Sociedad / 15 de marzo de 2013

El clan Menem

Una familia a la defensiva

Por

“Son todas mentiras”. Zulemita Menem no habla del fallo que la última semana finalmente condenó a su padre por contrabando de armas a Croacia y Ecuador. No. De eso –dice– prefiere no decir nada. La hija del ex presidente solo atiende el teléfono para aclarar los rumores que motivaron la condena: se habló de la salud de Carlos Saúl Menem que, en julio pasado, festejó sus 82 años. Hace más de un año que se lo ve poco en el Congreso, donde aún tiene una banca de senador y fueros que lo protegen de los vaivenes que se producen en Tribunales.

Zulemita Menem: Es mentira todo lo que dicen sobre su salud. Está muy bien. Tengo papá para rato.

Noticias: ¿Es cierto que no sale de su casa?

Zulemita: Me visita en el negocio, ve a mis hijos. Está chocho con Malek, el menor, que tiene apenas cuatro meses. No pasa un día sin verlo y tiene un vínculo especial, porque vivió muy de cerca todo el embarazo. No había sido así con Luca, que ya tiene 9 años. Adora a sus nietos y nos vemos todo el tiempo.

Noticias: ¿Zulema Yoma lo acompaña?

Zulemita: Después de todo lo que ha pasado, mis padres tienen una relación espectacular. Comemos todos juntos los fines de semana. Papá está bien, en serio. Lo que dicen son mentiras.

Noticias: ¿Cómo tomó la condena por el contrabando de armas?

Zulemita: De eso prefiero no hablar. Está tranquilo porque sabe la verdad de cómo fueron las cosas.

La Cámara Federal de Casación Penal dice que las cosas fueron así: Menem participó del tráfico de 6.000 toneladas de armas durante su mandato como presidente. La Justicia, que lo había absuelto en el 2011, revisó el fallo y resolvió condenarlo. Resta fijar la pena que podría devolverlo a prisión con una pena de entre 4 y 12 años. En el Congreso –donde Menem ha sido un aliado estratégico del kirchnerismo– ya se presentó un proyecto para pedir su exclusión de la Cámara de Senadores. No quieren esperar un eventual desafuero.

Con Menem fueron condenados el ex ministro de Defensa, Oscar Camilión; el ex interventor de Fabricaciones Militares, Luis Sarlenga y otros directivos del mismo organismo. Emir Yoma, ex cuñado presidencial y hombre de confianza durante una década de poder, aparece absuelto en segunda instancia.

Deja vu. La condena contra el ex presidente se da 17 años después de comenzada la investigación, pero su aplicación podría demorarse. Adrián Menem, sobrino del ex presidente, se encarga de hablar con los abogados que organizan la defensa y planean presentar un recurso extraordinario. La estrategia judicial no es otra que la de ganar tiempo.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1890 de la revista NOTICIAS.

 

En esta nota: