había cursos de Pastelería así que comencé por la comida salada mientras recolectaba toda la información posible sobre dulces.
Noticias: En ese momento los programas de cocina en TV aún no eran populares. ¿Podía imaginar su presente?
Olson: No, faltaba mucho para que empezara todo esto. No había canales de televisión enfocados en gastronomía y la única chef famosa de la TV era Julia Child. No entraba ni siquiera en mi imaginación. El primer contacto fue en 1999, cuando hicimos un programa en el restaurante, pero el que hablaba era mi esposo Michael, yo no quería hacerlo, me costaba.
Noticias: Luego de varios programas, ¿aún le resulta difícil estar frente a cámara?
Olson: Llevo hechos más de 100 episodios de mis programas y todavía, cuando el director grita “acción”, me corre algo por el cuerpo. Soy introvertida, no diría vergonzosa, pero no entro a un lugar hablando de manera efusiva. Todavía me pongo muy, muy nerviosa. Disfruto más de pensar las recetas y hacer los libros. No me miro en TV. Pero la televisión es mi mayor herramienta para comunicar.
Noticias: ¿Cuándo tomó consciencia sobre la influencia que podía tener en el público?
Olson: No hubo un momento exacto pero sí algo tomaba fuerza. No busco ser política con respecto a la comida, no me interesa decir: “comé sólo orgánico”. No quiero ser como Gwyneth Paltrow en Goop (N.de la R.: el sitio web de estilo de vida en el que la actriz promovía una alimentación detox). Se trata de darle herramientas a la gente para que pueda decidir qué es bueno para su familia. Si alguien toma un minuto para pensarlo, mi semilla está plantada. Debo ser consciente de que tengo audiencias en Singapur, Budapest, Toronto, Buenos Aires. Su historia y cultura son diferentes, pero en términos de cómo comprar ingredientes, que sean de cerca de tu casa y de estación, se puede pensar de manera global. Aquí tienen carne vacuna excelente, entonces deben enfocarse en esa calidad. En estos días compartí muchas charlas y la comida aparece todo el tiempo.
Noticias: Difunde la idea de comer localmente y por temporada. ¿Cómo se puede lograr esa educación?
Olson: Cuando comés en estación se nota, las frutas y vegetales tienen un sabor especial, se sienten buenas. Lo que crece junto combina bien en un plato, esa es también la escencia del libro. Si mirás en los platos que atravesaron siglos en diferentes culturas, tienen ingredientes de estación. Mirá la cocina italiana: tomates, albahaca, berenjenas y morrones, todos se cosechan juntos. Se trata de tomarse un tiempo más para hacer las compras, para ver si hay una feria en la que conseguir productos frescos. Quizás sólo hay dos frutas en temporada, pero son las más ricas en ese momento. Creo que es importante volver a comprar lo que necesitás para unos días, que esté en el momento justo para consumirlo. Eso puede evitar los alimentos procesados y el desperdicio de comida.
Noticias: Usted y su marido son cocineros y han tenido restaurante. ¿Son “foodies” en su casa?
Olson: Sí, sin dudas. De hecho la cocina que se ve en mi último libro es la de mi casa. Los tomates son de la huerta de nuestra vecina, los fuimos a buscar antes de hacer las fotos. Que sea chef no significa que dedique cuatro horas para hacer la cena. Podés preparar algo rico y nutritivo en 20 minutos sin comprar una pizza congelada. Hay muchas opciones para hacer, y eso me gusta, ofrecer opciones para una ensalada, una entrada, un plato diferente. Que te animes a probar algo nuevo. Un domingo en el que estás tranquilo también podés dedicar a planear algunas comidas de la semana, planificar las compras, pensar qué alimentos están en su mejor momento.

 

Daniela Rossi

@daniela_rossi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *